domingo 19 de septiembre de 2021
CORONAVIRUS Falta de segunda dosis de Sputnik
05-08-2021 11:24

Combinación de vacunas: te contamos la experiencia de dos voluntarios

Graciela y Arnaldo, dos de los voluntarios del ensayo clínico de pruebas cuentan como viven el proceso para la nueva estrategia contra el coronavirus.

05-08-2021 11:24

En medio de una conferencia de prensa cargada de expectativa, la ministra de Salud nacional Carla Vizzotti secundada por sus pares Nicolás Kreplac, de Provincia de Buenos Aires, y Fernán Quirós, de Capital Federal, anunciaron ayer que será posible combinar la vacuna Sputnik V con la Moderna o Astrazeneca para completar esquemas. Durante el mensaje, la funcionaria hizo un paréntesis para sumar el agradecimiento público con un claro destinatario: las personas que se ofrecieron de manera voluntaria para participar del ensayo clínico previo. 


A principios de julio, Arnaldo (62) y Graciela (56) se enteraron por los medios de comunicación que el Ministerio de Salud porteño había abierto la convocatoria de voluntarios para participar de los estudios clínicos de prueba de la combinación de vacunas de coronavirus. El interés de la pareja por participar fue mutuo y en ningún momento dudaron en ser parte de un proceso de fuerte importancia social, y también empática. 
En su planilla de vacunación hay un detalle que ahora es llamativo, pero que se espera que comience a tomar mayor habitualidad en sintonía con el carácter cambiante y hasta sorprendente de la pandemia: en ese documento figura como primera dosis la vacuna Sputnik V, mientras que en el casillero correspondiente a la segunda aplicación ahora dice Astrazeneca. 

 

Voluntarios de las pruebas de combinación de vacunas covid con su carnet. 20210805
El carnet de vacunación que refleja la combinación de dosis.

 

El camino de la voluntad

 

Graciela es profesional de la salud y no es la primera vez que participa de ensayos clínicos o procesos similares. Es más, el año pasado tuvo intenciones de ser voluntaria para la prueba de la vacuna de Pfizer en Argentina pero no la llamaron. Ahora, la escases de segundas dosis y la necesidad de apelar a una nueva estratega para completar esquemas le dio la posibilidad de acceder al proceso. 


La primera de Sputnik V me la apliqué el 2 de junio y cuando me enteré del estudio no dudé en anotarme. Fue un mes después, el 2 de julio, y lo hice a través de la app del Ministerio de Salud”, contó a PERFIL. 


Por esos días, la cartera sanitaria nacional ya había dado el ok a los Ministerios de Salud porteño y bonaerense para avanzar en las pruebas de combinación heteróloga. El despliegue logístico ya estaba en marcha y tiempo después también se iba a activar en San Luis, La Rioja y Córdoba
Cinco días después de anotarse recibió un llamado telefónico. “Me hicieron una encuesta y quedé seleccionada. Fue muy rápido todo: el viernes 9 de julio me llegó un mensaje del WhatsApp de la Ciudad donde me convocaban y ese mismo día me fui a vacunar a la sede del Same”, recordó. 

 

Vacunas | Desde el viernes la Ciudad Buenos Aires ofrecerá Moderna a los que se aplicaron Sputnik V

Para Arnaldo el proceso fue similar. “Me llamó la atención lo del estudio y me puse a pensarlo un poquito, la verdad sin especular con que iba a tener la segunda dosis. Antes de anotarme hice una consulta a mi médico de cabecera que me dijo ‘mal no te va a ir, dale para adelante’. Al rato ya estaba registrado”, relató. 


Tras la encuesta de preselección telefónica con un médico o médica, Arnaldo él también recibió su turno para vacunarse el 9 de julio y en el mismo lugar. Allí, el procedimiento fue similar al que atraviesa cualquier persona que recibe su turno y va a vacunarse, con la diferencia que antes de inocularse tuvieron que sacarse sangre para el estudio clínico del “día 0”, por lo que fueron en ayunas.


El paso siguiente fue una breve entrevista con el mismo profesional que los contactó antes y de ahí al vacunatorio.  “Mi segunda dosis fue Astrazeneca. Tanto el médico como yo nos enteramos en el momento previo a la aplicación porque la vacuna a aplicar puede ser esa, Moderna o Sputnik V, es aleatorio”, contó Graciela. “Antes de dármela me preguntaron si tenía alguna comorbilidad. Conté que soy hipertenso, me preguntaron que medicación tomaba y ningún problema. Cuando entré a vacunarme le pregunté al enfermero si podía ver el sorteo en la computadora y me dejó. Era una ruedita que dio vueltas y paró en Astrazeneca”, agregó Arnaldo.  Remera arremangada, brazo descubierto y pinchazo. La prueba ya estaba en marcha

 

Seguimiento post vacuna combinada


Como todas las personas que van a vacunarse, los voluntarios y voluntarias del ensayo de combinación de vacunas tienen su propia libreta. Sin embargo, también recibieron otra planilla de seguimiento diario y personal, que debieron llevarse consigo y estar atentos a los eventuales síntomas, su grado de desarrollo y su orden de aparición diaria. Además, fueron seguidos telefónicamente por el mismo profesional de la salud que los encuestó previamente. “Es todo muy personalizado y organizado”, destacó ella. 


“Con la primera dosis que me apliqué, de Sputnik V sólo tuve un dolor en el brazo contínuo que se extendió por un mes y medio pero que fue menguando. Incluso el día que me apliqué la segunda aún tenía dolor. Cuando llegó Astrazeneca no me pasó nada, no tuve ningún síntoma, cero. Por lo que uno va conociendo eso es muy aleatorio”, dijo Graciela, que hasta el momento no se contagió de coronavirus y tampoco tiene factores de riesgo. 

 

Llegaron de Rusia 500 litros de Sputnik V para la producción de 760 mil segundas dosis

El que si tuvo algunos síntomas fue Arnaldo. “Con la Sputnik V tuve un poco de dolor de brazo y nada más. Pero cuando ese viernes 9 de julio me aplicaron la de Astrazeneca, a la noche empecé con fiebre y malestar. Así estuve hasta la tarde del sábado siguiente, y de repente pasó, fue como un estado gripal. Todo eso lo anoté en la planilla y lo comuniqué durante el seguimiento, pero todo marchó normal”, dijo.


Ellos dos, junto con los miles de voluntarios y voluntarias que participaron del estudio atraviesan un proceso signado por algunas fechas características. En total se pueden identificar cinco pasos que se llevan a cabo en un plazo de 45 días.  El proceso formal de estudio inicia con el primer pinchazo para la extracción de sangre previa el mismo día de la aplicación de la segunda dosis. Desde ese día comienza un periodo de dos semanas de seguimiento telefónico cada 24 o 48 horas en el cual deben comunicar la evolución sintomática que, a su vez, los participantes llevan registrada en su planilla diaria. 

 

Combinación de vacunas: cómo se darán los cruces que anunciará el Gobierno

Al día 15 fueron convocados otra vez para sacarse sangre nuevamente, al igual que al día 28. Esos resultados son procesados por los profesionales que están detrás del estudio quienes, a su vez, comunican los resultados primeros resultados del ensayo a las autoridades del Ministerio de Salud. Ese informe, que arrojó índices favorables, fue el que le permitió a Vizzotti, Kreplac y Quirós comunicar ayer la novedad clave de que Argentina comenzará a combinar las vacunas
Para quienes son parte del estudio el proceso aún sigue hasta completar los 45 días de duración. Ese último paso es una nueva extracción de sangre para cerrar el estudio con la promesa de darles a los pacientes que hicieron la prueba el detalle de su respuesta inmunológica. 
Como se mencionó antes, el proceso se llevó a cabo también en la provincia de Buenos Aires, donde el primer informe oficial detalló que el 41,6% no tuvo ninguna sintomatología relacionada a la vacunación, el 8,4% refirió febrícula y dolor de espalda, y el 50% dolor en la zona de aplicación. En ese distrito, el 28,1% de la población estudiada son mujeres y el 71,8% varones.

 

 ministra Vizzotti 20210804
Kreplac, Vizzoti y Quirós durante el anuncio de la combinación de vacunas. 


Hasta el momento, la combinación de vacunas avanza favorablemente no sólo en Argentina sino que en otros países del mundo que estudian el proceso. De hecho, la semana pasada, el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) informó que la aplicación de Astrazeneca como segunda dosis de la Sputnik V demostró eficacia contra el coronavirus y ausencia de efectos secundarios.

 

Expectativa en la combinación de vacunas


Al igual que las personas que se aplicaron su primera dosis de Sputnik V, principalmente adultos mayores, y esperan con ansiedad completar el esquema, Arnaldo y Graciela pasan estos días con profunda expectativa.  “Estoy expectante, con el afán de confirmar que esto sirva y sea un resultado positivo. Quienes me rodean también. Mi jefe tiene 72 años y se dio la primera dosis de Sputnik V hace más de 90 días y espera la segunda. Todo el tiempo me pregunta cómo va mi proceso porque es consciente de a qué nos prestamos. Nunca tuve miedo en hacerlo y estoy convencido que hay que vacunarse”, sintetizó.


Por su parte, Graciela cerró: “Me parece muy positivo este ensayo ante una falta de vacunas del componente 2 que es evidente. Quizás es por mi desarrollo profesional que tomo este proceso de voluntaria con mucha naturalidad y no lo considero para nada altruista. Estamos en una pandemia y si creo que es necesario que participemos, que quienes tengan la posibilidad de sumarse a las pruebas que lo hagan, porque no es nada de otro mundo”. 


De todos modos, es necesario reconocer que la empatía de unas miles de personas de Capital Federal, provincia de Buenos Aires, Córdoba, San Luis y La Rioja representa hoy un gran paso para completar el renglón que falta en las planillas de vacunación. Eso ayudará a que, de a poco, se puedan cerrar los esquemas y así ver más de cerca el final de la pandemia.