domingo 02 de octubre de 2022
CULTURA Marabú

Día del tango: reabre el mítico salón donde debutó Aníbal Troilo con su orquesta

Este 11 de diciembre reabre el mítico salón tanguero de la ciudad de Buenos Aires. En sus instalaciones, además de Pichuco, se presentaron Carlos Di Sarli y Osvaldo Pugliese, entre tantos otros músicos.

10-12-2021 15:10

Fundado en 1935, el cabaret Marabú se convirtió en un lugar mítico cuando fue el lugar elegido para el debut de la orquesta de Aníbal Troilo,un 1 de julio de 1937, en una Buenos Aires que se preparaba para la explosión tanguera que significó la década del '40.

En este Día del tango, que se celebra los 11 de diciembre para evocar los nacimientos del más grande cantor, Carlos Gardel y del más importante músico que le dio forma al tango como lo conocemos hoy, Julio De Caro, se inaugura tras una serie de reformas, el salón Marabú, salvado del olvido y con una meticulosa restauración, luce como en sus años de gloria.

Por ese salón, uno de los principales de Buenos Aires, pasaron las grandes orquestas y se respiraba tango. Al debut mencionado de Aníbal Troilo con su orquesta y el cantor Francisco Fiorentino se le agregan el debut de Rodolfo Biagi un año después, las presentaciones de la orquesta de Carlos Di Sarli, la de Alfredo de Ángelis y de Osvaldo Pugliese también dejaron su impronta en este salón.

Las 85 cosas que deberías saber sobre Carlos Gardel

Entre las mesas del Marabú José María Contursi escuchó la historia que le inspiraría el tango “Como dos extraños” y allí se conocieron Enrique Santos Discépolo y Mariano Mores, que iban a dejar para la gloria los tangos “Uno”, “Cafetín de Buenos Aires” y “Sin palabras”. 

Desde el año 2017, el lugar comenzó a tener actividades gracias al compromiso de The Argentine Tango Society, que salvó al lugar del remate y lo abrió para el desarrollo de milongas. Hoy, la fundación liderada por Joe Fish, dio un paso más: restauró el lugar al detalle hasta con el imponente vitreaux que se ubica sobre la pista.

El Marabú fue protagonista de una Buenos Aires donde los cabarets eran usinas de música, de poesía, de danza, de cultura popular. Junto a los desaparecidos Chantecler, Armenonville, Tibidabo y tantos otros, el subsuelo de Maipu 365 brilló en la década del 40 con sus artistas y habitués. En este 2021 es el único que queda en pie, testigo de una ciudad que ha cambiado sus hábitos y su ritmo, pero donde el tango sigue presente en todos sus rincones.

cp