Ligeras lluvias
Temperatura:
14º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 20 de octubre de 2018 | Suscribite
CULTURA / la literatura de luto
viernes 12 octubre, 2018

Hebe Uhart, la voz narrativa inigualable

Dueña de una voz única, que algunos calificaron de “falsamente ingenua”, la escritora argentina falleció el jueves a los 81 años en Buenos Aires. Pesar en las redes sociales.

por Ruben H. Ríos

Hebe Uhart. A poco de morir, el dolor inundó las redes sociales. Foto: Solier

La escritora argentina Hebe Uhart, una de las grandes voces de la narrativa argentina del siglo XX, murió este jueves a los 81 años. Su obra, durante mucho tiempo casi secreta, comenzó a publicarse en la década de los 60 (Dios, San Pedro y las almas, su primer libro de cuentos, se publicó en 1963 en edición de autor) y recién logró un amplio reconocimiento, no solo de la crítica y de escritores, a partir de los 80. Durante esos años, los relatos reunidos en El budín esponjoso (1976) lo consagraron como un libro de culto en círculos literarios reducidos pero influyentes. En 1986 apareció su primera novela corta, Leonor. Autora de cuentos, nouvelles, novelas y crónicas de viajes publicó más de 20 títulos, muchos de ellos reunidos en antologías. Entre ellas, Relatos reunidos (Alfaguara, 2008), premiado en la Feria del Libro de Buenos Aires en 2011, le permitió llegar a un público lector más vasto. Recibió finalmente varias distinciones: el Premio Konex en 2014, el del Fondo Nacional de las Artes en 2015, el Premio Iberoamericano de Narrativa Manuel Rojas en 2017.

Nacida en 1936 en la localidad bonaerense de Moreno, Uhart a los 25 años se radicó en la Ciudad de Buenos Aires, donde estudió filosofía. A los 17 años fue maestra de escuela rural y, después, docente de nivel secundario, profesora en la Universidad de Buenos Aires y en la de Lomas de Zamora. Escritora marginal por mucho tiempo y admirada por sus colegas,  Uhart pertenece a la generación del boom latinoamericano, pero sus relatos, novelas y crónicas se desarrollan a partir de detalles cotidianos e impresiones sutiles, a veces a partir de personajes extraños y fascinantes, a través de un estilo de escritura que parece simple y llano cuando responde a una cuidadosa elaboración del lenguaje. La magia de su obra, en la que suele recuperar su infancia en Moreno, procede de una mirada que se maravilla ante las cosas más evidentes y cotidianas. Su maestro, como alguna vez reconoció, era el escritor uruguayo Felisberto Hernández (1902-1964), cuya obra (difícilmente clasificable) se ubica entre las expresiones inimitables de la literatura latinoamericana y rioplatense.

Por otra parte, el humor es un rasgo distintivo de la narrativa de Uhart (del que carece el mundo enrarecido y fantasmal de Felisberto), que se nutre de la caracterización de los personajes (alguno de ellos, extravagantes y solitarios) y en el tratamiento del lenguaje. El estilo de Uhart, con pocos trazos, tanto en las ficciones como en los relatos de viajes, tiene cierto poder de encantamiento cuando describe los personajes que habitan en comarcas provincianas y ciudades laberínticas, pero el tono tragicómico que introduce, la ironía, el aire ingenuo de las locuciones, su escritura llana y a la vez envolvente, dota a su literatura de un sello inconfundible. El viaje, en esta escritora, da lugar a una Bildungsroman, a un aprendizaje que involucra a antihéroes desorientados, quienes no saben con claridad hacia donde viajan o que generalmente fracasan en su propósito, retornando desesperanzados al punto de partida.     

Hebe Uhart murió, también, de modo secreto. No hubo velorio y sus amigos la despidieron en las redes sociales.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4423

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.