viernes 20 de mayo de 2022
CULTURA noticias del minotauro
09-04-2022 01:23

Pablo Picasso, entre la genialidad y la cancelación

La labor persecutoria alrededor del más grande pintor del siglo XX está dando sus frutos. Escuetos y pequeños, pero frutos al fin. Y el 17 de mayo Sotheby’s rematará una obra suya, con una base de 60 millones de dólares.

09-04-2022 01:23

En esta semana se conoció que Pablo Picasso fue cancelado en un podscat de origen francés con más de 250 mil reproducciones. El mismo se basa en el libro Picasso, le Minotaure (2017) de la periodista Sophie Chauveau. Allí se lo denuncia como perverso, destructor, violento, celoso, manipulador, hasta llegar a la violencia física y sexual contra las mujeres. Desde la década de 1980 esto ha sido motivo de crítica, por ejemplo, Marina Picasso escribió: “Las sometió a su sexualidad animal, las domó, las embrujó, las ingiere y las aplasta sobre su lienzo.” Mientras otro nieto, Olivier Picasso, refiere que señalar a Picasso como un monstruo quita valor a las mujeres que lo amaban. Como mínimo tuvo dos esposas, seis “amantes oficiales”, decenas de índole clandestina, con voracidad por las prostitutas y una tendencia a abandonarlas si enfermaban, incluso las buscaba jóvenes: su segunda esposa tenía 27 años y él 79 al casarse.

Fuente de inspiración, estas relaciones pueden calificarse como motor de su obra, al punto que tales “rehenes creativas vulnerables” hoy se convierten en una bandera política del feminismo. Para la directora del Museo Picasso de París, Cécile Debray: “Los ataques son más violentos porque Picasso es la figura más famosa y popular del arte moderno, un ídolo que debe ser destruido.” Haciéndose cargo de la debacle, el mencionado museo y su par de Barcelona, organizan para el mes que viene debates interdisciplinarios en torno al tema y la obra del artista. Pensar, buscar referencias, ésa es la respuesta institucional. Mientras que en las redes sociales y comentarios a las notas sobre el tema, los defensores de Picasso calificaron a sus denunciantes como “feminazis”. El término nazi reaparece aquí devaluado de su carga histórica y significado, tal vez para borrar el peso ideológico, su secuela criminal, lo que sin dudas encubre una actitud realmente nazi. Pero cuidado, Pablo afirmó alguna vez: “Para mí, solo hay dos tipos de mujeres: diosas y felpudos.”

En esta mediatización absoluta e instantánea del siglo XXI, el avispero que contiene el nombre Picasso se agitó y su fantasma reapareció en varias noticias, a la manera de advertencia. El martes pasado, ante los legisladores españoles vía teleconferencia, Volodimir Zelenski, el presidente de Ucrania, dijo: “Estamos en 2022, pero parece abril de 1937 cuando se bombardeó Guernica”. La comparación la utilizó para graficar la destrucción de la ciudad de Mariúpol a manos de los rusos invasores. El 26 de abril de 1937, a partir de las 15:30, la Legión Cóndor alemana y los italianos de la Aviación Legionaria atacaron el pequeño pueblo cercano a Vizcaya, en el País Vasco, sin defensas ni advertencia, destruyéndolo por completo. Guernica, el famoso mural de Pablo Picasso, se inspiró en las fotografías de la masacre y fue un encargo del Gobierno Republicano para el Pabellón Español en la Exposición Internacional de París en 1937. Su valor era pacifista con una advertencia antifascista: de esto son capaces, de lo atroz sobre los indefensos. 

Ya vinculado al deporte más global, trascendieron escuchas telefónicas de la Fiscalía Nacional Financiera de Francia que vinculan al ex jugador de fútbol Michel Platini, en su momento presidente de la UEFA durante la designación de Rusia para el Mundial de 2018, con el oligarca ruso Alicher Ousmanov, de quien habría recibido un cuadro de Pablo Picasso como parte de pago por su “mediación” ante la FIFA. O sea, un Picasso como coima en el fútbol. 

El jueves Sotheby’s anunció que el 17 mayo rematará en Nueva York, sobre un precio base de 60 millones de dólares el cuadro de Picasso titulado Mujer desnuda reclinada, que retrata a su amante Marie-Therese Walter, quien se suicidó, como otra amante: Jacqueline Roque. 

Ya como rumor cultural, del 2 de abril al 10 de julio, se realiza la exposición Picasso y las vanguardias árabes en el Instituto del mundo árabe de Tourcoing, una localidad cercana a la frontera con Bélgica, al norte de París. Los organizadores expresan: “Las convicciones pacifistas, anticolonialistas y el gusto por las artes no occidentales catalizan el acercamiento de artistas de Argelia, Egipto, Líbano o Irak con Picasso. La exposición también explora la íntima relación del malagueño Picasso con las artes islámicas.” 

También recuerdan que en 1938 los surrealistas egipcios unidos en el grupo Art et Liberté, publicaron su manifiesto Vive l’Art Dégénéré, ilustrado con una reproducción del Guernica. Tal influencia reapareció en 1951: el Grupo Bagdad reclamó el padrinazgo de Picasso para difundir sus obras. Relación histórica que, seguramente, no es celebrada por el feminismo.

En esta Nota