Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 10 de diciembre de 2019 | Suscribite
CULTURA /
jueves 1 mayo, 2014

Por qué la RAE acepta "almóndiga" y "murciégalo"

La Real Academia Española explicó a Perfil.comla inclusión de esas palabras.

por Redacción Perfil

Foto: Cedoc
jueves 1 mayo, 2014

Si alguien habla de "toballa" en lugar de "toalla", o de "vagamundo" en vez de "vagabundo", no es necesario corregirlo. La Real Academia Española, guardiana por décadas de la pureza del lenguaje, decidió, en las últimas ediciones de su afamado Diccionario, ampliar su alcance y permitir el ingreso de erróneos coloquialismos.

Ante la consulta de Perfil.com sobre cuál es el límite o parámetro para la inclusión de palabras mal escritas o pronunciadas de manera masiva y popular, la Unidad Interactiva del Diccionario de la Real Academia Española argumentó: "El Diccionario de la lengua española pretende recoger el léxico general de la lengua hablada en España y en los países hispánicos".

"Al tratarse de un diccionario general de lengua, no puede registrar todo el léxico del español, sino que, por fuerza, debe contentarse con acoger una selección de nuestro código verbal. Esta selección será lo más completa en lo que se refiere al léxico de la lengua culta, mientras que en otros aspectos -dialectalismos españoles, americanos y filipinos, tecnicismos, vulgarismos y coloquialismos, arcaísmos, etc.- se limitará a incorporar una representación de los usos más extendidos o característicos", fundamentaron.

En los últimos años, fueron incluidas -entre otras- palabras como "asín" (por así), "cederrón" (por CD-ROM), "güisqui" (por whisky), "bacón" (por panceta), "almóndiga" (por albóndiga), "vagamundo" (por vagabundo), "murciégalo" (por murciélago), "toballa" (por toalla) y "crocodilo" (por cocodrilo).

Sobre los requisitos que debe cumplir una palabra como las arriba enumeradas para ser sumadas al léxico "oficial" español, la RAE respondió a este medio que: "En cualquier caso es requisito fundamental para el mantenimiento y la inclusión de voces y acepciones que corresponden a las distintas áreas y países de habla hispánica, que su empleo actual -se excluyen, por tanto, los arcaísmos dialectales- esté suficientemente documentado en textos, preferentemente de autores de reconocido prestigio".

Sobre el período de tiempo en el que deben ser usadas, se consignó: "Deben abarcar al menos seis o siete años, pues de otro modo, podrían reflejar un uso pasajero".

(*) De la redacción de Perfil.com.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4839

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.