miércoles 30 de noviembre de 2022
DEPORTES newells se apoya en las bases

Los cuatro comandantes del general Martino

El equipo del Tata puede ser campeón hoy, sustentado en jugadores que volvieron al club cuando el objetivo de fondo era evitar el descenso. El aporte de la cantera, el otro puntal.

16-06-2013 02:02

Newell’s no intentó hacer la revolución ni mucho menos: para construir su objetivo eligió mirar su propia historia. Si hoy termina como campeón del Torneo Final, quedará claro que la apuesta está en su seno: las inferiores del club, algo así como La Masía rosarina. Siete de los jugadores que formaron el equipo base en este campeonato se criaron en casa. Nahuel Guzmán, Gabriel Heinze, Pablo Pérez, Lucas Bernardi, Martín Tonso, Ignacio Scocco y Maxi Rodríguez son los hombres que empujaron al conjunto de Gerardo Martino a la cima del campeonato.
Hay que reparar, entonces, en las bondades de la formación. El propio Martino es un hombre del club: debutó en el 80, fue tres veces campeón como jugador y ahora va por su corona como técnico. Debe ser algo así como estar a punto de casarse con la novia de toda la vida.
En el cuerpo técnico, Jorge Pautasso también arrancó en Newell’s. Y Adrián Coria tiene su historia: el otro ladero del Tata fue DT de Lionel Messi en la Lepra, cuando la estrella daba sus primeros pasos en el fútbol.
Todo esto no es algo innovador. Newell’s tiene ahora éxito con las Inferiores así como lo tuvo en el pasado. El 21 de mayo de este año, por caso, se cumplieron 25 años del campeonato ‘87/’88 que logró el club. Bajo las órdenes de José Yudica, aquel equipo estaba compuesto en su totalidad por futbolistas de la cantera. Eran: Norberto Scoponi, Fabián Basualdo, Jorge Theiler, Jorge Pautasso, Roberto Sensini, Juan José Rossi, Juan Manuel Llop, Gerardo Martino, Raúl Alfaro, Gustavo Dezotti y Sergio Almirón (en el plantel también estaban Abel Balbo, Víctor Ramos y Ariel Cozzoni).
En la temporada ‘90/’91 ocurrió lo mismo. En el Clausura ‘92 sólo cuatro jugadores del plantel no habían salido de la fábrica. En el título de 2004 esto se rompió.
Pero ahora, con Martino a la cabeza, la apuesta trajo sus frutos. Jorge Theiler, ex compañero de equipo del Tata, es el coordinador de las Inferiores. Antes de que comenzara este certamen, explicó: “Siempre se habla de ganar campeonatos, pero para nuestro trabajo que un chico llegue a Primera vale más que un título obtenido”.

Todos para uno. En 2008, tras la derrota del ex presidente Eduardo López en las elecciones, Lucas Bernardi llamó para ofrecer sus servicios, pero también para poner plata de su bolsillo. Así, antes de cobrar su primer sueldo, donó 30 mil pesos para las Inferiores por las que él mismo había pasado y puso un poco más para levantar las inhibiciones que caían sobre el club. Bernardi, que pasó por el Olympique de Marsella y el Mónaco francés, puede hoy ganar su primer título con el equipo de sus amores. Maxi Rodríguez es otro de los integrantes del plantel actual que hizo su aporte económico para comprar insumos para los entrenamientos de las promesas.
La apuesta a los hombres fatto in casa quedó clara desde el inicio del campeonato. Newell’s sólo se reforzó con el peruano Rinaldo Cruzado. “No había necesidad de hacer uso de los tres cupos. Creemos tener algunas soluciones dentro del club con chicos de inferiores, que van a tener participación”, dijo Martino por entonces. Hoy, esa fórmula puede quedar plasmada con un trofeo.

En esta Nota