jueves 28 de octubre de 2021
ECONOMIA Economia
15-03-2021 17:52
15-03-2021 17:52

Brecha cambiaria: qué factores pueden presionar en los próximos meses

La brecha cambiaria este lunes superó el 60%, luego de siete ruedas por abajo de ese nivel. Analistas advierten varios factores que pueden ensancharla más.

15-03-2021 17:52

El dólar blue pegó este lunes un salto de $4 y cerró en $146, con lo cual la brecha cambiara con la divisa mayorista oficial se elevó a 60,3%, tras siete ruedas seguidas debajo de ese umbral, y luego de que la semana anterior tocara 54,2% su  nivel más bajo desde abril de 2020. Para los analistas, hay diversos factores macro, externos, y técnicos, que podrían presionarla en los próximos meses, además de la incertidumbre típica de un año electoral que alienta a la dolarización. 

“La semana pasada se conoció que el 5 de marzo el BCRA emitió $70.000 millones para asistir al Tesoro. Uno de los factores que logró mantener una calma en el tipo de cambio fue la no emisión en el primer bimestre de 2021, si eso cambia, hay que estar atento. El principal factor de la brecha es la emisión, si empezamos a ver más emisión, la brecha va a subir”, auguró el financista Christian Buteler a PERFIL. 

Asimismo, el índice de inflación de febrero fue 3,6%, mientras que ese mes el ajuste del tipo de cambio oficial fue inferior: 2,97%, la corrección mensual más baja desde octubre del año pasado. 

Los economistas proyectan que la inflación en marzo volverá a acelerarse en torno al 3,8 o 4%. Sin embargo,  el Banco Central acentuó en lo que va de marzo la estrategia de ralentización en el ritmo de devaluación del peso. 

En ese marco, Buteler previno que el hecho de “que la inflación está subiendo más que el dólar, que es lo que estamos viendo,  también podría impulsar que se incremente la brecha”.

Cae la brecha pero la elección amenaza la paz cambiaria

“El valor del dólar oficial lo pueden manejar con el cepo, pero en los dólares blue, CCL y MEP las regulaciones no son tan fuertes, y ahí le costaría más,  tendrían que dejarlo ir un poco más y te ampliaria también las brechas”, comentó.

Al respecto, un  informe de PPI puntualizó que el dólar mayorista cerró el viernes último con un alza semanal de 48 centavos en la semana, “siendo este el menor ajuste semanal desde la última semana de octubre de 2020, y “de esta manera, el billete alcanza una suba del 2,6% en los últimos 30 días”.

En sintonía, un informe de PxQ planteó que “si la dinámica del tipo de cambio empieza a correr sensiblemente debajo de los precios los problemas llegarán más temprano que tarde”.

La consultora dirigida por Emmanuel Álvarez Agis sostuvo que  “si la tasa de inflación no desacelera y el atraso se percibe como algo constante,  la presión contra el peso se materializará en la brecha entre el tipo de cambio oficial y los paralelos”

“En tal escenario el desequilibrio no estaría causado por el nivel sino por la tasa de crecimiento de las variables”, explicó, en tanto consideró que “una demora en la resolución del conflicto con el FMI también podría generar mayor volatilidad financiera que se traslade a un incremento de la cotización del dólar financiero”.

De igual diagnóstico, un análisis de Consultatio Plus juzgó que “la tentación de mantener el ritmo de devaluación por debajo de la inflación en un año electoral es clara, pero ahora, con una inflación más alta y mayor incertidumbre en Brasil, dicha estrategia puede implicar mayores riesgos”.

“Un tipo de cambio real más apreciado complica el balance cambiario y la propia dinámica de reservas podría llevar a poner más presión a la brecha”, aseguró

Riesgos. Bajo el título ‘Los siete pecados capitales de la brecha”, el documento de Consultatio aseguró que la macro argentina tiene comorbilidades de sobra y empezamos a ver algunos riesgos que se pueden expresar más tarde o más temprano", y  enumera los factores  que mayor presión ponen en esta variable.

Para ellos, los agrupó en tres categorías: (A) la dimensión macro: “monetizar déficit fiscal”, “no reducir el déficit”, “no contener la inflación”; (B) factores externos: “no gastar a cuenta de la cosecha”, “no apreciar excesivamente el tipo de cambio real”; (C) factores técnicos: “no diluir el efecto de las grandes fortunas”, “no intervenir en la brecha a cualquier costo”.

Entre ellos, mencionó la primera asistencia del BCRA al Tesoro por $70.000 millones, y  resaltó que “la relación entre financiamiento monetario del déficit y brecha es clarísima”.

Otro dato clave es el déficit fiscal en sí mismo. Y no hubo buenas noticias: conocimos el dato de la ejecución presupuestaria de la Oficina del Presupuesto, que mostró que el gasto primario volvió a acelerarse en febrero hasta +61% interanual verus ingresos totales creciendo al +51%”,puntualizó, lo que  revirtió la tendencia de enero, cuando los ingresos crecieron casi 7 puntos por encima de los gastos primarios. 

El informe subrayó que la importancia del déficit fiscal para la brecha “es notable”  pues un desequilibrio más alto requerirá “mayor financiamiento monetario del BCRA, lo que acabaría poniendo presión a la brecha”.

“Todo esto, en un año electoral, donde esperamos una aceleración del gasto más cerca de los comicios, enciende algunas alarmas”, advirtió.

Por otra parte, aludió a que la Bolsa de Cereales de Rosario recortó la semana pasada la estimación de la cosecha de soja de 49 millones de toneladas a 45 millones, alertando que “la extrema variabilidad del clima pone en jaque a la soja de segunda” 

“Dado que los dólares del agro son los que le proveen al BCRA el poder de fuego para intervenir en el mercado de bonos para controlar la brecha, la suerte de ésta depende en gran medida de la cosecha”, 

Los dólares del agro son los que le proveen al BCRA el poder de fuego para intervenir en el mercado de bonos para controlar la brecha, la suerte de ésta depende en gran medida de la cosecha”, 

Según las estimaciones de Consultatio, “la situación podría complicarse si la valorización de la cosecha cae por debajo de los US$ 34.000 millones (hoy se sitúa cerca de USD 37.000 millones)”.

Entre los factores técnicos, incluyó que la AFIP publicó una resolución donde permite estirar el plazo de pago del pago del impuesto a las Grandes Fortunas tributo (antes era en marzo), lo que podría suavizar el impacto positivo en la brecha (contribuyentes venden dólares en el contado).

“Tenemos que empezar a estar más atento a cada uno de los factores que pueden ejercer presión potencial sobre la brecha. En el corto plazo, todos los ojos deberán estar puestos en las perspectivas de la cosecha, que le dan poder de fuego al BCRA para controlar la brecha. Pero también la dinámica del déficit/monetización y la inflación/tipo de cambio real son muy importantes. Por el momento, todavía no vemos razones suficientes como para ajustar nuestra expectativa de brecha cambiaria estabilizada en 70% hasta las elecciones, de la mano de la intervención de un BCRA que no tendrá al FMI restringiéndole dicha práctica. Sin embargo, esto podría cambiar en los próximos meses", concluyó. 

 

En esta Nota