martes 05 de julio de 2022
ECONOMIA Desigualdad

La pandemia genera un nuevo multimillonario cada 30 horas

Un informe sostiene que 537 personas se han convertido en multimillonarios en todo el mundo desde que comenzó la crisis sanitaria del COVID-19. Mientras que, 263 millones podrían caer en la pobreza extrema.

23-05-2022 16:33

Durante la pandemia se creó un nuevo multimillonario cada 30 horas; por cada uno de ellos, casi al mismo ritmo, un millón de personas podrían caer en la pobreza extrema en 2022. 

La información se desprende del nuevo informe de Oxfam llamado “Beneficiándose del dolor” que se publicó este lunes 23 de mayo con motivo de la conferencia anual del Foro Económico Mundial en Davos; que reveló que 573 personas se convirtieron en nuevos multimillonarios durante la pandemia, lo que equivale a uno cada 30 horas. 

Al momento de publicar el informe, el grupo de Derechos Humanos dijo que a medida que el costo de los bienes esenciales aumenta a su ritmo más rápido en décadas; los multimillonarios en los sectores de alimentos y energía están aumentando sus fortunas en mil millones de dólares cada dos días

La inequidad entre ricos y pobres se refleja en los resultados escolares

El organismo contabilizó en total 2.668 multimillonarios, 573 más que en 2020, los cuales poseen $12,7 billones, un aumento de $3,78 billones. 

De estos, los diez hombres más ricos del mundo poseen más riqueza que el 40% inferior de la humanidad, 3.100 millones de personas. A su vez, los 20 multimillonarios más ricos valen más que todo el PBI de África subsahariana

Según Oxfam, un trabajador en el 50% inferior tendría que trabajar durante 112 años para ganar lo que una persona en el 1% superior gana en un solo año. 

De acuerdo con la organización, la riqueza de los multimillonarios aumentó más en los 24 primeros meses de la pandemia que en 23 años combinados. La riqueza total de los multimillonarios del mundo ahora equivale al 13,9% del PBI mundial. 

El nuevo estudio de Oxfam también revela que las empresas de los sectores energético, alimentario y farmacéutico están logrando beneficios sin precedentes; a pesar de que los salarios de las personas trabajadoras apenas han aumentado y tienen que hacer frente al mayor repunte de precios en décadas, en plena pandemia de la COVID-19.

Las fortunas de los mil millonarios de los sectores de la alimentación y la energía se han incrementado en 453.000 millones de dólares en los últimos dos años, lo que equivale a mil millones cada dos días. Cinco de las principales empresas energéticas (BP, Shell, TotalEnergies, Exxon y Chevron) se embolsan en conjunto 2 600 dólares en beneficios cada segundo. Por su parte, hay 62 nuevos mil millonarios en el sector de la alimentación

Asimismo, sostiene que la pandemia creó 40 nuevos multimillonarios farmacéuticos. Corporaciones como Moderna y Pfizer están obteniendo ganancias de US$1,000 cada segundo, reportó Oxfam. 

Qué recomienda la Confederación Internacional (Oxfam)

“Estas personas extremadamente ricas y poderosas se benefician del dolor y el sufrimiento. Es algo inconcebible. Algunas se han hecho ricas negando el acceso a las vacunas a miles de millones de personas. Otras, al aprovecharse del aumento de los precios de los alimentos y de la energía. Reparten enormes primas y dividendos mientras reducen su factura fiscal todo lo posible. Este aumento de la riqueza y de la pobreza son dos caras de una misma moneda, y la prueba más evidente de que nuestro sistema económico funciona exactamente como los ricos y poderosos quieren que lo haga”, sostiene Gabriela Bucher, directora ejecutiva de Oxfam Internacional.

Ante el panorama expuesto, Oxfam recomendó a los Estados introducir impuestos solidarios únicos sobre las ganancias, así como impuestos permanentes y temporales sobre el patrimonio, para financiar el apoyo a las personas que enfrentan costos crecientes en los alimentos y en la energía; así como una recuperación justa y sostenible del COVID-19. 

Impuesto a la Renta inesperada: Martín Guzmán lo defiende como un "incentivo" a la inversión

Poner fin a esta crisis alentada por la maximización de beneficios, introduciendo un impuesto temporal del 90% a los beneficios excesivos y extraordinarios de las grandes corporaciones que permitan capturar los beneficios “caídos del cielo” o como lo llaman en Argentina, Renta Inesperada, en todas las industrias y sectores. Oxfam estima que un impuesto de tales características aplicado a 32 corporaciones hubiera generado una recaudación adicional de 104 000 millones de dólares tan solo en 2020.

Un impuesto anual sobre el patrimonio para los millonarios del 2% y el 5% para los multimillonarios podría generar $ 2.52 billones de dólares al año, suficiente para sacar a 2.3 mil millones de personas de la pobreza; fabricar suficientes vacunas para el mundo y brindar atención médica universal y protección social para todos los que viven en países de ingresos bajos y medianos bajos, detalla la organización.

SE