martes 11 de mayo de 2021
ECONOMIA Economía
03-12-2020 14:05

Crece la construcción, pero cae el consumo masivo

Los bajos precios en dólares de la construcción y sus insumos, automóviles y artículos para el hogar mueven la economía. Pero los bajos salarios complican al consumo masivo.

03-12-2020 14:05

La construcción, automóviles, artículos para el hogar y muebles están con un mayor nivel de actividad y traccionando el rebote tras la extensa cuarentena que se dispuso por el covid-19, pero distintas consultoras y entidades empresarias advierten que el consumo masivo sigue muy bajo en el país.

Los especialistas coinciden en que los sectores que están teniendo un mayor nivel de actividad están muy relacionados con la demora de iniciativas que implicó la pandemia, con las medidas preventivas aplicadas.

Danone recortará hasta 2.000 empleos para ahorrar US$1.200M

De allí es que a partir de octubre y especialmente en noviembre y el inicio de diciembre se observa una recuperación más firme en algunos rubros de la construcción, especialmente obra chicas o medianas de particulares que habían quedado postergadas.

"En este momento hay una mayor actividad en la construcción como ampliaciones, refacciones de propiedades, arreglos. También se retomaron las obras de algunos edificios, aprovechando los costos en dólares que por el momento están bajos", resaltó el consultor Camilo Tiscornia.

En una misma sintonía, Jorge Neyro, de la consultora ACM, enfatizó que "lo que está traccionando en este momento tiene que ver con muchos retrasos producidos por la pandemia, como la construcción, el sector de muebles, autos y quizás algunos rubros de equipamiento del hogar, pero lo que es consumo masivo sigue muy bajo", subrayó Neyro.

Cae la venta de insumos para la construcción
Uno de los rubros que más crecieron: los insumos para la construcción.

Los consultores coinciden en que la fuerte suba del dólar a partir de la implementación el súper cepo en adelante generó una baja de precios en divisas de esos sectores, lo que hizo que muchos que tenían ahorros en dólares optaran por finalmente hacer alguna iniciativa en la construcción o cambiar el auto.

"Pero los bajos precios en dólares no duran mucho tiempo, por eso, la gente en general en estos casos se apura a comprar, lo que genera en ciertos sectores una demanda excesiva y que lleva a faltante de algunos productos, como ocurre con insumos para la construcción", resaltó Neyro.

Sin embargo, el panorama de los rubros de consumo masivo es otro, ya que siguen estando bajos y esto tiene que ver con las graves consecuencias de la pandemia y de algunas decisiones adoptadas por el Ejecutivo que implicaron un fuerte salto del dólar y de la inflación.

Desde CAME (la Confederación de la Mediana Empresa) destacaron que el consumo masivo de noviembre también mostró un panorama de caída similar al de octubre.

Ya en ese mes, CAME advirtió una caída interanual de casi 15 por ciento.

En esta última parte del año, de acuerdo a las cifras de la entidad empresaria, hay caídas superiores al 30 por ciento anual en las ventas de sectores como calzados, marroquinería, relojes, joyería, mientras que indumentaria, bazar, regalos, perfumería y cosmética muestran retracciones superiores al 20 por ciento.

"El problema es que este año se observa una gran caída de los salarios en función de la inflación y sumado al mayor desempleo, el consumo masivo se ha deteriorado notablemente", recalcó Tiscornia.

Ya en ese mes, CAME advirtió una caída interanual de casi 15 por ciento

Esto mismo puede observarse en la recaudación impositiva de noviembre, donde la evolución de los ingresos en concepto de IVA DGI quedó muy por debajo de la inflación de 12 meses.

La inflación de 12 meses se ubica en un nivel del 36 por ciento, mientras que la recaudación de IVA-DGI creció en forma interanual un 17,7 por ciento.

Si bien hay un porcentaje importante de facturación en negro, está claro que igualmente los ingresos del IVA que mide el consumo quedaron muy rezagados con respecto a la evolución del costo de vida.

Para Neyro el panorama del consumo y de la actividad económica va a mejorar "un poco" en 2021, aunque advirtió que "de todas formas va a ser otro año difícil".

Inflación.
El consumo masivo cayó fuerte por la inflación y la caída de los salarios.

"Nosotros estamos previendo una mejora de la economía del 4%", expresó el consultor, cifra que está en línea con la mejora del 3,9 por ciento del PBI estimada por el Fondo Monetario para la Argentina en el próximo año.

En el Presupuesto se fijó una pauta de crecimiento económico del cinco por ciento, pero la mejora más acotada en el nivel de actividad en el último tramo de 2020 hace que los consultores revean sus previsiones de mejora del PBI del próximo año con un ritmo bastante más acotado.