lunes 21 de junio de 2021
OPINIóN
30-11-2020 17:01

Hábitat y vivienda: solución posible sin dependencia estatal

Las recientes noticias sobre las usurpaciones, tomas de tierra y diversas posturas políticas han puesto el foco de la atención sobre la cuestión del hábitat y los déficits existentes en materia de acceso a la vivienda.

30-11-2020 17:01

Las recientes noticias sobre las usurpaciones, tomas de tierra y diversas posturas políticas han puesto el foco de la atención sobre la cuestión del hábitat y los déficits existentes en materia de acceso a la vivienda. El gobierno propone otorgarle nuevamente al Estado el rol principal en el fomento de estas políticas, con los créditos Procrear, el Plan Argentina Construye, entre otros.

Asimismo, se busca involucrar a movimientos sociales y diversas federaciones de sindicatos en el marco de la agenda Grabois, mediante un programa general que busca otorgar trabajo a la población pobre desocupada o con empleos informales, cuyo costo inicial se estima en $750.000 millones, un 2% del PBI para 2021.

Esta idea de impulso desde el Estado presenta los tradicionales riesgos de afianzar el clientelismo y dependencia de los ingresos de planes-proyectos sociales para el sustento cotidiano de la mayoría de la población en condiciones de pobreza e indigencia. Una especie de Gran Cooperativa Nacional financiada por el contribuyente.

El hábitat de las personas en situación de calle

De más está agregar la delicada situación fiscal del país, que abordó la pandemia del Covid-19 con una estrategia económica errada y sin disponer de estímulos fuertes para contenerla. Inducir a mas gastos, impuestos, deuda y déficit no pareciera ser la mejor solución en este tiempo.

Frente a ello, el Ingeniero Jorge Lentini y quien escribe, hemos venido trabajando desde el 2016 una propuesta que aborda el tema desde una perspectiva completamente opuesta. El proyecto pone el foco en generar educación, formación y trabajo genuino con financiación de familias y empresas en lo que denominamos un Programa de Capitales Administrados con destino al desarrollo productivo regional.

Para eso resulta necesario tener en clara una estrategia cuya prioridad sea sostener población de comunidades locales con falta de trabajo e ingresos, evitando la migración a los conurbanos de las ciudades. Luego, iniciar un reflujo de la población suburbana con carencias en materia de hábitat hacia las provincias.

Jorge Ferraresi junto a Santiago Cafiero: "El macrismo dejó paradas 55 mil viviendas"

¿De qué manera lo aplicamos? Utilizamos el método Grameen -Aldeas- por el cual el ganador del premio Nobel de la Paz en 2006, Mohammed Yunus, abordó la problemática de la extrema pobreza en Bangladesh. Primero, otorgando microcréditos y, luego, desarrollando las Empresas Sociales.

¿Qué son las empresas sociales? Son organizaciones de orientación productiva en donde el trabajador es a la vez socio -accionista- de la empresa. Esta conformación permite que todos los años perciba dividendos por su trabajo. La diferencia con una Cooperativa es que las empresas sociales sí buscan el lucro.

¿Cómo unimos todo ello? Mediante la creación de fideicomisos regionales originados en cada municipio, comunidad local o comarca por el ahorro y excedentes de las fuerzas productivas y del trabajo. Estos recursos, administrados en forma eficiente y profesional, generan el flujo para otorgar los microcréditos, capacitar a la población identificada para crecer y formarse mejor, y tras ello constituir las empresas sociales. Las empresas sociales otorgan el trabajo para que se construyan las viviendas propias o para terceros.

Ciudades del futuro: cuáles son los nuevos hábitos para una vida sustentable

Los Municipios son un eje central del proyecto. Porque es el Intendente quien más está interesado en desarrollar su comunidad, ya que conoce mejor a la población y sus necesidades. Asimismo, mantiene fuerte vínculo con agentes sociales, empresarios, trabajadores y restantes asociaciones. Y, desde ya, en el ámbito rural, se encuentran mayormente los terrenos disponibles para ejecutar estas iniciativas.

Este mecanismo contribuiría a desarrollar un mercado de capitales de amplia cobertura, hoy casi inexistente y de muy baja penetración, brindando la posibilidad de democratizar la inversión en proyectos de impacto social concreto, y sustentables. Porque generan empleo sostenible en regiones productivas. Esta es la garantía del repago de la inversión en forma de una titulación hipotecaria.

La propuesta fue presentada a la Secretaría de Vivienda y al Ministerio de Producción. También, expuesta este año al Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA dentro de su rol de aportante de soluciones sociales y, conversado con CONIAGRO en el marco del Plan Agroindustrial para el desarrollo federal, dentro del capítulo Fondos para la Economía Social.

La casa y la ciudad

Buscamos poner a disposición y desarrollar una herramienta que no es nueva, pero que para la Argentina es novedosa. Con generación de riqueza y empleo perfectamente sostenible en cuanto no se crean industrias artificiales o subsidiadas. Las nuevas empresas con sus empleos se desarrollan en una actividad competitiva de su economía regional.

Aportamos una idea y proyecto de los tantos que son necesarios para buscar, entre todos, las mejores soluciones que pongan nueva y definitivamente al país en marcha. Sin atajos ni soluciones simplistas y falsas ilusiones que llevan al desencanto.

 

 

* Agustín Jaureguiberry. Politólogo, Magister en Estudios Internacionales y Máster en Políticas Públicas.

* Jorge Lentini. Ingeniero, Titular de Grameen Habitat, exsecretario Técnico Universidad Tecnológica Nacional, ex asesor de la Banca March para soluciones habitacionales.