Soleado
Temperatura:
Ciudad:
Buenos Aires
martes 20 de agosto de 2019 | Suscribite
ECONOMIA / posterga la reapertura de paritarias
domingo 18 noviembre, 2018

El bono vuelca hasta $ 60 mil millones, pero la mayoría se destina a pagar deudas

Representa entre el 0,6 y 0,9% del PBI para consumo. A eso se suma el plus para AUH anunciado en septiembre. Solo el 25% iría a compras. Los súper cierran el año 2% abajo.

por Mirta Fernandez

Perdido. En el sector de consumo estiman que cerrará el año con una baja de 2%, pese al bono. Foto: cedoc perfil

La inyección adicional de recursos que aportará el bono de $ 5 mil para los trabajadores privados registrados y estatales equivale aproximadamente a 0,6% del PBI, aunque si se contempla un plus que en diciembre cobrarán los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) –que había sido acordado en septiembre– se ampliaría a 0,9%, según algunos cálculos.

Los analistas consultados por PERFIL evaluaron que ese extra tendrá un impacto “marginal” que no revertirá la caída de consumo proyectada para este año en torno a 2%, de acuerdo a las estimaciones de las consultoras que relevan las ventas en hiper y supermercados, autoservicios, y almacenes.

Las familias usarán en mayor medida esos recursos para cancelar deudas –de préstamos y tarjetas de créditos– más que al consumo, dado el deterioro que acumulan los salarios este año frente a la aceleración inflacionaria, y a la devaluación.


Entre trabajadores privados y públicos casi 10 millones de personas cobrarían el bono de fin de año, o sea “unos $ 50 mil millones” lo que “equivale a alrededor de 0,6% del PBI”, según el economista Guido Lorenzo.
Un informe del Ieral precisó que “en el caso de beneficiarios de la AUH, que alcanza a 3,8 millones de niños y adolescentes, en septiembre se había definido un pago adicional de $ 2.700, de los cuales ya percibieron $ 1.200 en dicho mes y resta por otorgar $ 1.500 en diciembre” y calculó que si se computara eso, “el efecto sobre la masa salarial ampliada del bono tendría una dimensión de 0,9% del PBI”, unos $ 60 mil millones.

Destino. De esa plata solo “un 25% irá a consumo y podría ayudar a reactivar rubros de servicios, como restaurantes”,  dijo Lorenzo, que prevé “que buena parte se va a usar para pagar deudas porque había subido la mora”.
El bono “no mueve la aguja en materia de consumo”, y juzgó que el objetivo del mismo fue más “político” porque “ayudó a descomprimir las demandas salariales o reapertura de paritarias más altas”.

Lorenzo Sigaut Gravina, de Ecolatina, coincidió que el bono “morigera un poquito la caída del consumo y servirá con el medio aguinaldo para cancelar deuda con tarjetas de crédito” a la vez que “posterga un poco la reapertura de paritarias, y ayuda a un fin de año con mayor paz social”.

Para Juan Paolicchi, de Eco Go, el bono es un  “paliativo” pero “es muy difícil que el bono compense la caída de consumo” y acordó que tendrá otro destino: “mucha gente tomó créditos UVA, y está sufriendo la carga de intereses, lo mismo con los pagos de las tarjetas de crédito”.

Según los últimos datos a octubre del Banco Central,  “los préstamos destinados mayormente a las familias, tanto las financiaciones con tarjetas de crédito como los préstamos personales siguieron disminuyendo en términos reales y ajustados por estacionalidad, con una caída de 3,3% y 4,1% mensual, en cada caso”.

Guillermo Barbero, de First Capital Group, sostuvo que “el alza generalizada de tasas de interés restringió las ofertas de nuevos créditos, además de poner en pausa los requerimientos de la demanda”.  

Retail. Uno de los sectores más afectados por la retracción del consumo son los supermercados. Agustín Beccar Varela, de Walmart, admitió durante su exposición en las jornadas de la Asociación de Supermercado Unidos (ASU) que “es un momento complicado, no la estamos pasando bien como muchas otras industrias; creemos que se vienen seis meses muy complicados, después probablemente el consumo general empiece a repuntar, vemos una reactivación en el segundo semestre de 2019”. Para Federico Braun, de La Anónima, falta analizar la letra chica del bono para determinar su impacto real en el consumo.

En la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica relativizaron el impacto del bono dado que se cobra en dos cuotas. Fuentes de la entidad comentaron que “el horizonte que tenemos es que la reactivación  va a venir muy lentamente”. En ese sentido, destacaron que ahora es temporada de vender aires acondicionados. “Estamos a la expectativa. La demanda de aires generalmente empieza a mediados de octubre, pero este año aún no arrancó”.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4727

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard