lunes 06 de febrero de 2023
ECONOMIA Opinan expertos

¿Es viable una moneda común entre Argentina y Brasil?

Sergio Massa, Ministro de Economía confía en que la asunción de Lula da Silva en el país vecino abra las puertas para la creación de “un Banco central regional”, sin embargo, no resultaría sencillo. Los motivos.

23-01-2023 10:40

La semana pasada el ministro de Economía, Sergio Massa, realizó un viaje a Brasil con el objetivo de avanzar en la agenda de integración regional esperanzado en la asunción del futuro presidente Luiz Inácio Lula da Silva

Acompañado por Gustavo Martínez Pandiani y Marco Lavagna, Massa se reunió con el futuro vicepresidente y ministro de Industria y Comercio de Brasil, Geraldo Alckim y con el próximo ministro de Economía, Fernando Haddad. En el encuentro se trató:

  • El gas como energía de transición.
  • El financiamiento del comercio exterior.
  • El futuro de integración Argentina-Brasil.
  • Trabajo de intercambio de monedas.
  • Proyecto de una moneda común.

Dichos proyectos “deben ser parte del proceso de integración económica, financiera, de infraestructuras y de desarrollo del Mercosur y la región”, según señalaron a PERFIL fuentes del Palacio de Hacienda. 

Con un Mercosur en crisis, Argentina se resiste a la actualización del Bloque

Sin embargo, los expertos consultados por este medio se mostraron escépticos e incluso rechazaron el proyecto de una moneda común, ya que al tomar al euro como ejemplo, queda claro que su debilidad viene quedando expuesta "hace varios años”. 

¿Es viable una moneda común entre Argentina y Brasil?

“En primer lugar, ya el euro está mostrando hace varios años su debilidad. Los países de la zona euro tienen más dificultades de salir de cada crisis, shock exógeno, que los países dolarizados”, comenzó explicando en declaraciones a PERFIL la economista Natalia Motyl

“Vos tenés una separación de la política monetaria de la soberanía local. Atar el futuro económico del país a uno que ni es fuerte económicamente, ni tiene resuelto los problemas económicos y también tiene períodos cíclicos. Ya cualquier mínima crisis política en Brasil nos afecta directamente, lo que supondría quedarnos atados a una moneda. Hoy asumieron en Brasil funcionarios de ideología centrada en la teoría monetaria moderna, para un país como la Argentina es peligroso este tipo de ideas”, advirtió la economista. 

“Además, a diferencia de la dolarización es muy complicado que el dólar deje de ser divisa internacional: tiene poderío económico, militar y dejar un régimen monetario en el que la mayor parte de los bancos tienen sus reservas en dólares es difícil”, agregó. 

Avanza la propuesta de una moneda común entre la Argentina y Brasil

En esa misma línea se expresó el economista jefe de IDESA, Jorge Colina, quien señaló a este medio: "Tener una moneda común con Brasil sería casi lo mismo que tener la convertibilidad con el dólar. Lo que pasa ahí es que la Argentina no podría emitir más dinero si no es con acuerdo de Brasil. En ese sentido, no resulta tan rígido como la convertibilidad con el dólar porque en caso de necesitar más de esa moneda común le tendría que pedir a Brasil que emita y podría decir tanto que sí como que no. Entonces resulta mucho más flexible que el dólar”.

Y agregó: “Ahora, si sirve o no, para tener una moneda conjunta, ya sea la moneda del Mercosur o el dólar, hay que tener equilibrio fiscal. Entonces si se tiene es viable, por lo que si Argentina lo tuviera no haría falta que se pegue a la moneda de otro porque el peso sería fuerte, ya que gracias a los desequilibrios fiscales el peso se desvaloriza", dijo.

Y en la misma línea agregó: "Si nos unimos a la moneda del Mercosur vamos a tener que tener equilibro fiscal y si lo tenemos, para qué necesitamos otra moneda”, se preguntó. 

¿Cómo aportaría al intercambio comercial con el gigante sudamericano?

En ese sentido, Marcelo Elizondo, especialista en negocios internacionales y Presidente de la oficina de Argentina de la International Chamber of Commerce (ICC), comentó a PERFIL que: “Lo que se está hablando es tener una unidad monetaria simplemente para los pagos en las transacciones recíprocas, es decir, cuando se importa desde Brasil o cuando entra una inversión extranjera desde ese país a la Argentina o al revés”.

“Entonces, lo que habría es una especie de nomenclador a través del cual se pagan las transacciones bilaterales sin ir al dólar, que es la moneda con la que hoy se ejecutan ese tipo de operaciones”, agregó Elizondo. 

Lula Da Silva anunció a Fernando Haddad como ministro de Hacienda y temen aumento del gasto público

“En caso de ser así, podría ser atractivo y útil para la Argentina porque reduce la presión sobre el dólar que, nosotros demandamos muchas divisas estadounidenses para importar desde Brasil, por lo que resultaría poco atractivo para ellos, porque en realidad no creo que quieran recibir pesos, mientras que el real a nosotros si nos resulta interesante por su estabilidad y fortaleza”, acotó. 

“Supongo que la razón por la que Brasil está dispuesto a entrar en esa moneda es por razones geoestratégicas, ya que Lula va a querer volver a posicionarse como un líder de la región y para eso va a tener que conceder algunas cosas. Por otro lado, también es cierto que esto le podría significar vender más en Argentina de lo que vende hoy”, señaló. 

Los expertos tienen dudas sobre su implementación

Sobre este aspecto Motyl señaló: “La realidad es que imponer una moneda entre distintos países es difícil porque en conjunto deben contar con cierta solidez institucional. La mayor parte de los países europeos lo lograron antes del euro. En cambio, los países latinoamericanos no”. 

“Muy probablemente, se terminen volcando al dólar y desplazando esa moneda común por una cuestión de que el dólar es una moneda más fuerte. Así que a la larga tendrás el mismo problema. Es lo que pasa hoy con la moneda local. Una caída de la demanda del peso es resultado de una crisis de confianza fruto de disputas políticas. Y con una moneda común se le sumarían los problemas brasileños. Así que podrías tener los mismos problemas con la inflación”, advirtió la economista. 

Blanqueo de Capitales: qué dice el proyecto de Sergio Massa y a quiénes beneficia

Por su parte, Elizondo coincidió con Motyl y comentó: “Mucho del comercio bilateral ocurre entre empresas multinacionales que operan en la Argentina, pero son empresas globales a las cuales les resulta mejor operar en moneda internacional que, es el dólar, que se emplea para más del 73% de las operaciones del comercio en todo el planeta”. 

“Ahora, si hubiese una moneda común eso supondría suprimir nuestras monedas nacionales y pasar a una moneda única. Me resulta muy difícil”, opinó Elizondo.

 “La cuestión legal no es fácil porque no solo tenés que modificar la carta orgánica de acá sino también los tratados con el Mercosur. Así que lo veo utópico”, concluyó Motyl.