lunes 05 de diciembre de 2022

La diversidad no es exclusiva de las grandes empresas

06-11-2022 01:46

Ser líder responsable pyme es, para empezar, hacernos cargo de nuestras decisiones. Es gestionar emociones, las propias y las ajenas. Preparar nuevos líderes responsables, profesionalizarse y cuestionarse. Es transformar las buenas prácticas en políticas que trasciendan nuestra gestión. Ser líder responsable es hacer organizaciones responsables para mejorar nuestras comunidades y nuestros países. Es comunicar nuestro propósito y compartirlo. Conocer a nuestros stakeholders. Sin embargo, de todos los grupos de interés, las pymes tienen una gran diferencia en el compromiso con sus colaboradores. Nosotros conocemos sus historias, necesidades y las problemáticas de la comunidad donde residen, porque somos parte del entramado social.

Así la pyme, con su capilaridad territorial, es un actor clave en la inclusión. Los colectivos que históricamente tienen dificultades en el acceso a oportunidades laborales, pueden reinsertarse o conseguir el primer empleo en una pyme, que además tiene un rol único como formadora y capacitadora. Algún día hablaremos de convivencia en la diversidad, por el momento incluimos, y la inclusión puso en valor el compromiso social por un lado y el descubrimiento de los beneficios que aporta a la organización.

Los equipos diversos mejoran la toma de decisión, suman narrativas que nos vuelven más tolerantes y facilitan la innovación

Hoy hablamos mucho de Diversidad, pero la diversidad convive en la pyme desde siempre. Nos falta medir esa diversidad, cuantificarla, generar espacios y conversaciones dentro de nuestras empresas para que pueda ser expresada. Pero es desde ahí, desde la diversidad que nos conforma, que podemos ponerla en valor y visibilizarla para facilitar la incorporación de otros perfiles diversos, como el de las personas +45, con discapacidad, trans, que superaron la situación de calle, entre otros.

La diversidad mejora la estrategia, el análisis y la medición del riesgo, forma equipos innovadores, creativos y talentosos, mejora los productos y servicios atrayendo a clientes diversos, mejora la toma de decisiones, construye un ambiente inclusivo que impacta positivamente en el clima organizacional, promueve la productividad, sus resultados y rentabilidad. Conviviendo con la diversidad de otras personas nos repensamos, conocemos nuevas realidades, problemáticas y formas de ver el mundo. Las nuevas perspectivas enriquecen a todo el equipo. Transitar el camino de la diversidad e innovación aporta los siguientes beneficios:

  1. Mejora la estrategia, el análisis y la medición del riesgo.
  2. Forma equipos innovadores, creativos y talentosos.
  3. Mejora sus productos y servicios atrayendo a clientes diversos.
  4. Mejora la toma de decisiones.
  5. Construye un ambiente inclusivo que mejora el clima organizacional.
  6. Mejora la productividad, sus resultados y rentabilidad.

¿Cómo conseguimos esa diversidad? ¿Cómo la buscamos y sumamos a nuestra organización?

La mayoría de las veces en las pymes se inicia con la intención y se transforma enanimarse a probar. La inclusión laboral es un proceso, no se realiza de un día para el otro, no se piensa desde la mirada de cumplir con cupos ni es una moda. Conociendo la diversidad que habita previamente nuestra organización, podemos pensar cómo sumar diversidad en las próximas incorporaciones para que el equipo sea más creativo y talentoso. 

Los equipos diversos mejoran la toma de decisión, suman narrativas que nos vuelven más tolerantes y facilitan la innovación. Si decidimos sumar colectivos vulnerables a la empresa, ¿sabemos con qué diversidad contamos? ¿Habilitamos espacios seguros y de sensibilización para que las personas se expresen, compartan y convivan en la diversidad que ya tenemos en la pyme? Hay organizaciones que se encargan de medir la diversidad, y recién después de este análisis salimos a articular la búsqueda de nuevos perfiles.

Hay muchas, cada vez más, organizaciones que trabajan con la modalidad de empleo con apoyo o de reinserción de distintos colectivos. La mayoría del tercer sector, pero también tenemos empresas y profesionales independientes.

Cuando hablamos de Empleo con Apoyo nos referimos a una metodología pensada y diseñada desde la perspectiva del Paradigma de Autonomía Personal, a un empleo integrado en la comunidad para personas con discapacidad o en riesgo de exclusión social mediante la provisión de los apoyos necesarios dentro y fuera del lugar de trabajo, a lo largo de su vida laboral, que le permiten a la persona estar en igualdad de condiciones que el resto de los trabajadores. El empleo con apoyo nos acompaña en el caso de incorporar una persona con discapacidad, donde muchas veces se definen ajustes razonables para el puesto.

Sin embargo, en general para las personas +45, las personas trans o los que estuvieron en situación de calle, hay encuentros de sensibilización y acompañamiento de las organizaciones, pero no necesariamente con ajustes razonables. En todos los casos se realiza apoyo, seguimiento y se establece una comunicación activa entre el empleador y el equipo externo que acompaña. Esta dinámica es necesaria para que la inclusión sea sostenible en el tiempo.

La gestión de la diversidad no es exclusiva de las grandes empresas. Pongamos en valor a las pymes con medidas integrales que permitan que sigamos siendo los que generamos el 70% del empleo formal o más. Estamos en cada rincón del país, somos un actor clave para alinearnos con políticas que luchen contra la pobreza y la reducción de la desigualdad. Las pymes tenemos la oportunidad de ser agentes de cambio, de comprometernos con la problemática social y aportar a través del empleo, soluciones.

* Empresaria pyme y promotora de la diversidad, inclusión laboral y bienestar. Es embajadora de la Fundación Flor y directora ejecutiva en Viviendas Asistidas, una pyme prestadora de servicios de salud.