3rd de March de 2021
ECONOMIA golpe a los bolsillos
17-01-2021 02:29

La inflación acelera en el inicio de 2021: prevén tasas del 4% en enero

El 4% de diciembre dejó un piso alto para los economistas. La estimación anual va de 45 a 50%. El Central y la polémica: ¿emisión monetaria o puja distributiva?

17-01-2021 02:29

Después del 36,1% de inflación de 2020, pese a la baja de 17 puntos contra el año anterior, las consultoras advierten que se enfrenta un escenario de aceleración de la suba de precios. Para este año los economistas prevén que rondará el 50% y diciembre, con una suba mensual del 4%, dejó un piso alto para el primer trimestre.

En un análisis de Ecolatina en base al cierre del año pasado y los atrasos que dejó la pandemia, los analistas aseguran que la inflación volverá a cobrar fuerza este año. “Hasta dónde llegará dependerá, en parte, de las decisiones del gobierno nacional y de cuán efectivas sean las mismas: cuánto se pospondrán la corrección de desequilibrios para llegar con la economía “andando” al período electoral. Asumiendo que no hay un salto cambiario, pero que la brecha sigue alta, y un ajuste de tarifas que permite no expandir el gasto en subsidios durante este año, la inflación cerraría en torno al 45% en 2021”, plantearon en una de las estimaciones más moderadas del mercado.

Los precios suben por el ascensor.

Los primeros números de enero ya corroboran una cifra cercana al 4% según los economistas de LCG: Su informe de avance muestra que “en la segunda semana de enero la suba de precios de los alimentos promedió 1,1%, desacelerándose 0,1 punto porcentual respecto a la semana anterior”. El índice de alimentos y bebidas presentó una inflación mensual promedio de 4,4% en las últimas cuatro semanas y también 5,4% medida punta a punta (2da semana de enero contra 2da semana de diciembre), remarcó la consultora. “Estos niveles de precios dejan un arrastre para el resto de enero de 4%”, destacaron.

De la misma forma, para ACM  se espera que “en los próximos meses la inflación se mantenga alta en torno al 4% de la inflación debido a factores estacionales como el turismo, combinado con la suba de precios regulados como el combustible, peajes, telefonía y educación que a su vez tendrán impacto de segunda vuelta sobre los alimentos y servicios”. Del otro lado, ponderan ajustes de tarifas que se aplazarán a marzo y “la intención de evitar un salto discreto del tipo de cambio podrían llevar a que la inflación no se acelere drásticamente”.

Esos factores podrían morigerar la aceleración inflacionaria, pero advierten que “el ritmo mensual de devaluación por encima del 3% con la considerable liquidez y la normalización de la demanda de dinero, podrían ponerle un piso a la inflación en torno al 45%”, indica, aunque su escenario para 2021 es del 50% “con posibilidades de ser recalculado hacia la baja si los ajustes de tarifas son reducidos en el primer semestre”.

Coyuntura. Para Economía, la suba del último mes del año tuvo componentes estacionales como el aumento de transporte, por los pasajes para las vacaciones, y de algunos alimentos frescos como la carne. También influyeron subas de medicamentos y prepagas. Ese combo, aseguran, no representa una tendencia sino factores coyunturales.

“Las causas de la inflación son múltiples, pero el fenómeno en sí es monetario.”

Emisión o puja distributiva. Sin embargo, para los economistas, la emisión monetaria fija una base para los aumentos de precios. Esta semana, el Banco Central fue eje de una polémica por un documento que publicó el blog Central de Ideas donde señaló que “la discusión sobre las causas de la inflación suele presentar contrapuntos muy marcados”. Si bien la entidad marcó que “una respuesta definitiva a esta pregunta es en extremo complejo, no sólo en Argentina sino en cualquier país”, en esa búsqueda de causales consideró que “el proceso inflacionario puede ser gatillado por una incompatibilidad en la distribución del ingreso existente, lo que comúnmente se conoce como conflicto distributivo”. Para el blog del Central, “la influencia de los agregados monetarios en la inflación, es menos directa”.

Los precios suben por el ascensor.

El vicepresidente segundo del Banco Central, Jorge Carrera, remarcó ayer la diferencia entre los pronósticos de las consultoras con la inflación registrada en 2020. “Ante esto, surge un dilema. La política económica debe elegir entre convalidar esas expectativas o generar una sobrerreacción de medidas económicas para que los precios retrocedan”, aseguró.

Por su parte, varios economistas cuestionaron la evaluación de la entidad que preside Miguel Pesce y también las explicaciones del Ministerio de Economía sobre la suba de diciembre. “Estamos entrando en un escenario de inflación alta sin un plan antiinflacionario. El ministro insiste en que Argentina reducirá la inflación en 5 puntos respecto de 2020, pero hace apenas dos meses el mismo funcionario dijo que la inflación de octubre sería la más alta del año, y no lo fue”, planteó un análisis de la consultora LCG.

La brecha entre el 29% que estimó el Presupuesto y el 50% que marcaron los economistas en el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Central generan “un nivel de incertidumbre con el que es imposible un normal desenvolvimiento de la economía”, agregó la consultora que dirige Guido Lorenzo.

Para Invecq Consulting, “al cierre de 2020, la velocidad de circulación del dinero volvió a sus estándares normales, y la inflación alcanzó un promedio de 3,7% en el último trimestre”.

“Las causas de la inflación son múltiples, pero el fenómeno en sí es monetario. Sin embargo, el BCRA insiste con que en Argentina el problema es la puja distributiva, los salarios explican la inflación, con ese diagnóstico poco ilusiona lograr bajar la inflación y recuperar el poder de compra de los trabajadores”, agregó LCG.