sábado 03 de diciembre de 2022
ECONOMIA Paritarias

La rama de carne roja adelantará parte de la recomposición salarial

Los porcentajes de febrero y marzo de 2023 pasarán a octubre y diciembre de 2022, respectivamente. ¿Cómo queda establecido el esquema?

25-10-2022 10:08

La Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados, liderada por Alberto José Fantini, acordó adelantar los porcentajes de febrero y marzo de 2023, para octubre y diciembre de 2022, respectivamente. Esta revisión salarial del acuerdo interanual que rige desde abril de 2022 hasta marzo de 2023 para la rama de carne roja permite alcanzar una recomposición del 85% en el término de 10 meses.

De esta manera, queda establecido el siguiente esquema: 10% a partir de abril 2022 hasta mayo 2022, 25% a partir de junio 2022 hasta agosto 2022, 40% para septiembre 2022, 50% octubre 2022, 60% para noviembre 2022, 70% para diciembre 2022 y 80% para enero 2023, acumulando al último valor de marzo 2022 un 85 % de recomposición salarial, indicaron desde la Federación.

Adiós, asado cruel: el consumo de carne en la Argentina es el más bajo en un siglo

De acuerdo a lo informado se confirmó un nueva reunión para la última semana de noviembre 2022 con el objetivo de buscar un acuerdo para un bono de fin de año, como así también una nueva revisión salarial para el mes de enero 2023. “Este acuerdo salarial les permitirá a los trabajadores de la carne paliar la actual situación inflacionaria que estamos atravesando”, afirmó Fantini.

La Federación de la Carne, cuenta con más de 50.000 afiliados distribuidos en más de 70 filiales.

Por qué el precio de la carne no aumentó en los últimos tres meses

Fin de la media res

A partir del 1 de noviembre se dejará de comercializar desde los frigoríficos la media res y la carne saldrá directamente al comercio minorista en trozos que no deberán superar los 32 kilos. Igualmente, no todos los actores de la cadena están satisfechos con la medida. Si bien los exportadores se mostraron a favor por cuestiones sanitarias, los matarifes la critican por la inversión necesaria, las dificultades de distribución y el aumento de los precios por la suba de costos.

Uno de los fundamentos de esta decisión se vincula con el cuidado de la salud de los trabajadores. El argumento utilizado es que no es lógico que una persona deba cargar una res que puede pesar entre los 80 y 120 kilos en sus hombros.

Acerca de cuál sería la influencia en el precio de los cortes bovinos, se precisó que, actualmente, las carnicerías le compran a los frigoríficos medias reses. Pero con el cuarteo, pasarían a comprarles cuartos delanteros, traseros y/o costillares, lo que focalizaría mejor la demanda de sus clientes. Se estima que tendrá un impacto positivo en el precio final, al no tener que trasladar los costos de los cortes que no se venden a los que sí, para evitar pérdidas..
 

RM