martes 22 de junio de 2021
ECONOMIA Ajustar por inflación ¿si o no?
11-11-2020 11:27

Movilidad jubilatoria: la fórmula debe buscar un equilibrio entre lo ideal y lo viable

Proponer una variable altamente inestable y explosiva como la inflación, no sólo que no ha dado los resultados esperados en el pasado, sino que nada asegura que los dará en el futuro.

11-11-2020 11:27

El Gobierno nacional dejó trascender la propuesta de movilidad jubilatoria que enviará al Congreso para su discusión. Podría decirse que es un retorno a la fórmula de 2008 donde los salarios y la recaudación de ANSES serán las variables que definirán los aumentos a partir de marzo 2021.

Los incrementos serían semestrales (marzo y septiembre) y tendrán en cuenta el 50% de la variación de la remuneración imponible de los trabajadores estables (RIPTE) y el 50% de la variación de los recursos tributarios de ANSES por beneficio. Al igual que en 2008, el cálculo contempla un tope en función de los recursos totales anuales (multiplicado por 1,03).

Que los aumentos se relacionen con los salarios no genera controversias. De hecho, la propia lógica de un sistema de reparto implica que son los trabajadores quienes, a través de sus remuneraciones financian a los jubilados actuales bajo la promesa de que serán los trabajadores del mañana quienes los financiarán a ellos cuando se jubilen.

Este contrato intergeneracional vía salarios destaca la relevancia que tienen las remuneraciones en el proceso.

 

Jubilaciones: el proyecto del Gobierno busca que ajusten por salarios y recaudación

Pero el sistema jubilatorio argentino tiene sus particularidades, y el financiamiento no solamente proviene de los salarios (en blanco, por cierto), sino que parte de los ingresos de ANSES provienen de impuestos y otras contribuciones que financian beneficios contributivos y no contributivos.

Entonces la lógica de que los recursos que también forman parte del sistema de reparto entren en juego en la fórmula de movilidad encuentra sustento. Sin embargo, es acá donde empiezan a alzarse voces en contra y los desertores de la inclusión de los recursos proponen considerar la inflación en el cálculo ¿Bajo qué argumentos? Principalmente la experiencia internacional y la previsibilidad. Veamos cada uno.

Es cierto que gran parte de los sistemas previsionales mundiales actualizan las jubilaciones con el índice de precios, pero también es cierto que no nos acercamos ni un poco a la inflación de dichos países y que si hoy se plantea esta regla es imposible pagarla. Entonces ¿por qué proponer un cálculo que no se pueda sostener?

 

"Para que la fórmula no fracase es vital garantizar que las políticas tributarias no generarán distorsiones que puedan afectar la movilidad", Dra. Vanesa D´Elia.

 

Para ponerlo en números, la fórmula suspendida acumulaba hasta septiembre 35,9%, y la inflación de este año acumula 22,3% a septiembre ¿Cómo afrontar aumentos aún mayores durante 2020 en el actual contexto de cuentas públicas en rojo? La fórmula debe balancear los objetivos de mantener la suficiencia de las prestaciones y la sostenibilidad financiera del sistema, es decir, buscar un equilibrio entre lo ideal (pero inviable) y lo viable (menos deseable).

Por su parte, darle previsibilidad a las jubilaciones no es discutible, sin embargo, la previsibilidad no exige que necesariamente los haberes deban ajustarse por inflación, sino que se muevan con una regla. Proponer una variable altamente inestable y explosiva como la inflación, no sólo que no ha dado los resultados esperados en el pasado, sino que nada asegura que los dará en el futuro.

Pero atentos, la inclusión de la recaudación en el cálculo exige responsabilidad. Garantizar que las políticas tributarias no generarán distorsiones que puedan afectar la movilidad es vital para que la fórmula no fracase.

Si se pretende que la movilidad solucione todos los problemas del sistema previsional no se llegará muy lejos en el debate parlamentario.

Jubilaciones suficientes y que puedan pagarse es el objetivo. Buscar que el contrato intergeneracional no se rompa es el desafío.

 

Las opiniones expresadas son personales y no necesariamente representan la opinión de la UCEMA.

Dra. en Economía, Profesora de Economía, UCEMA