sábado 25 de septiembre de 2021
ECONOMIA Proyecto oficial
10-11-2020 12:40
10-11-2020 12:40

Advierten que el cambio en la movilidad jubilatoria busca un mayor ahorro fiscal

Para algunos de los especialistas consultados, “claramente el objetivo es atenuar el ajuste de las jubilaciones”.

10-11-2020 12:40

Tras el anuncio de los cambios que promueve el Gobierno para la fórmula de actualización de las jubilaciones, algunos analistas advirtieron que lo que se busca es justamente generar ahorro fiscal por el lado del sector previsional, como una forma de cumplir con los objetivos de mejora la reducción del desequilibrio presupuestario que se piensa acordar con el Fondo Monetario Internacional.

Horas antes del arribo de una nueva misión del organismo multilateral a Buenos Aires, el Ministerio de Economía anunció el nuevo esquema de actualización de las jubilaciones que se enviará para su debate en el Congreso, en el cual se descarta la fórmula vigente pero que ya no se aplica de ajuste en función de la inflación y se promueve incrementos semestrales en función de la evolución de los salarios y la recaudación fiscal.

“Una fórmula atada a la inflación no es deseable en la Argentina, porque los ingresos de las jubiladas y los jubilados han perdido poder adquisitivo y el objetivo político es recomponer esos ingresos”, explicó el Ministerio de Economía por medio de un comunicado difundido en las últimas horas.

Sin embargo, para diversos especialistas en temas previsionales, lo que busca el Gobierno es generar “mayor ahorro fiscal” con las jubilaciones.

Jubilaciones: el proyecto del Gobierno busca que ajusten por salarios y recaudación

En ese sentido, el consultor y especialista, Raúl Ochoa, recalcó que “claramente el objetivo es atenuar el ajuste de las jubilaciones”.

“En realidad lo que se trata con la nueva fórmula es de achatar la evolución de los haberes. Claramente los salarios están por debajo de la inflación, muy atrasados, la generación de empleo está muy caída, sin perspectivas de mejoras en el corto o mediano plazo y la inflación se está acelerando de cara al próximo año”, recalcó Ochoa.

En ese sentido, apuntó que “con ese panorama lo que se hace es aplanar la curva ascendente que podrían tener los haberes jubilatorios”.

La fórmula que promueve el Gobierno ahora es la misma que se implementó desde 2008 hasta 2015, período en el cual la evolución de las jubilaciones estuvo en cierta sintonía con la inflación, pero hay que considerar que en ese período fue la época “negra” del Indec y las tarifas estaban totalmente congeladas, con lo cual, se registraba una gran distorsión de precios.

Además, entre 2002 y 2006 el Estado se llenó de juicios porque no se respetó la movilidad jubilatoria, situación que cambió en 2008 cuando la Corte Suprema resolvió a favor de los jubilados y terminó por implementar la fórmula que ahora se busca reeditar.

Durante el gobierno de Mauricio Macri se sancionó la ley de Reparación Histórica de los jubilados y después, al ver el creciente peso del sector previsonal sobre el gasto público se cambió la fórmula por el ajuste en función de la inflación, lo que provocó el estallido de diciembre de 2017, cuando hubo una verdadera batalla campal en la Plaza de los Congresos.

Cómo fue la jornada de violentos incidentes con heridos y detenidos en diciembre de 2017 por la reforma previsional. 

Cuando se impulsó ese cambio, el Ejecutivo de la gestión anterior estimaba que la inflación bajaría drásticamente, aunque finalmente sucedió todo lo contrario con la crisis que se desató a partir de fines de abril de 2018.

En ese sentido, Jorge Colina, director de Idesa, recalcó que “el problema en aquel momento era que se buscaba reducir el déficit con ajuste por inflación hacia atrás en las jubilaciones, lo cual provocó cada vez mayor incidencia en el Presupuesto”.

“El cálculo que se propone ahora es el que estuvo vigente hasta 2016. Pero el problema es que la fórmula que se aplica para la movilidad es poco trasparente”, enfatizó Colina.

Sobre el cambio que se promueve ahora, el especialista recalcó que “el ajuste se haría cada seis meses y quizás eso es bastante tiempo en momentos de elevada inflación como la que venimos padeciendo en estos últimos años”.

“Entonces, el problema de la nueva fórmula es que, por un lado, hay un tope que implica la recaudación. Por otro lado, está el tema del periodo del incremento cada seis meses y lo que puedan perder los jubilados allí por la inflación y por último, el cálculo es poco trasparente”, concluyó.

Por su parte, la abogada especialista en el área previsional, Andrea Falcone, puntualizó que “se introduce la variable recaudación para pagar menos”.

“Si la fórmula es mitad variación de salarios y mitad recaudación es con el único objetivo de reducir los aumentos”, concluyó la especialista.

LR