lunes 03 de octubre de 2022
ECONOMIA Análisis IDESA

Un informe privado analiza cuál es el costo de mantener el programa Ahora 12

La principal característica que hace atractivo a este plan para los consumidores es la baja tasa de interés que se cobra (se estableció como tope una TNA del 25% anual, comparado con valores cercanos al 50% en bancos privados).

04-02-2022 09:55

A partir del 1 de febrero y hasta el 30 de junio el Gobierno renovó el plan Ahora 12 aunque con algunos cambios, entre ellos la eliminación de las 30 cuotas (por su bajo uso). Además, se corrigieron las tasas que llegan hasta el 31% para los programas hasta 12 cuotas y 36% para los programas de 18 y 24 cuotas, en línea con el rebrote de la inflación y la suba de tasas por parte del BCRA.

Además, entre las modificaciones a la modalidad anterior se suman los incrementos de los topes de las operaciones alcanzadas por el programa en el caso de las motos, que pasó de $250.000 a $300.000, y de anteojos y lentes de contacto, de $15.000 a 20.000 pesos.

Ahora 12: extienden el programa de cuotas hasta el 30 de junio de 2022

Este plan busca impulsar el consumo; sin embargo, con una inflación del 50,9% como la registrada a lo largo de 2021, el consumidor obtiene un subsidio interesante al financiarse con uno de estos planes. Así, por efecto de la inflación, en un año el subsidio puede llegar al 19% del valor del producto financiado.

El Estado no participa en el financiamiento directo del programa, pero actúa a través de la Secretaría de Comercio como negociador entre diversos actores: comercios, tarjetas de crédito y bancos.

Patricio Canalis, Economista de IDESA al analizar si el programa cumple con su objetivo explicó: "Aunque logró sostener el consumo, desde su implementación en 2014 y especialmente durante la pandemia, no es la manera más eficiente de hacerlo. Hay alternativas capaces de lograrlo con menores costos".

En 2021, el uso de las tarjetas de crédito y débito creció más del 45%

Y agregó que "según datos de dic-21, los rubros con mayor participación en las ventas fueron indumentaria (29%) y electrodomésticos (26%). Puntualmente estos dos sectores se encuentran hoy en día artificialmente caros debido a intervenciones del gobierno como licencias no automáticas y aranceles a las importaciones. Se busca compensar una restricción con otra restricción, cuando lo sano en este caso sería eliminar la primera. Sin dudas el consumo global sería mayor si tecnología y vestimenta tuviesen otra estructura y nivel de precios".

Algunos efectos colaterales del Ahora 12

Canalis puntalizó como efectos colaterales del plan Ahora 12 un menor desarrollo del crédito y en la regresividad. 

  • Menor desarrollo del crédito: la tasa real que recibe el banco termina siendo negativa. "Sin la coerción del gobierno, ningún banco desearía colocar sus fondos en esos rendimientos. La represión financiera no lleva a otra cosa que a que cada vez el volumen de crédito sea menor. Esto explica, a su vez por qué los plazos fijos y otras colocaciones bancarias no pagan lo que deberían", explicó Canalis.
  • Regresividad: debido a que el plan no discrimina según ingresos de los hogares (es decir, lo puede tomar tanto un hogar pobre como uno de ingresos altos), pueden darse situaciones en las que un hogar clase alta financie el consumo de bienes de lujo en 30 cuotas subsidiadas. "Y no es la excepción, sino que es lo habitual: los hogares más pudientes están más bancarizados y a su vez tienen límites más altos en sus tarjetas", aseguró Canalis.

El objetivo de un plan que no tiene lógica

Desde IDESA, Patricio Canalis desmenuzó la realidad del plan Ahora 12 y entre otras cosas explicó que "el objetivo declarado del plan no tiene lógica. Con una inflación esperada del 53,9% para 2022, querer promover el consumo puede llegar a resultar contraproducente".

Ahora 12: por qué no incluye celulares y cómo se financia

 

En segundo lugar, indicó que "los efectos colaterales deberían ser ponderados. Los pobres, además de seguir con necesidades básicas de consumo postergadas, sufrirán las consecuencias de la aceleración de la inflación y la exclusión del mercado de crédito".

Para el economista "la etapa populista de estímulo al crecimiento de la actividad con aumentos nominales de salarios y créditos al consumo está agotada desde hace más de una década". 

Y finalmente recordó que para salir del estancamiento hay que atacar la inflación reordenando el sector público." Sobre la base de un contexto de estabilidad se podrán construir reglas de juego que induzcan a empresas y trabajadores a asignar esfuerzos e innovación para elevar la productividad. Esta es la vía genuina para estimular la producción y el consumo de manera sustentable", concluyó. 

LR