miércoles 22 de enero de 2020 | Suscribite
EDUCACIóN / Escuela de Comunicación
miércoles 2 octubre, 2019

Miguel Ángel Pichetto: "Ahora aparecen todos, Zaffaroni, las Madres de Plaza de Mayo, volvieron todos"

El senador peronista criticó a "los energúmenos de la izquierda kirchnerista" y anticipó "tensiones" entre Alberto y Cristina. Pero se desmarcó del oficialismo: "Yo no goberné ni estuve en el Gobierno".

El Senador Miguel Angel Pichetto es entrevistado por alumnos de la escuela de periodismo de Editorial Perfil. Foto: Obregon Juan jose
miércoles 2 octubre, 2019

Miguel Ángel Pichetto visitó la Escuela de Comunicación para participar del Ciclo de Entrevistas de Perfil Educación. El senador peronista anticipó "un escenario de tensiones" en la relación entre Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner y cuestionó a los representantes del kichnerismo que proponen reformar la Constitución o crear una Conadep para periodistas. A la vez que puso en duda la capacidad del candidato del Frente de Todos para "conducir el barco de una fuerza política de sectores con visiones ideológicas enfrentadas".

El candidato a vicepresidente por Juntos por el Cambio también dijo que Mauricio Macri  "intentó bajar el nivel de pobreza, pero no pudo". Y se desmarcó de la gestión del oficialismo: "Yo no goberné ni estuve en el Gobierno", aseguró Pichetto frente a los estudiantes de Periodismo del instituto terciario creado en Editorial Perfil.

Usted forma parte del peronismo y hay una figura clave para los próximos tiempos que usted conoce: ¿quién es Alberto Fernández?
—Puedo analizarlo desde lo político. Napoleón decía que más allá de su formación militar, los generales debían tener suerte. Alberto ha tenido fortuna, ha estado en el momento oportuno, la expresidenta lo ha elegido. Vamos a ver cómo se desarrollan los acontecimientos en términos de relaciones de poder dentro de esa fuerza política que es el Frente de Todos. Yo no hago valoraciones en demérito de su formación, diría que puede estar preparado para el cargo. Lo que digo es que hay que ver si puede conducir el barco de una fuerza política de sectores con visiones ideológicas enfrentadas. No es lo mismo la mirada de algunos gobernadores, de algunos sectores del peronismo del centro nacional, con las visiones más radicalizadas de los sectores juveniles, de la Cámpora y de los sectores de izquierda que también están dentro de esa estructura y de esa fuerza. Y con la presencia central de la figura de la ex presidenta, que fue la que diseñó esta fuerza política y la que eligió el candidato a presidente, una anomalía. Cristina Fernández es una figura con mucho poder, no creo que toque la campanita en el Senado. Imagino un escenario de tensiones.

—¿El resultado de las elecciones en Mendoza es un espaldarazo para Cambiemos o el principio del radicalismo por fuera de Juntos por el Cambio?
—Ganó Cambiemos con un perfil de gobierno radical. Pero es un dato significativo porque hace poco tiempo perdimos la primaria y esto quiere decir que hay un proceso donde la sociedad está repensando su voto. Ahora hay que dejarlos hablar, cuando uno escucha al señor Horacio González, un intelectual de Carta Abierta, que dice que la vicepresidenta no puede tocar la campanita en el Senado, que tiene que cumplir un rol mucho más preponderante, que hay que definir el gobierno con ella y todo hay que consultarlo con ella, está diciendo que el poder lo tiene ella. Ahora aparecen todos, (Eugenio) Zaffaroni, las Madres de Plaza de Mayo, volvieron todos. Hablan de reforma de la Constitución, se dan todos los gustos los muchachos. Dicen cualquier pavada. Apareció (Juan) Grabois y habló de una reforma agraria como en Cuba, bárbaro. Hay que dejarlos hablar porque esto es lo que viene. Nadie puede decir que no les están avisando lo que viene. Y esto también está haciendo repensar el voto en la clase media, en muchos sectores que se preocupan cuando aparecen estos energúmenos de la izquierda kirchnerista y empiezan a hablar como si estuvieran en el poder. Viene el kirchnerismo con todas las taras y con toda la obsesión por los medios y los periodistas. La señora Gisela Marziotta, candidata a vicejefa de la Ciudad de Buenos Aires, que acompaña a (Matías) Lammens, avaló hace unos días la formación de una Conadep para periodistas. Después como dicen cosas tan brutales y tan estúpidas, se corrigen y dicen que no es para tanto. Lo están diciendo ellos, hay que escuchar con detenimiento porque configuran verdaderos riesgos al sistema democrático.

Cuando Mauricio Macri asumió su mandato dijo que quería que lo juzguen por el índice de pobreza. El Indec dio a conocer un índice de 34.7 % ¿Cómo debemos juzgar a Macri?
—Como alguien que intentó bajar el índice de pobreza y no pudo. La estructura de la pobreza en los últimos veinte años se mantiene en un promedio del 30%. Esto tiene que ver con problemas estructurales de la Argentina que vienen desde la dictadura donde empieza la decadencia del país. El problema fue no haber consolidado un proyecto de desarrollo, fundamentalmente uno industrial de generación de empleo. Nuestro país no ha sido competitivo en muchos rubros y muchas de las empresas que funcionan en el sistema industrial terminan cerrando o fracasando. Esta ha sido una de las causas que tienen que ver con la pobreza, la falta de empleo, la asistencia del Estado. Elementos que hoy están en crisis y hay que abordar para resolverlos.

¿Qué hizo mal el Presidente? ¿Qué autocritica se puede hacer desde el Gobierno?
—En primer lugar, quiero decir que yo no goberné ni estuve en el Gobierno. He estado en una oposición moderada desde la cual se construyeron consensos para un oficialismo de minoría que no tenía control del Congreso. El Presidente reconoce que debió haber abordado la estructura del gasto público desde el primer minuto de su gestión. Debería haber sincerado la realidad económica que recibía, un país con un gasto y un déficit fiscal fenomenal que se resolvía con emisión monetaria. Macri trato de paliar la situación con endeudamiento y gradualismo y se equivocó. Un país que gasta el 75% de su presupuesto en seguridad social no es viable en el mediano plazo. Los planes sociales no pueden ser para toda la vida, tienen que durar un año, desde el momento traumático de la pérdida del empleo hasta la obtención de uno nuevo. Hay que volver a la cultura del trabajo.

—Si una persona no tiene posibilidad de conseguir un trabajo, ¿cómo hace para no caer en la ayuda social?
—Hace poco ingresaron a la Argentina 400.000 venezolanos y están todos trabajando. ¿Cómo puede ser que personas que no conocían ni las calles de Buenos Aires tienen trabajo y los argentinos reciben planes sociales? Algo no esta bien. En Argentina la pobreza está estratificada en 30% o 35%. A muchos les gusta que haya pobres porque lucran con esa situación. Nuestro país es muy generoso, viene gente que empieza como vendedor ambulante y después vende droga. En la Villa 11-14 fue tomada con un dron una imagen aberrante, había dos colas, una para comprar marihuana y otra para adquirir cocaína. Después entró la Gendarmería, la verdad habría que dinamitar todo, que vuele todo por el aire.       

Por Candela Civitareale, Paz Gromada, Vanesa León y Carla Villalba
(Alumnas de Primer Año de la Escuela de Comunicación de Editorial Perfil)

Producción: José Bertoldi (Alumno de Segundo Año - Escuela de Comunicación)

 


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4882

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.