ELESPIA
Pasado en presente

Cómo era en su esplendor el dúplex de Amalita Fortabat que cuesta US$ 12 millones

De la opulencia que le imprimió a su dúplex hoy quedan solo paredes blancas y muchas historias. Con su venta se cierra también un ciclo.

fortabatDuplex2024
Amalita Fortabat en la terraza con piscina que "techó",y como está en la actualidad. | CEDOC PERFIL

Con todas las paredes blancas, el dúplex donde vivió Amalita Fortabat está irreconocible y sin rastros de su otrora opulencia. Las fotos que anunciaron su venta por doce millones de dólares transmiten incluso el cierre de un ciclo. Uno donde siquiera ya no existen empresarias como ella.  Una mujer que –con sus matices por supuesto–motorizaba, por caso, actividades filantrópicas múltiples que hoy no tienen un referente similar a Amalita. Y en un punto parece demasiado sutil el sentido patriótico de los empresarios actuales en relación con el que ella declamaba.

fortabatDuplex2024
Hoy paredes blancas, en otro momento, Amalita Fortabat lo decoró con color y dorado.

El dúplex cuyos ventanales otean al Jardín Japonés y el Río de la Plata, durante varios agostos, definía quienes eran importantes en el círculo de poder, uno que nada tenía que ver –ya entonces– con el número de apellidos en el documento, o con algún linaje patricio. Los 15 de agosto Amalita Fortabat celebraba su cumpleaños y la doble puerta de ingreso al edificio era un alfombra que combinaba familiares, amigos, políticos, empresarios y alguna figura del espectáculo. Y en un horario determinado, ella bajaba para decir alguna frase de ocasión y posar. Tal como hace Mirtha Legrand desde que se mudó a una cuadra de la empresaria.

¿Cómo es la mansión de Amalita de Punta del Este que demolerá si no se vende?

Esto no les gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

En la época donde abrir las puertas de una casa era más la norma que la excepción, Amalita Fortabat siguió esa tendencia. Y es de donde se registraron fotos como las que se muestran en este artículo. La foto con el Turner no podía faltar aunque luego no se publicara. En 1980, en Nueva York, la compra de “Julieta y su enfermera” (de William Turner) por US$ 7.040.000 de dólares marcó un récord para la casa de subastas Sotheby’s.

fortabatDuplex2024
Ayer y hoy, Amalita Forbatat (izquierda) en el salón que hoy exhibe mobiliario a modo de trastos.

En muchos de los espacios que se muestran en el anuncio de venta del dúplex, fueron los que ella habilitaba para las fotos. De hecho, en una de las últimas producciones que hizo, posó en salones cuyas paredes –hoy de color blanco– estaban pintados siguiendo el color dominante de los cuadros colgados. Y también en la terraza con piscina que durante unos años, ella hizo rediseñar y cubrir con paneles traslúcidos, columnas y porcelanato. Años después, su hija Inés Lafuente cambió su aspecto y hoy se ve como una terraza propiamente dicha.

El penthouse de Manhattan que Amalita vendió en US$ 20 millones.

En esas producciones de fotos que solían durar varias horas y que se hacían con dos fotógrafos y asistentes, había situaciones que daban cuenta de por qué Amalita Fortabat tenía un plus con respecto a sus pares de entonces. A la mayoría de los personajes poderosos –no importa su sexo–, la cámara los intimida.

fortabatDuplex2024
La terraza en la actualidad, y Amalita posa en ese mismo espacio que ella hizo "techar" y redecorar.

Una vez, una publicación de Perfil, necesitaba una imagen de una Amalita donde el personaje empresario estuviera por detrás. Y se logró de manera fortuita. Uno de los dos fotógrafos –de iniciales M.G.–, al ingresar con ella a la terraza donde está la piscina, soltó: “¡Qué tapera!”.  A la carcajada espontánea de Amalita por la expresión lunfarda, le siguió una conversación relajada y la foto buscada se consiguió.

fortabatDuplex2024

A una periodista –también de editorial Perfil– que la entrevistó  en la época de la campaña presidencial de Carlos Menem –que ella apoyaba–, Amalita le contó con ese tono con el que se relatan cuestiones domésticas, que Bárbara Bengolea –su nieta mayor y ya casada entonces– le decía: "¡Mema, qué caro está el café!"; entonces ella se lo escondía cuando la visitaba porque "Bárbara es medio codito" (SIC).  En otra oportunidad, como sucede algunas veces con todo entrevistado, ella no parecía tener ganas de una entrevista extensa. Sin embargo, Amalita posó perfecta y sorprendió al periodista –de revista Noticias– al decirle, primero un halago a sus ojos claros, y acto seguido: “¿Usted sabe que yo escribo poesía? ¿Quiere que le lea una?”.

fortabatDuplex2024
Amalita con dos de sus cinco Warhol posa en ese sector donde las puertas ya no tienen dorado alguno.

La venta de este dúplex porteño se suma a la del penthouse que Amalita Fortabat tenía en  Nueva York frente al Central Park , y la mansión –de un estilo arquitectónico ya pasado de moda– que tenía en Rincón del Indio –en Punta del Este– y que hacía un par décadas la familia no usaba, y ella tampoco.

 

 

Gi