ESPECTACULOS
‘Oh, Dios mío’

Cuando la ciencia y la fe se confrontan

2023_02_24_lili_popovich_juan_pagliere_gzaprensadanielfranco_g
Cruce. Los actores Lili Popovich y Juan Pagliere llevan a cabo un choque de ideas conducido por Carlos Kaspar y adaptando la obra de Anat Goz. La adaptación es de Juan Freund. Es una comedia que decide enfrentar ideas entre la religión y la psicología, de una manera particular. | GZA. PRENSA DANIEL FRANCO

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; macho y hembra los creó.” 

Génesis 1:27

Desde muy chico iba a la iglesia. Mi familia es protestante, de la Iglesia Evangélica Alemana del Río de la Plata. Mi abuelo paterno llegó a dirigir un coro de bronces en la iglesia, donde mi padre y mi madre se casaron. Y yo, además de ser bautizado, me confirmé en una iglesia de Florida en Vicente López, donde unos años después formé mi primer grupo de teatro. Durante toda mi infancia y la adolescencia participé activamente en la Congregación. Pero el vínculo que nosotros teníamos con la iglesia era más social que religioso. Hasta mis 10 años de edad, íbamos casi todos los domingos al culto. Pero después, por diversas razones, dejamos de ir tan seguido los domingos, salvo por algún casamiento, bautismo o festividad de la congregación. 

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

A los 24 años, egresé como psicólogo de la UBA y prácticamente no volví más a la iglesia. 

Siempre tuve una relación muy particular con Dios. Soy creyente. Y creo que cada individuo tiene una relación muy personal y única con Dios. No creo en las instituciones religiosas. Considero que la fe es un acto individual, único e irrepetible. Y así también lo es la representación o la imagen de Dios que cada uno tiene. No me refiero solo al cristianismo, también considero que sucede lo mismo con las otras religiones como el judaísmo, el islam, el budismo, etc. 

Cuando leí Oh, Dios mío, esta maravillosa obra escrita por Anat Gov, quedé fascinado. La obra plantea muchos de los interrogantes que más de una vez nos hemos preguntado acerca de la existencia de Dios, seamos creyentes o no, de cómo nos enojamos con él, cómo lo adoramos, le rogamos, lo insultamos, lo negamos, etc. 

Una psicóloga agnóstica, que alguna vez, en el pasado, creyó en Dios y que tiene un hijo autista, es consultada por un paciente desconocido que le solicita una sesión de urgencia y se hace llamar Señor D. Cuando finalmente se presenta a la terapia, devela el misterio de su nombre dándose a conocer como el mismo Dios. A partir de ese momento la acción nos hace pasar por un mar de emociones que van desde el desconcierto, la angustia, el desconsuelo, el llanto, la risa, hasta la soledad, la ira, la alegría, el dolor, el amor y la furia… Y es en ese devenir emocional, donde la fe y la ciencia se cruzan, que aparecen esas preguntas que tantas veces nos hacemos: ¿existe Dios realmente? ¿Ve todo lo que hacemos? ¿Por qué si es el Dios del amor y la misericordia nos castiga y nos hace sufrir? ¿Por qué existen las guerras, el hambre, el dolor, el sufrimiento? ¿Es realmente el Dios de la compasión o es un niño caprichoso, envidioso y perverso que se divierte con la humanidad a su antojo? ¿Puede llegar a provocar otro Diluvio o borrar a la humanidad de un plumazo?

Todos estos interrogantes aparecen planteados en esta sesión de terapia tan especial donde Ela, la psicóloga, interpretada por Lili Popovich, tendrá solo 60 minutos para salvar al mundo de un Dios, interpretado por Juan Pagliere, que está confundido, angustiado, cansado y que, por momentos, siente el deseo de morir.... ¿Qué le pasa a este Dios todopoderoso que ahora está en el diván a la espera de poder descubrir lo que le está sucediendo? Anat Gov nos plantea un Dios humano, mundano, donde finalmente nos preguntamos: ¿fue el hombre hecho a imagen y semejanza de Dios? ¿O es el hombre que se creó una imagen de Dios de acuerdo a su conveniencia? ¿Cuál es la diferencia entre lo humano y lo divino? ¿Dónde está el límite? ¿Cuál es el verdadero poder de Dios? ¿Cuál es el verdadero poder del hombre? ¿Es posible que la humanidad cambie? 

Oh Dios mío se presenta a partir del 18 de febrero todos los domingos a las 20.30 en el teatro Nun, Velazco 419, Villa Crespo.

*Director de Oh Dios mío.