viernes 07 de mayo de 2021
ESPECTACULOS Lo nuevo de Netflix
07-10-2020 03:25

Darren Star, el creador de "Sex and the city" ahora está detrás de "Emily in Paris"

Dos de la series más exitosas de Darren Star tuvieron locaciones glamorosas: Beverly Hills y Nueva York. Y ahora lleva París, a la protagonista de su nueva serie en Netflix. Y como para este director el vestuario de las actrices es clave, para vestir a Lily Collins llevó a la misma profesional que vistió a las mujeres de "Sex and the city".

07-10-2020 03:25

Los Angeles, Nueva York y ahora París. Darren Star es quien está detrás de "Emily in Paris", uno de los recientes lanzamientos de Netflix. Así como Beverly Hills y Nueva York fueron los escenarios de sus dos exitosas producciones televisivas -"Beverly Hills 902120" y "Sex and the city"-, ahora la capital francesa es su nueva locación. Y quizá ahí resida unos de los atractivos de esta serie que protagoniza Lily Collins, actriz y además hija del músico Phil Collins.

París ya estuvo presente en esas dos series de Darren Star. En "Beverly Hills 90210",  Brenda (Shannen Doherty) pasa un verano en París, aunque los sets se recrearon en Los Angeles. Y en la última temporada de "Sex and the City", Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker) se muda a París con su novio (Mikhail Baryshnikov). “A mí París me shockeó a los 19 años, cuando vine como mochilero en mi primer viaje a Europa,” relató Darren Star en uno de los reportajes que dio por el lanzamiento de la seire. "Es de esas ciudades que supera todas tus expectativas y más. (…) Filmar en la Ópera de París, tener ese lugar para nosotros disponible toda una noche, fue increíble. Pensar que lo ponés en el guión y te preguntás: ‘¿Cómo voy a conseguir suplantar ese lugar con una escenografía?’ Y después no hizo falta, filmamos ahí.”

lilyCollins2020
Lily Collins en el backstage de las grabaciones de "Emily in Paris" frente a la silla del director, Darren Star.

Como sucedió en "Sex and the City", Darren Star también llevó como responsable de vestuario a Patricia Field, y eso hace de cada aparición de la protagonista, un desfile de pies a cabeza. Lo que sucede alrededor de ella es, en principio, una sucesión de lugares comunes respecto lo que se supone es el carácter de un parisino ante una extranjera  que llega a París a aportar modernidad a una empresa de marketing para productos de lujo. El entorno, París exhibido como en una publicidad de turismo, es algo que se “agradece” en medio de una realidad que hoy no puede prescindir del barbijo, la distancia social preventiva, y el alcohol en gel. En “Emily in Paris” el coronavirus no existe y el riesgo máximo de la protagonista es que Instagram le bloquee sus posteos por 24 horas. O perder el celular. Hasta el vacío que podría provocarle su novio al abandonarla en el segundo capítulo lo ocupa al toque un vecino fachero, y al que le usa la ducha.

Si los memes son un sello de éxito televisivo, Darren Star ya sumó uno más en su exitosa carrera de treinta años . A las críticas por la imagen soberbia que brinda de los parisinos, las trivialidades cotidianas de Emily (Lily Collins) generaron memes de todo tipo. Y aunque no todas las series tiene porque ser un alegato contra la injusticia, la violencia y demás, Darren Star no suscribe a que "Emily in Paris" se la catalogue como una “fantasía”. En una de las entrevistas que dio apuntó: “No creo que sea exacto describir la serie de esa manera. Lo que le pasa a Emily es ‘suerte’. París puede ser hermoso (…) Emily usa ropa que no sabemos dónde la consiguió (son todos looks con marcas como Chanel, Burberry, Vivienne Westwood y más ); conoce un vecino lindo a minutos de ocupar su departamento parisino…Pero si los desafíos y problemas que enfrenta, no lograran identificación alguna con el público, el programa no va a funcionar.”

Netflix es una de las marcas que se usan los hackers para realizar ciberestafas

En las series de Darren Star el vestuario ocupa una centralidad en todas sus producciones. “Es algo que aprendí de Aaron Spelling (el mítico productor de televisión de Estados Unidos). Recuerdo que cuando él y sus amigos miraron uno de los primeros capítulos de 'Beverly Hills 90210' (que Spelling produjo) criticaron el vestuario de los actores, mientras yo estaba preocupado por sus actuaciones y no le prestaba atención a la ropa. Ahí comprendí lo mucho que el vestuario aporta a los personajes, sobre todo en las comedias románticas.” Sea por todo lo que menciona Darren Star, sumado el atractivo visual de París y al sello que llevan sus producciones, la serie no pasa desapercibida. “Creo que este programa es una comedia romántica”, explicó Darren. “Y tradicionalmente Hollywood, nos da un escape con las comedias románticas.” Por tal, "Emily in Paris" es eso, un escape.

EI / DS