martes 03 de agosto de 2021
ESPECTACULOS
21-08-2020 20:45

DC Fandome, la convención virtual que jaquea a la Comic Con

DC, la empresa creadora de Batman, Superman y Mujer Maravilla se enfrenta a la convención más famosa del planeta con un evento que empieza hoy y tendrá otra edición en septiembre. Habrá lanzamientos de películas y anuncios gamers.

21-08-2020 20:45

Hay que empezar por lo básico: San Diego Comic Con fue un fiasco. Al menos si se piensa en la convención más famosa del planeta y en su función como marketing, con el hecho de ser un evento de resonancia mundial generador de tendencias y de lanzamientos que marcan calendarios. Pero las grandes compañías le dieron sino la espalda, al menos poco y nada de sus grandes lanzamientos (The Boys fue la clara serie ganadora, de Amazon, pero las charlas y videos del evento nunca fueron más allá del millón de visualizaciones dejando claro el radio de acción). DC, parte de Warner y hoy propiedad de AT&T, sabía lo que hacía al decirle que no a San Diego Comic Con: el gigante, el padre de los superhéroes, estaba craneando y produciendo DC Fandome, una convención virtual global que se dividirá en dos fechas (la primera es mañana desde las 14 en el sitio oficial de Fandome y las segunda es el 12 de septiembre) y que será, antes que nada, la plataforma de lanzamiento de varios productos, sobre todo películas. Pero DC Fandome parece poner en jaque y en evidencia varias cosas.

Por un lado, el modelo Comic Con tiembla. Primer jaque. ¿Qué pasa si como DC, tanto Marvel, Netflix o Amazon, y así la lista, deciden salirse del grillete del evento masivo ya confirmado (de San Diego Comic Con para abajo) y entienden que en lugar de pelear entre sí -ya bastante de eso hacen buscando suscriptores para sus plataformas- podían al menos establecer una distancia a la hora de promocionar sus lanzamientos (similar a como funcionaban los estrenos enormes de cine, que se pisaban apenas la cola a la hora de estrenarse)? Es una pregunta que si bien puede esfumarse cuando la pandemia finalice, quizás sí es una pista hacia una “independencia” radical: las corporaciones incluso produciendo sus propios eventos de marketing. El fin de la tercerización. Lo cierto es que el escenario indica algo de eso.

 

Flash

DC decidió hacer la suya, decidió apostar a un modelo de empresa, cerrado, con su propia producción, que no genera sinergia con, por ejemplo, San Diego Comic Con. Y eso que cualquiera de muchos de los lanzamientos que van a anunciar se hubieran robado la convención considerando que Marvel llevó poco y nada (dos shows documentales de Disney +, que llega aquí el 17 de noviembre y que parece ser lo único que Disney hizo por sus fans en meses y meses de espera de alguna otra cosa que novedades sobre el estreno de Black Widow o de Mulan, que irá directo online, al final). Puede sea una medida temporal, una medida parcial, pero recientes sacudones en la industria generados por DC han puesto en duda algunos modelos. Y ahí aparece otro de los jaques.

 

¡Santos sacudones, Batman!

DC, como empresa creadora de Batman, Superman y Mujer Maravilla, y sus cómics y más satélites, ha recibido un sacudón en estos días. Una serie de masivos despidos que se han convertido en el peor proceso de reorganización de la empresa en años (todo generado por su adquisición por AT&T, que ha replicado el modelo de despidos masivos que sí hicieron noticia a Disney y Fox, y otros grandes conglomerados del entretenimiento). Pero más allá de lo crucial de esto (ver recuadro), lo cierto es que todo apunta a una cosa, que siempre fue base pero ahora queda en evidencia: la franquicia como núcleo y como centro gravitacional, incluso ignorando la génesis que es y fue el medio de los cómics. La obsesión con la franquicia no es nueva, menos que menos en este mundo donde Marvel y Star Wars facturan miles de millones o, recién descubierto, franquicias pueden generar prestigio y negocio, como sucedió con Guasón.

En DC,nombres como Mujer Maravilla, Superman o Batman, han sido fundacionales de mitos modernos, que mezclan la venta masiva, global, el merchandising, con relatos que también anhelan esa masividad (sean cómic, cine, series, libros y más). Los recientes cambios en la compañía apuntan a que lo que hasta ahora salió a las apuradas, hoy es un plan más sólido, al menos desde que, bajo el ADN de Christopher Nolan que generó el Batman del cine más celebrado, se intentó el modelo “universo” de Marvel. Es decir, superhéroes que comparten un mismo plano lúdico (lo que hicieron por años en los cómics). DC siempre quiso lograr en el cine lo que Marvel había logrado desde Iron Man a Avengers: Endgame: usar sus juguetes para fundar un imperio del entretenimiento en Hollywood. Claro que DC había tenía sus fulgores aquí y allá (ese Batman de Nolan, el Batman de Tim Burton, el Superman de Christopher Reeves) pero no pudo replicar el modelo Marvel: le salió mal, torpe y apurado. Pero ahora que Marvel bajó la guardia, DC Fandome aparece proactivamente, en un año donde Disney decidió hacer tweets simpáticos antes que algo para mostrar que estaba allí para su comunidad (algunas cosas sueltas en sus sitios no se asemejan a este evento).

 

Batman

DC Fandome tendrá presencias de películas que tuvieron que demorar sus estrenos, tanques muy esperados: Mujer Maravilla 1984, por ejemplo, y se van a sumar películas en producción como The Suicide Squad (que filmó James Gunn, después que Disney lo echara gracias a la cultura de la cancelación), la nueva película de Flash (del argentino Andy Muschetti, película vital en la renovación de DC) y el nuevo The Batman, con Robert Pattinson como el encapotado y Matt Reeves dirigiendo. Esos son los platos fuertes. Seguro. Pero también se verá a la estrella mejor paga del mundo, Dwayne Johnson, confirmar “en público” (fuera de las redes) su papel en Black Adam. Y a Zack Snyder presentando su Liga de la Justicia (para el servicio HBO Max, que llega a Argentina el año que viene), es decir, reescribiendo aquello que terminó siendo la pieza que dañó de muerte al jenga de DC y sus ambiciones de ser una estructura organizada y conectada entre sí.

Todo indica, se quiera o no, que esta es la contraofensiva de DC y sus films, que van a por el trono de Marvel. Y si bien suena difícil ganarle al gigante, la reciente Avengers: Endame le puso fin a una era, y se convirtió en la película más taquillera de la historia. Pero ¿es esta pausa y la forma de generar expectativa de Marvel un acierto? Todo parece indicar que este sábado le pertenece a DC, y se suman los anuncios gamers, como el nuevo juego de Suicide Squad y el nuevo de Batman (ambos demostrando otra vez el avance por varios frentes de una misma franquicia).

Mujer maravilla.

El 12 de septiembre será el turno de novedades de otros eventos más vinculados al mundo infantil y de los fans. Pero DC está atento a todo lo que va a suceder el sábado con sus trailers, posters y novedades. De todo lo que suceda en DC Fandome surgirá una nueva forma de la cultura popular como evento masivo.  

 

DC, el fin de una era y las dudas sobre los dueños

Por un lado, la fiesta de DC Fandome, con acceso a más de 100 eventos en dos días a modo global. Pero hace unas semanas, DC sufrió uno de sus despidos masivos más grandes, el más grande de hecho, de su historia. Entre los nombres despedidos figuraban leyendas del cómic, ya que esa división sufrió grandes golpes, como Bob Harras (un editor con más de 30 años en el medio). Los despidos afectaron a la división de cómics, tanto así que se cancelaron no solo carreras sino también títulos mensuales y contratos exclusivos con determinados autores, y también la producción de contenidos y productos originales. Su merchandising, pasó ahora a manos de Warner y sus series originales pasaron a HBO Max en términos de producción. Hoy se habla de un plan de dominación digital, de procurar generar contenido más internacional, de generar contenido digital original (hablamos de cómics). También del relanzamiento de Milestone, un sello que estaba marcado por sus autores negros y sus historias súper pero marcadas desde otro punto de vista. Por ahora Marie Javins y Michele Wells son las editoras en jefe interinas. Se produjo una serie de despidos que dejan entrever un poco el desdén hacia los cómics de DC, que alguna vez fueron la “masa madre” de donde salía el resto. El pasar a una segunda fecha casi todo los eventos de cómics de Fandome deja en evidencia eso que se busca desmentir. ¿Es el peor enemigo de Batman el mismo dueño de Batman?