viernes 18 de junio de 2021
ESPECTACULOS Rami Malek
17-11-2018 23:13

El hombre que se transformó en Feddie Mercury

A los 37 años, el actor de origen egipcio contó cómo fue el proceso creativo para interpretar al vocalista de Queen. Las charlas con Bryan May.

17-11-2018 23:13

En una oficina de Los Angeles, dos productores le dijeron a Rami Malek que sería Freddie Mercury. El rió incómodo pensando que era una broma. Aceptó con felicidad, preguntó a cuántos actores se lo habían propuesto y le respondieron que solo a él. Ese momento fueron los primeros acordes del camino al estrellato mundial de Malek, el actor que le da vida de manera brillante al legendario cantante inglés en Bohemian Rhapsody, la biopic que rompe récords de taquilla. “Cuando estaba en pleno rodaje, tenía que pellizcarme para darme cuenta de que era real”, contó Malek, de 37 años, con domicilio en Hollywood, y primera generación de egipcios en Estados Unidos.  

Tras conseguir el papel, Malek tomó clases de piano, de canto, y tuvo un coreógrafo para copiar los histriónicos movimientos de Mercury. “Yo le pregunté a Brian (May) lo máximo que pude, porque además de conocerlo es coproductor, pero la mayor parte fue visionar todo lo que encontré. Creo que vi todas las grabaciones existentes de Freddie Mercury y que están disponibles”, afirmó Malek, protagonista de las tres temporadas de Mr. Robot.

La recreación de la voz de Freddie Mercury fue otro de los aciertos del primer director del film, Bryan Singer (responsable del 80%, luego lo reemplazó Dexter Fletcher). Lo que se oye en el film es una mezcla entre la voz de Malek y la del cantante canadiense Marc Martel, que grabaron en el mítico estudio londinense de Abbey Road. “Fui a Abbey Road a grabar todo, lo cual fue un momento inolvidable para mí. Es el Santo Grial de los estudios de grabación y está lleno de fotografías de leyendas que han pasado por ahí. Es increíblemente inspirador”, recordó. “El último día, cuando regresamos para grabar un poco más, tuve la oportunidad de tocar un poco el piano que usaron The Beatles, y fue inolvidable. Esta película ha abarcado toda la gama de emociones para mí, pero los puntos más altos han sido más altos de lo que podía haber esperado... Compartir lo que grabé, que es una cinta de mí imitando a Freddie, con Brian May y Roger Taylor, fue un momento extraordinario. Creí que la habían visto antes de nuestra reunión, pero a la mitad de la conversación me di cuenta de que no la habían visto. Así que tuve que verme a mí mismo por primera vez interpretar a Freddie al lado de dos de las personas que lo conocen mejor que nadie. Pueden imaginar lo intimidante que fue”. ¿Y cuál fue su reacción? “Roger típicamente fue tranquilo y reservado, y Brian, de quien había notado que me miraba de arriba abajo, salió con tal cumplido que me conmovió mucho”.

Como si fuera un trofeo de guerra, Malek consiguió quedarse con la prótesis creada por Chris Lyos para emular la dentadura particular de Mercury y decidió ¡bañarla en oro! “Fue muy difícil hablar, cantar y besar con ellos... Pero me gustó tanto que, al final, casi me sentía desnudo si no los tenía puestos”, aseguró en el living de Ellen DeGeneres. Y agregó: “En el set, cuando me puse los dientes, ya empecé a ver, a sentirme como él, empecé a ver quién es, sin lugar a dudas el mejor ser humano que he conocido... Bah, en realidad no lo conocí personalmente pero siento que realmente lo he conocido”.

Sexualidad y “esposa de facto”. La relación de Freddie Mercury con su musa inspiradora, Mary Austin (Lucy Boynton), es un vértice importante en el largometraje que lleva recaudados más de 100 millones de dólares en todo el mundo y en Argentina rankea primero. ¿Qué le contaron Brian May y Roger Taylor del amor especial entre Freddie y Mary? “Mary lo era todo para Freddie y es sorprendente qué tan poca gente está consciente del impacto que ella tuvo en su vida. Lo estarán cuando vean la película. Freddie se refería a Mary como el amor de su vida y escribió para ella la icónica canción Love of My Life. Ella fue su confidente durante gran parte de su vida. Ella lo entendía como nadie más lo hacía ni podía hacerlo”, afirmó. “Tuvieron una relación romántica durante seis años y estuvieron unidos hasta el final de la vida de él. Freddie se refería a ella como su ‘esposa de facto’ y como la persona en quien más confiaba. Sin Mary, no creo que hubiéramos tenido al Freddie Mercury que conocemos hoy”.

Durante los 134 minutos que dura el film, la elección sexual de Freddie y el contagio de VIH sobrevuelan la película sin golpes bajos, pero con escenas precisas. “Lo más extraordinario acerca de su sexualidad y de ese aspecto de su vida es que jamás habló públicamente de eso”, dice Malek. “El trasciende todas las etiquetas y casillas inflexibles que intentamos imponer a las personas. El jamás se restringió a sí mismo de ese modo. Simplemente, era. Por eso es alguien tan accesible para todo el mundo”, aseguró Malek.

*Gentileza Fox.

En esta Nota