jueves 16 de septiembre de 2021
ESPECTACULOS ERNESTO FONTÁN
28-08-2021 01:41

“Hice un camino inverso al tradicional”

El realizador decide contar algunas historias de solidaridad relacionadas a la larga tradición internacionalista que ha demostrado Cuba.

28-08-2021 01:41

Podría decir que esta película nace prácticamente conmigo, ya que mis padres me ponen este nombre en homenaje a Ernesto ‘Che’ Guevara, por lo tanto es desde mi infancia que estoy atravesado por todo lo relacionado a la revolución cubana”, dice, claro, Ernesto Fontán, el cineasta hasta ahora que estrena Tarará en la plataforma Cine.Ar. Y agrega: “Me crié relacionado a ese mundo de militancia política, luego de adulto me sumé al Espacio de la Fraternidad Argentino Cubana (EFAC), en donde hago las realizaciones audiovisuales y la comunicación gracias a mi formación universitaria. Soy egresado de Licenciatura en Audiovisión y trabajo como editor y realizador en productoras de cine y televisión hace 20 años aproximadamente”.

En octubre de 2018, como parte de EFAC, generó un recital donde el cubano Silvio Rodríguez tocó para más de 100 mil personas en forma gratuita. Sostiene Fontán: “Este evento nos contagió de ganas y nos dio el impulso para llevar adelante un proyecto cinematográfico ambicioso, a tan solo dos meses del 60° aniversario de la revolución cubana. A la presidenta del EFAC, Paola Gallo Peláez, se le ocurrió la idea de viajar a Cuba y registrar algunas historias de solidaridad relacionadas a la larga tradición internacionalista que tiene Cuba. En esas pocas semanas previas al rodaje, ya que el 1° de enero de 2019 teníamos que estar allí registrando el acto del aniversario, nos metimos de lleno en la preproducción y en la investigación sobre qué historias contar. En ese momento aparece el nombre Tarará, del cual no teníamos ninguna información previa. Fue tan maravilloso descubrir esta historia que no dudamos en tomarla como base de la narración y como nombre de la película”.   

—¿Cómo fue el trabajo puntual para tratar un tema tan expansivo y acotarlo?

—La temática solidaridad es tan amplia e inabarcable que fue todo un desafío plasmarla en una sola historia. Por eso intentamos en este documental no aferrarnos al hecho puntual de los niños de Chernóbil que fueron atendidos en Cuba, sino atravesar también otras historias de solidaridad. Por ejemplo, la campaña de alfabetización que se llevó a cabo en el año 1961; la formación gratuita de médicos de todo el mundo en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) y el envío de médicos a diferentes partes en donde se necesitó ayuda. Tratamos de abarcar el tema por varias aristas que juntas forman un todo, siempre haciendo hincapié en el tema central que es el programa de atención médica de los niños de Chernóbil.

—¿Qué definía para vos al núcleo de lo que tenían que registrar en esta producción?

—En mi caso hice un camino inverso al tradicional. Ya teníamos definido el tema que queríamos registrar que era el amor y ayuda de un pueblo a otro, y en base a ese núcleo temático apareció esta historia, desconocida para nosotros, que se sintetiza en el nombre de la película. Esta historia de los niños de Chernóbil en Cuba fue tan impactante, no solo por lo titánico del programa para atender, cuidar y educar a más de 26 mil niños, sino porque toda esa ayuda se inició en los años 90 cuando estaba comenzando lo que luego se conocería como “Período Especial”. Etapa marcada por la disolución de la URSS en donde Estados Unidos aprovecha para endurecer aún más el Bloqueo económico y financiero a Cuba, dejando al país en un gran crisis económica y social sin precedentes hasta ese momento. Esas características históricas hicieron que tomemos esta epopeya como ejemplo de hermandad y amor desinteresado para desarrollarla a lo largo de todo el relato.

 

El cine argentino 

—¿Qué pensás puede hacerse para proteger al cine en estos momentos?

—No es nada nuevo decir que el cine nacional viene atravesando un largo período de profunda crisis. No solo las partidas presupuestarias del Incaa son bajas en relación a los costos de esta industria, sino que se hace muy difícil para las producciones independientes lograr algún tipo de subsidio por los requerimientos y burocracias del Instituto. Si bien estos últimos tiempos se fue agilizando un poco gracias a los trámites a distancia virtuales, siguen teniendo un nivel de complejidad y lentitud que espero con el tiempo puedan ir puliendo.

Creo que es clave hoy en día proteger la cuota de pantalla con mayor presencia nacional, ya que la salas se encuentran acaparadas casi en su totalidad por las grandes casas cinematográficas internacionales y las películas locales tienen una grilla muy marginal. Considero importante una mayor presencia del Estado en hacer cumplir estas leyes que cuiden a la industria y también que brinde mayores recursos al Incaa. Los subsidios otorgados a las producciones siguen siendo bajos, quedando muy desfasados con respecto a la inflación altísima que históricamente tenemos en nuestro país.

Considero que para sostener la soberanía audiovisual se debería gravar a las plataformas de streaming como ocurre en algunos países como Francia y Chile. Con un impuesto que aporte al fondo de fomento del Incaa se podría fortalecer nuestra identidad cultural.

En esta Nota