miércoles 03 de junio de 2020 | Suscribite
ESPECTACULOS / EDWARD JAMES OLMOs
sábado 28 octubre, 2017

“Lo único que hice en la vida fue ayudar”

El actor de Miami Vice dice ser el primer mexicano con historias propias en Hollywood. Cree que en cincuenta años sólo creció un 2% la participación de latinos.

Sueño. Para Edward Olmos que le entregaran el Premio Platino de honor en Madrid lo conmovió. Foto: GENTILEZA FURGANG
sábado 28 octubre, 2017 Edward James Olmos es, por sobre todas las cosas, incluso por encima de sus muy buenas dotes actorales, una leyenda. Es el latino que supo sembrar el campo de Hollywood para que luego aparecieran otros como él. Hizo un personaje memorable en la Blade Runner original, a punto tal que en la secuela que se estrenó hace pocos meses inventaron una escena sólo para que él pudiera aparecer. Integró el inolvidable equipo de la recordada División Miami como el teniente Castillo, donde compartía cartel con Don Johnson, y luego obtuvo el protagónico en televisión con la serie de culto Battlestar Galactica (donde su importancia era tan grande que le permitieron dirigir cuatro capítulos). Por el teniente Castillo ganó un Emmy y un Globo de Oro como mejor actor de reparto. En Madrid, en ocasión de la entrega de los premios Platino, el actor recibió el Platino de Honor por su trayectoria. Casado tres veces, tiene seis hijos: Bodie, Michael, Mico, Tamiko, Brandon y Daniela. A sus 70 años, muestra una vitalidad increíble. Y ganas. Sobre su estadía en España confiesa que “es una maravilla, ha sido algo que no esperaba. Doy las gracias a toda la gente que ha puesto su tiempo y energía y economía para poder tener a los latinos, es algo muy importante para nosotros en este momento”. Se refiere a la actual política estadounidense con Donald Trump como presidente. Educado en una familia de inmigrantes mexicanos, su padre, Pedro Olmos, trabajó 25 años como soldador y otros tantos en el servicio postal. Y su madre, Eleanor, como ama de casa. Sin falsa modestia revela que “la única cosa que he hecho en la vida es ayudar a mi familia, ayudar a la comunidad y ayudar al mundo. He dado más de lo que he recibido en la vida, y he recibido mucho, pero doy más de lo que recibo”.
Asegura que su irrupción en Los Angeles fue “anormal” ya que, cuando comenzó a trabajar, los latinos no llegaban al 2%, y revela que en los cincuenta años que lleva en el oficio apenas subió otro 2%. “Ni siquiera creció ese porcentaje. Diría que en total, no llegó al 4%”. Y reflexiona tranquilo, sentado en un sillón en el que se muestra siempre sonriente “Somos más del 20% de la población entera. Una de cada cinco personas que viven en los Estados Unidos es latina”.
—¿Y por qué piensa que pasa esto?
—Hay muchas causas, pero más que nada son prejuicios y discriminación. En la actualidad esa actitud para totalmente lo que está pasando en el mundo que apoya la diversidad. Es muy difícil.
—O sea que usted es una suerte de héroe latino metido en Hollywood…
—Entiendo muy bien mi participación en el arte, mi participación especialmente siendo latino en los Estados Unidos, lo entiendo muy bien. Antes de que yo llegara no había historias que estuvieran representadas en las películas que filmé. Ni Anthony Quinn, ni Rita Moreno, ni José Ferrer ni cualquiera de los latinos que teníamos antes de que yo llegara hicieron películas sobre los temas que nosotros hemos pegado, ni en teatro, ni en cine ni en televisión. No, no, ha sido muy diferente, y me dicen: “No, tú has sido el primero”. Estamos hablando de 1970, 80, 90, y ahora, 2000, y 2016. Pero qué lástima que tomó tantos años para comenzar. Si yo soy el primero es muy tarde.
—¿Y qué opina de Trump?
—El tiene que vivir con él mismo. Y él ahorita está teniendo muchos problemas tratando de dormir.
—¿Usted cree que duerme mal?
—Siempre, muy mal. Siempre está en Twitter, viendo noticieros, y está pensando y pensando, pensando; pobre. Para mí merece lo que ha hecho en la vida, y todo lo que siente lo merece.
—Después de “Blade Runner 2049”, ¿cómo imagina el mundo?
—Esa película es increíble. Tienes a Denis Villeneuve, un latino que nació y se crió en Canadá, es formidable. Es un director de directores, muy bueno. Y el mundo lo ves más avanzado en tecnología. Cambió.
—¿Se siente un hombre exitoso?
—He vivido una vida privilegiada, de una manera increíble, única. Nunca creí que iba a estar sentado aquí, recibiendo esta clase de honor de parte de toda la comunidad de Hispanoamérica y el mundo, y viniendo de donde vengo. Desde Los Angeles, viéndome como me veo a esta edad. Porque yo no me veo como Tom Cruise, no me veo como intérprete a lo Antonio Banderas, ni me veo como Harrison Ford. Que son unos galanes increíbles. No, yo soy distinto (se ríe). Soy diferente, es un honor y un placer, un privilegio, estar aquí presente.
—Qué le dejaron sus personajes?
—De cada uno de ellos aprendí algo. Nunca busqué  hacer de hispano ni nada parecido. De hecho, he conseguido actuar en mil registros distintos. Con mucho esfuerzo logré superar el estigma. Y aquí estoy siempre agradecido por lo que la vida me dio.

(Desde Madrid).

Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5015

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.