miércoles 07 de diciembre de 2022
ESPECTACULOS Crítica cine

Tolkien: Pobre intento de vivir de la fama de ‘El señor de los anillos’

La biopic del escritor inglés deja a la vista una esrategia de márketing ordinaria.

18-05-2019 07:53

Calificación: Mala.

 

Es Tolkien un intento desesperado por alzarse con algo de las ganancias globales que generó El señor de los anillos en la taquilla en los últimos 20 años? Estamos hablando de 5.886 millones de dólares generados en el cine por la saga escrita por J. R. R. Tolkien. Uno creería, al ver resultados tan fláccidos y básicos, que sí. Pero no es sagaz asociar instinto mercachifle (sin él no habría Hollywood) a un mal, a algo que corroe esa entelequia de agua que es “cine arte puro”. Aunque en este caso, el peso fílmico y la popularidad del sueño mojado y realizado del director Peter Jackson pesan para ilustrar la vida de alguien que se embarcó en una empresa narrativa excepcional, y pesan no en calidad al menos en los términos de su desmesura y romanticismo, influyendo en su entramado y construcción lúdica a casi todo un siglo de fantasía. 
Aquí se busca mostrar su vida, donde sus años como profesor en Oxford, su amistad con C.S. Lewis (autor de Las crónicas de Narnia) y su paso por la Primera Guerra Mundial. El problema, grave, del biopic (género que de por sí cuando se pone Wikipedia es una maldición) es que aquí se buscan migajas de esa creación, de la inventiva de Tolkien, esparcidos de forma tan grotesca que hace que Hansel y Gretel sean dos ingenieros nucleares con múltiples posgrados. Si hay un grupo de amigos en la infancia, se harán llamar “la comunidad” (referencia a La comunidad del anillo). Si hay un destello en el caos de la guerra, incluso aunque sea filmado con pulso que no entendió que hasta un videojuego tiene más nervio en un campo de batalla hoy (sobre todo a la hora de transmitir “el horror de la guerra”), se verán formas que asemejen a dragones. Poco importa si es verídico o no el dato, la clave está en su poca contextura física como cine, más cercana a un romanticismo digno de clip de Youtube que no es otra cosa que una historia sentimental de noticiero travestida.

En esta Nota