martes 26 de octubre de 2021
INTERNACIONAL ALEMANIA
30-09-2021 17:18
30-09-2021 17:18

A los 96 años, empleada de campo de concentración nazi se fugó antes de declarar en el juicio

Irmgard Fruchner debía ser juzgada en Quickborn, pero se fue en un taxi de la residencia para adultos mayores y no se presentó al juicio. Horas más tarde fue capturada en un pueblo cercano.

30-09-2021 17:18

A horas de declarar en un juicio, a los 96 años una acusada de participar en los campos de concentración durante el nazismo se dio a la fuga de la residencia para adultos mayores, en Quickborn, Alemania. A las pocas horas fue capturada en un pueblo cercano y el juicio quedó postergado para el 19 de octubre.

Irmgard Furchner empezó a trabajar en el campo de Stutthof, en Polonia, que había sido  ocupada por los nazis en 1943. A los 96 años iba a empezar a ser juzgada este jueves en Itzehoe, en el norte de Alemania. Pero nunca llegó a la audiencia. Cuando la fueron a buscar, no la encontraron en la residencia para adultos mayores donde vivía y se dictó una orden de captura. Algunas horas más tarde fue encontrada en un barrio a las afueras de Norderstedt.

"La acusada fue encontrada y un médico va a determinar si puede ser detenida y el tribunal decidirá después si la orden de arresto es ejecutada o no", explicó la portavoz del tribunal de Itzehoe, Frederike Milhoffer.

Herta Oberheuser, la cruel médica nazi que hizo experimentos con mujeres en el campo de concentración Ravensbrück​

La Fiscalía acusa a la mujer, que se desempeñó como taquígrafa y mecanógrafa en la oficina del comandante del campo de concentración de Stutthof (cerca de la ciudad polaca de Gdansk), de ayudar a los responsables del campo en el asesinato sistemático de más de 11 mil prisioneros entre junio de 1943 y abril de 1945.

Por esto mismo, la Fiscalía hizo la acusación contra Furchner en febrero de 2021. Fueron cinco años de investigaciones “extremadamente complejas” que requirieron incluso tomar declaración a testigos en Estados Unidos e Israel.

Furchner se desempeñó como taquígrafa y mecanógrafa en la oficina del comandante del campo de concentración de Stutthof

Furchner tenía en el momento de los hechos que se la acusan entre 18 y 19 años. Por esto iba a ser juzgada por el tribunal especial para jóvenes de Itzeohe. En la actualidad, vive en una residencia de ancianos de Hamburgo, de dónde se escapó para no presentarse en la audiencia.

Este caso, además, muestra la decisión judicial de avanzar también con los cómplices civiles que tuvo el nazismo para ejecutar su plan de exterminio. A partir de 2011 comenzó a ser investigada la participación de los responsables que no pertenecían de forma directa al ejército nazi, y en este escenario, se inscribe la el juicio a Furchner.

ar /  ds