lunes 27 de septiembre de 2021
INTERNACIONAL LA DINASTÍA PERUANA
04-02-2020 03:00
04-02-2020 03:00

Al igual que el "fujimorismo", el expresidente Alberto Fujimori agoniza en Perú

Con Keiko Fujimori presa y su padre también preso y enfermo, el partido Fuerza Popular se quedó sin líder. Acaba de sufrir su mayor revés electoral en dos décadas.

04-02-2020 03:00

El expresidente peruano Alberto Fujimori, quien cumple una condena de 25 años de prisión, fue internado el lunes en una clínica limeña tras sufrir problemas neurológicos y pulmonares. "Está en evaluación", dijo su médico, Alejandro Aguinaga, tras visitar al exmandatario en la Clínica Centenario Peruano Japonesa. Agregó que se precisaba saber "qué es lo que está pasando en la parte pulmonar. Le van hacer una tomografía de pulmones".

"Los médicos de la prisión se percataron el domingo en la noche que Fujimori, de 81 años, no estaba respirando bien, por lo que le suministraron oxígeno. Poco después decidieron que fuera trasladado a la clínica. Les he dicho también (a los médicos de la Clínica) que le diera una miradita el neurólogo, no vaya a haber hecho una isquemia transitoria", explicó. Aguinaga manifestó que el exmandatario, "si bien no está ventilando perfectamente, está controlado" su problema pulmonar.

Fujimori cumple una sentencia de 25 años de cárcel por las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), donde escuadrones de la muerte integrados por militares asesinaron a 25 personas -un niño, entre ellas- en una supuesta operación antiterrorista durante su gestión. El expresidente de ancestros japoneses, cuya condena se termina de cumplir en 2033, está recluido en una base policial al este de Lima, desde que fue revocado en octubre de 2018 un polémico indulto que le había concedido en la Navidad de 2017 el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018).

alberto fujimori 20180219

Su última declaración pública se registró hace cinco días para lamentar que su primogénita, la líder opositora Keiko Fujimori, de 44 años, fuera enviada a prisión preventiva de 15 meses por supuestos actos de corrupción. Ella es una de las figuras clave de la política peruana que están bajo la lupa de la fiscalía en el escándalo de pagos ilegales por parte del gigante brasileño de la construcción Odebrecht, que también salpica a cuatro expresidentes. "Existe una obsesión política contra la familia Fujimori", escribió el expresidente, de 81 años, en una carta desde la prisión de Lima donde cumple su condena de 25 años.

El presidente peruano Martín Vizcarra salió al paso poco después, expresando que es el Poder Judicial el que decide estas medidas. "Estando de acuerdo o no con ellas, tenemos que respetarlas, porque a eso nos obliga la división de poderes” en el Estado, dijo en una entrevista en televisión. “Yo creo que este concepto de la presunción de inocencia debería ser respetado y solamente en casos muy particulares aplicar la prisión preventiva”, agregó.

La "maldición" de los presidentes peruanos

Keiko ahora se encuentra tras las rejas en el mismo penal en el que ya había estado presa durante 13 meses. "Mi hermana se encuentra serena, pero angustiada por sus hijas", declaró Sachi a la salida de la cárcel. "Es algo injusto" que esté presa, afirmó su hermana, Sachi. En el recorrido hacia la cárcel, numerosos piquetes de partidarios que alzaban banderas naranjas, el color del fujimorismo, gritaron consigas en su apoyo

Sus líderes, tras las rejas

Keiko Fujimori

Líder política que actuaba sin contemplaciones, Keiko era considerada la persona más poderosa de Perú entre 2016 y 2018, periodo en que su partido maniató al presidente Pedro Pablo Kuczynski hasta forzarlo a renunciar. Sus adversarios afirman que ella pensaba que era "intocable". Liberada el 29 de noviembre con un fallo del Tribunal Constitucional, el fiscal más popular de Perú contraatacó y solicitó una nueva orden de prisión alegando un riesgo de fuga del país.

Keiko fue detenida dos días después de que su partido recibiera un voto de castigo en las elecciones legislativas extraordinarias, derrota que selló el fin de la hegemonía del fujimorismo en el Congreso unicameral, al quedar con 12 escaños de los 73 ganados en 2016, de un total de 130. El anterior Parlamento fue disuelto el 30 de septiembre por el popular presidente Vizcarra, tras recurrentes choques de poderes.

"Quieren verla fuera de carrera"

Favorecida por la popularidad de su padre, Keiko había acariciado la presidencia de Perú en las elecciones de 2011 y 2016, y aspiraba a ser nuevamente candidata en 2021, lo que parece improbable tras el fallo del juez Zúñiga. "Si está en prisión es porque hay muchos intereses que quieren verla fuera de carrera", expresó Alberto Fujimori en su carta.

El fujimorismo carece -por ahora- de otro posible abanderado presidencial, pues Keiko rompió en 2018 con su hermano menor Kenji, de 39 años, al que hizo despojar de su escaño en el Congreso. Desde entonces, el hombre está alejado de la política y dijo que no pretende volver. Desde su prisión, patriarca del clan, condenado en 2009 por crímenes contra la humanidad y corrupción bajo su gobierno, no pudo reconciliar a sus hijos, a pesar de sus reiterados ruegos.

Aislado en su celda y sin peso político propio, el expresidente, que insinuó sentirse cerca de la muerte, dijo al cumplir 80 años que lo único que le quedaba en la vida era tratar de unir a su familia, controlar la salud en lo posible y hacer un balance “sereno” de su vida. Sin embargo, consciente del peligro de que su partido se convierta en minoritario, el anciano suele abogar por la reconciliación de sus hijos para salvar al movimiento que fundó.

DS