INTERNACIONAL
se lo anunció a ee.uu.

Arabia Saudita suspendió las negociaciones para establecer vínculos con el Estado judío

2023_10_15_arabia_saudita_riad_blinken_bin_farhan_afp_g
Riad. El secretario de Estado Blinken y el canciler saudita Bin Farhan. | AFP

Varios analistas coinciden en que uno de los objetivos estratégicos de los ataques terroristas de Hamas contra Israel fue interrumpir las negociaciones entre Israel y Arabia Saudita para establecer relaciones, con el patrocinio de Estados Unidos. De avanzar esa posibilidad, trabajosa pero que en los últimos tiempos había dado muestras de estar progresando, no solo Hamas, sino Irán, su gran valedor, quedarían más aislados en el escenario regional, en el marco de los Acuerdos de Abraham, que Israel firmó con los países del Golfo y Marruecos. Hamas sabía, además, que el salvajismo de sus ataques provocaría inevitablemente una violenta respuesta israelí en la Franja, cuyas imágenes golpearían a la opinión pública de los países árabes y de gran parte del mundo. Y no se equivocó. 

Ayer, Arabia Saudita suspendió las conversaciones sobre una posible normalización de los vínculos con Israel, declaró una fuente del reino a la prensa, mientras se recrudece la guerra entre Israel y Hamas. 

“Arabia Saudita ha decidido interrumpir las conversaciones sobre una posible normalización y ha informado de ello a los responsables estadounidenses”, declaró una fuente conocedora de las conversaciones.

La fuente habló el mismo día en que el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, se reunió en Riad con su homólogo Saudita, el príncipe Faisal bin Farhan, en la última escala de una gira por seis países de la región. Tras esa reunión, el Ministerio de Asuntos Exteriores Saudita pidió “un alto el fuego inmediato en Gaza y sus alrededores” y el envío urgente de ayuda humanitaria.

El reino del Golfo, que alberga los lugares más sagrados del Islam, nunca reconoció a Israel y no se adhirió a los Acuerdos de Abraham de 2020, negociados por Estados Unidos, en virtud de los cuales sus vecinos del Golfo, Bahréin y Emiratos Árabes Unidos, así como Marruecos, establecieron lazos formales con Israel. 

En los últimos meses, la administración del presidente estadounidense, Joe Biden, había presionado para que Arabia Saudita diera el mismo paso.

No hay forma de normalizar. Bajo el gobierno de facto del príncipe heredero Mohammed bin Salman, hijo del anciano rey Salman, Riad había establecido condiciones para la normalización, incluyendo garantías de seguridad por parte de Washington y ayuda para desarrollar un programa nuclear civil. 

En una entrevista con Fox News el mes pasado, el príncipe Mohammed dijo: “Cada día estamos más cerca” de un acuerdo, aunque también insistió en que la cuestión palestina era “muy importante” para Riad. “Necesitamos resolver esa parte. Tenemos que facilitar la vida de los palestinos”, afirmó.

Muchos analistas veían el acuerdo como una posibilidad remota incluso antes de que comenzara la guerra. “La normalización entre el reino e Israel es una iniciativa y un proyecto estadounidense que el reino ha acogido con satisfacción en caso de que Estados Unidos pudiera llegar a un acuerdo sobre el conflicto entre israelíes y palestinos, un acuerdo que los palestinos aceptaran”, declaró el analista Saudita Hesham Alghannam. “En realidad, Israel no estaba realmente dispuesto a llegar a un acuerdo con los palestinos que les diera el mínimo de sus necesidades”.

Joost Hiltermann, director para Medio Oriente del International Crisis Group, afirmó que “no hay forma de que ningún país árabe pueda comprometerse seriamente con Israel para normalizar las relaciones cuando sus opiniones públicas ven lo que está ocurriendo en Gaza”.

Situación inquietante. En la semana transcurrida desde que Hamas lanzó su ataque contra Israel, Riad ha expresado su creciente inquietud por la suerte de los palestinos en la Franja de Gaza, controlada por Hamas, donde Israel ha lanzado miles de ataques y ordenado la evacuación del norte del territorio, lo que ha provocado la huida de miles de personas.

El viernes, Arabia Saudita denunció el desplazamiento de palestinos dentro de Gaza y los ataques contra “civiles indefensos”, su lenguaje más duro criticando a Israel desde que estalló la guerra. 

El príncipe Faisal también denunció las víctimas civiles tras reunirse con Blinken ayer. “Es una situación inquietante. Es una situación muy difícil. Y, como saben, los principales perjudicados de esta situación son los civiles, y las poblaciones civiles de ambos bandos se están viendo afectadas”, declaró. 

Blinken, por su parte, destacó los esfuerzos para establecer “zonas seguras” en Gaza, así como “un corredor para que la ayuda humanitaria pueda llegar a la gente que la necesita”.

“Ninguno de nosotros quiere ver sufrimiento por parte de civiles de ningún bando, ya sea en Israel, en Gaza o en cualquier otro lugar, y estamos trabajando juntos para hacer todo lo posible para protegerlos”, afirmó. 

Más tarde, Blinken se reunió en Abu Dhabi con el presidente de EAU, Mohamed bin Zayed Al-Nahyan. Blinken expresó su “aprecio por la clara condena de EAU de los atroces ataques de Hamas contra civiles israelíes”, declaró el portavoz del Departamento de Estado Matthew Miller. La agencia de noticias estatal emiratí WAM dijo que los dos hombres “hicieron hincapié en la urgente necesidad de abrir corredores humanitarios para facilitar la entrega de ayuda médica y de socorro a la Franja de Gaza, además de un cese inmediato de las hostilidades”.