domingo 27 de noviembre de 2022
INTERNACIONAL opinión

Argentina, Bolivia y el litio

24-10-2020 23:09

“La buena fortuna es lo que sucede cuando la oportunidad se encuentra con la planificación”. Thomas Edison.

El triunfo de Luis Arce en Bolivia y la cercanía de este nuevo gobierno con la actual administración de Alberto Fernández podrían inaugurar una relación de cooperación para el desarrollo de la industrialización del litio. Esto proporcionaría a ambos países mucha mano de obra ocupada y un fuerte ingreso de divisas para nuestra alicaída economía.

Así como el siglo XX fue el siglo del petróleo, el actual es y será el del litio. Este metal blando, componente fundamental de las baterías modernas de larga duración, y de menor peso relativo, y en consecuencia constituye una solución para llevar el fluido eléctrico a pueblos aislados y para diversas industrias.

Empresas norteamericanas, chinas, alemanas, japonesas, de Corea del Sur, entre otras, han puesto la mirada en nuestros países. Su objetivo es llevarse este oro blanco e industrializarlo en sus países, el nuestro debe ser la búsqueda de la radicación de empresas en ambos países para que fabriquen aquí baterías y, por ejemplo, autos eléctricos. Argentina tiene una larga tradición en la industria metalmecánica y obreros y empleados altamente calificados.

Para una cabal dimensión del futuro inmediato de autos eléctricos e híbridos, cabe destacar que solo California tiene previsto, para 2025, que siete millones de vehículos de su parque automotor tienen que ser no contaminantes y para esa fecha el Estado instalará, con el concurso del sector privado, 260.000 puntos de recarga eléctrica, además de establecer que cada terminal automotriz dotará de una instalación domiciliaria al propietario de uno de esos vehículos, la que estará subvencionada.

Dos empresarios multimillonarios, un chino propietario de NIO y un norteamericano propietario de Tesla, están buscando locaciones donde instalar sus empresas de integración ascendente. Volkswagen, muy golpeada por juicios por contaminación, se ha comprometido a fabricar a gran escala vehículos con baterías de iones de litio.

La Agencia del gobierno norteamericano United States Geological Survey (USGS) ha certificado que, en Bolivia y Argentina, se encuentran las dos reservas más grandes de litio del mundo, con 21 y 19 millones de toneladas métricas respectivamente. Los dos mayores consumidores mundiales, USA y China, tienen tan solo 6,3 y 4,5 millones, respectivamente.

El dilema es quiénes aprovecharán tan inmensas riquezas. Sería importante que Argentina no desperdiciara, una vez más, una oportunidad histórica.

*Ex vicepresidente de la Nación y ex ministro de Relaciones Exteriores.