sábado 24 de julio de 2021
INTERNACIONAL
29-04-2021 19:24

Condenado en Argentina, el supuesto testaferro de Monzer Al Kassar se recicla en España

Los negocios del chileno Ignacio Purcell Mena y su esposa mendocina María Florencia Vijande, bajo la sombra del recordado narcoterrorista sirio condenado a 30 años de prisión de Estados Unidos.

29-04-2021 19:24

La sociedad conyugal entre una mendocina y un chileno acusado de corrupción, hace estragos en las costas españolas, bajo la sombra del narcoterrorista sirio, Monzer Al Kassar, quien obtuvo la nacionalidad argentina en 1992, perdida dos años más tarde, cuando se le sospecharan vínculos con del atentado contra la AMIA del 18 de julio de 1994.

El ciudadano chileno se llama Ignacio Purcell Mena (IPM) y fue expulsado de Argentina a Chile en 2019, tras una condena en Buenos Aires por falsificación de documentos de identidad. 

En episodios de su ajetreado pasado fue localizado en la provincia argentina de Mendoza, donde es oriunda su esposa, María Florencia Vijande, a quien se le atribuyó la titularidad de una finca en el barrió de Chacras de Coria. En dicha provincia se vinculó a IPM con la desaparición de un empresario en un caso de drogas y tráfico de armas, y su implicación en la tentativa de compra fraguada de un campo de 3.000 hectáreas en la zona de La Crucesita, Lujan de Cuyo, mediante cobertura de un DNI con su foto pero a nombre de José Alberto Ramos Figueroa, aludido en la sentencia reprobatoria antes mencionada, cuya ilustración se acompaña (2)

El retrato de la pareja vuelve a resurgir ahora en Marbella, al frente de una sociedad fundada en 2020, protagonizando un escándalo financiero en el ámbito del turismo marítimo internacional. En simultáneo, IPM es objeto de una convocación para comparecer por videoconferencia desde Marbella en las próximas horas, en virtud de un proceso penal relativo a una denuncia de “apropiación indebida” de una nave industrial que se instruye en Málaga, la cual remonta a 2017 (3)

El detonante del estallido lo constituye la revelación que IPM ha vuelto a la Costa del Sol, donde con anterioridad estuviera radicado, como figura en su DNI chileno en la reproducción adjunta, nacido el 22 de noviembre de 1972. Su estrecha relación con el tristemente celebre Monzer Al Kassar la confesó el 1 de junio de 2006 cuando Ignacio Purcell Mena declaró ante la policía española en un expediente judicial por el apoderamiento ilegal de un inmueble perteneciente a un ciudadano británico fallecido, por el que también fue condenado, delito asimismo cometido en Marbella. Admitió entonces que su domicilio en esa ciudad era el Palacio Mifadil, la residencia del aludido narcoterrorista sirio.

En paralelo y por encargo de Monzer Al Kassar, siempre en torno a 2006 y continuando en Marbella, IPM participó de un chantaje contra un juez español, instigándolo a consumir cocaína en compañía de dos prostitutas, para ulteriormente presionarlo haciéndole llegar escenas filmadas de la orgía, con el propósito de influir en sus decisiones, un procedimiento que ya habría sido visto para sentencia en Madrid por delitos de encubrimiento. (4)

No es superfluo recordar que Monzer Al Kassar fue naturalizado irregularmente argentino en 1992, ciudadanía de la que fuera despojado en 1994. A la postre lo extraditaron de España a los Estados Unidos el 13 de junio de 2008. Lo requería un tribunal de Nueva York, que terminó imponiéndole un veredicto a 30 años de cárcel por “conspirar ... en vista de matar ciudadanos americanos y blanquear capitales”. En agosto de 2016, mientras cumplía la pena, Al Kassar protestó apelando al Comité de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra. No obstante, su recurso fue rechazado por tardío el 31 de julio de 2018, vencido el plazo de cinco años para aceptarlo a tramite.

Respetando la cronología de los hechos, y antes de entrar de lleno en  la aventura a la que IPM está arrastrando a su esposa en las costas españolas, se puede añadir, como contexto, que en 2017 el representante de la sociedad Oro Flash Convert S.L. presentó en un juzgado de Sevilla, una denuncia por “apropiación indebida” contra Purcell Mena en virtud de la compra impaga de una nave industrial de 800 metros cuadrados. El chileno pretendió haber abonado a tal efecto 370 mil euros a una cuenta sin duda por él concebida, en beneficio de otro de los dueños de la empresa propietaria de la nave. Empero se descubrió que la mentada cuenta era virtual, mejor dicho “on line”, existente en la ficción de un Suisse Bancor Trust, un banco de fantasía que la Superintendencia de Bancos de Panamá desnudó oportunamente por ficticia el 31 de marzo de 2014.

De acuerdo con indicios concordantes IPM agenció en tales peripecias la hipotética complicidad de la abogada española, Virginia de Cáceres Peliz, acusada en la denuncia judicial de haber colaborado en la trama delincuencial, imputación que ella negó, y en su descargo remitió a la exclusiva actuación de IPM, antes de sucumbir de una muerte súbita notificada en tribunales el 4 de marzo de 2021, inesperada para una mujer joven. La transacción se habría concretado vía la tacita disimulación conjeturalmente articulada por una sociedad española denominada Winning Support SL. Actualmente la pista se cristaliza une vez más en Marbella, con la denuncia de un automóvil utilizado por Ignacio Purcell Mena en esa ciudad, junto a la solicitud de relanzar las diligencias penales desencadenadas en 2017, obligando a requerir su comparecencia inmediata. 

Sin embargo, la última noticia singularmente relevante de los negocios turbios emprendidos por IPM como se adelantara inicialmente, una vez liberado de las cárceles argentinas y a continuación de su veloz expulsión a Chile, indica que el 14 de agosto de 2020, la sociedad española de IPM y su esposa María Florencia Vijande denominada “La Rosa Embarcaciones SL”, compró por 1.500.000 euros un navío llamado “Madness” a la empresa portuguesa Blue R. C., activa en el mercado del alquiler de embarcaciones turísticas.

IPM desembolsó 775.000 euros del precio, comprometiéndose a pagar los 725.000 euros restantes en 60 días. Entre tanto le puso una nueva identidad al buque, denominándolo “La Rosa”, pero el plazo para el pago de la segunda remesa venció el 13 de octubre pasado y no se canceló. Por consiguiente el dueño anterior del yate, en consonancia con insistentes peticiones no satisfechas que le fuera reembolsado el pago pendiente, pidió el embargo en reclamo de deuda por el traspasado “Madness”. Trascendió que el pasado 12 de febrero presentó el escrito correspondiente ante el juzgado de lo Mercantil número 2 de Cadiz. Es consecuente y altamente probable que el “Madness”, convertido fugazmente en  “La Rosa”, atracado en puerto español y bajo control policial, quede embargado por un periodo de tiempo muy largo, ya que  la causa civil evidentemente se va a complementar con otra penal como se estila, al descubrirse recientemente que la sociedad española “La Rosa Embarcaciones SL”, vendió en secreto el barco sin abonar la deuda irresuelta.

Lo hizo en favor de  una sociedad panameña denominada “La Rosa Yachts S.A.”, constituida en aquel país el 2 de febrero de 2021, por el notario vernáculo Jorge Eliezer Gantes, a través de presumibles prestanombres que serían, como es usual en las empresas instrumentales creadas con fines inconfesables, los que figuran en la escritura, quienes sirven voluntaria o involuntariamente de virtuales tapaderas, al encubrimiento del o de los reales propietarios, los cuales son quienes detentan en las sombras el control físico del paquete anónimo de acciones.

Aplicando la regla que la mejor influencia es la que se ejerce a través de terceros, resulta necesario antes precisar que IPM compareció ante Blue R.C. para comprar el barco, asistido por el agente de una sociedad del ramo afincada en Barcelona, que jugó el papel de intermediario, conocida por la sigla YSBCN (http://www.yachtsalesbcn.com/). El chileno esgrimió para la ocasión una tarjeta de presentación de Black Star Petroleum, mayorista para la venta de carburantes en la península ibérica, gasolina, gasóleos y aditivos y gas licuado, con oficinas en Zaragoza y Madrid, donde compartiría la administración con un tal Juan Pablo Sánchez Gasque, viejo correligionario de IPM en andanzas precedentes. Cabe agregar el dato significativo que la antedicha sociedad “La Rosa Embarcaciones S.L.” de IPM y su consorte, no sería toda propiedad de los desposados. La mitad de la misma pertenecería justamente al mencionado Juan Pablo Sánchez Gasque, a su vez patrón de “Balboa & Salomon Investors” en las Islas Baleares, mediante la cual habría suministrado el 50% del capital de la consignada “La Rosa Embarcaciones SL”. Disminuido por las secuelas de un íctus cerebral, IPM estaría cediendo al menos provisoriamente la administración de su emporio al ex-convicto Sánchez Gasque. Este último tiene, en efecto, antecedentes de una condena por la cual purgó cárcel, en un sumario español relativo al narcotráfico de drogas alucinógenas cultivadas en Paraguay y vendidas en España, que salpicara a IPM, según datos que se ofrecen en Anexo. (8)

Se impone reiterar que la maniobra de expolio marítimo que habría intentado consumar IPM, quizá ayudado por Sánchez Gasque, pudo apuntar a sacar la inscripción del “Madness” del registro Europeo de Madeira (Portugal) y asentarlo en el paraíso fiscal de Panamá con otra identidad, para eventualmente pasarlo al registro de ese país, ocultando cargas, con el objeto de buscar subrepticiamente venderlo ulteriormente, y obtener la ganancia de prácticamente el doble del costo sufragado por “La Rosa Embarcaciones S: L.” a Blue R. C., dejando impaga una deuda de casi la mitad del valor del barco. La operación se habría implementado vendiendo o simulando la venta del barco a la sociedad de utilería panameña,” La Rosa Yachts S.A.”, cuyo propietario a ciencia cierta se desconoce por los resabios de encubrimiento de huellas individuales suficientemente documentadas aún no expurgadas de la legislación panameña, aunque por similitud con la sociedad que ostenta el nombre de la inigualable flor en la que participan IPM y su mujer en España, resultaría que los copropietarios de ambas podrían ser los mismos. Conviene deslindar que la prueba documental de semejante maniobra lo constituiría la fotocopia de un “Bill of Sale”, acaso firmado por IPM el 4 de febrero de 2021sin aval notarial firme, intervención faltante pero necesaria para estos trámites, producido no se sabe si en España, o en Panamá. Esa copia no autenticada circula con la supuesta rubrica del mismo notario que aparejara en Panamá la precedente sociedad “La Rosa Yachts S. A.” ya exhumada. Los detalles de ese “Bill of Sale” van en el Anexo. Pretende ofrecer vender el barco “libre de toda deuda, gravamen y carga marítima”, escondiendo acreditar la hipoteca existente. La torticera jugada es un desafío para los magistrados españoles, quienes deberían poner término a estas actuaciones digitadas y/o falsificadas desde Marbella, “sede global del crimen organizado”, capital de los “grupos criminales” de la Costa del Sol, reino de “drogas, lujo y ajustes de cuentas”. En tales circunstancias, cobra relevancia otra denuncia de un tercer lesionado por IPM, elevada al servicio competente de la Guardia Civil de España, el 13 de febrero de 2021. (9)

En suma, no es descabellado concluir que los personajes con trayectoria similar o equivalente a la de IPM, como se viene de reflejar brevemente en la presente crónica, parecen no escarmentar. El seguimiento que he venido haciendo desde 2012 en torno al derrotero de IPM, decantan de la saga de Monzer Al Kassar, cuyas cuentas en Ginebra, Suiza, me pusieron a fines del siglo pasado en la ruta a veces interminable de una investigación periodística que se ha venido extendiendo a la Argentina, Chile y España. Nadie sabe cuando ni como terminará. Tampoco pueden preverse sus ramales, dada la codicia que despierta la fortuna del presidiario Monzer Al Kassar, calculada en 50 millones de dólares, y los rumores de un bunker bancario en Portugal que le sería todavía fiel. Los reportajes y artículos publicados sobre estos temas pueden consultarse en www.juangasparini.com  Por de pronto, urgiéndome a eliminar esas informaciones de mi página web, en definitiva mi órgano personal de prensa, recibí por email veladas amenazas de querellas, procedentes de abogados afincados en países diferentes que invocaron mandato de IPM, acciones judiciales que por el momento no han cuajado. (10)  

 

 

 

 (1) Cámara Federal de Casación Penal en Argentina, 6 de septiembre de 2018. Agencia Telam, Argentina, 3 de mayo de 2019.

(2) Diario UNO, Mendoza, Argentina, 17 de septiembre de 2020

(3) La sociedad matrimonial de IPM y su mujer de este  caso, aparecen ambos a partes iguales como administradores solidarios de “Inversiones familiares La Rosa SL”, constituida en Marbella el 20 de febrero de 2020, dedicada a la “compraventa de bienes inmobiliarios por cuenta propia”, copia de la documentación pertinente en el archivo del autor.  Convocatoria a comparecer por videoconferencia desde Marbella, a Ignacio Purcell Mena, el 30 de abril de 2021, a instancias del Juzgado de Instrucción 14 de Sevilla, 3 de marzo de 2021.

(4) Ficha de la Dirección General de la Policía de España del 1 de junio de 2006, según obraba en el procedimiento del juzgado numero 4 de Marbella; diligencias previas del 6 de julio de 2006. Voz Populi, España, 14/07/2020 

(5) Juan Gasparini y Rodrigo de Castro, “La delgada línea blanca”, Ediciones B, Buenos Aires/Chile, 2000/2001. Dictamen del Comité de Derechos Humanos de la ONU, copia en el archivo del autor. 

(6) Auto del Juzgado de Instrucción  N.º 14 de Sevilla, del 17/3/2017; diligencia de ordenación del Juzgado de Instrucción 14 de Sevilla, 2/6/2017, Diligencias Previas del 11 de febrero de 2021 en el juzgado de Sevilla ya citado, sobre el vehículo de Alta Gama, marca Land Rover, Modelo Range Rover color blanco, Matrícula 9552 LGV, utilizado por IPM. Se trataría de un alquiler permanente del automóvil a través de una cuenta bancaria de IPM en el Banco Sabadell, Oficina 0045 de Esplugues del Llobregat, provincia de Barcelona, Catalunya, España. Convocatoria a comparecer por videoconferencia desde Marbella, a Ignacio Purcell Mena, el 30 de abril de 2021, a instancias del Juzgado de Instrucción 14 de Sevilla, 3 de marzo de 2021, ya citada. Correos electrónicos y mensajes WhatsApp de la víctima del saqueo, en los archivos del autor.

(7) Registro Público de Panamá, protocolizado el pacto social de la sociedad “La Rosa Yachts S. A.” en la Notaria Pública Primera de Panamá el 4 de febrero de 2021, por el notario Jorge Eliezer Gantes, copia en el archivo del autor.  El domicilio actual del matrimonio IPM/Vijande sería el mismo de la solidaria sociedad matrimonial ya inventariada, o sea “Inversiones familiares La Rosa SL”. Se encontraría en Granados 6 (29602 Marbella, Málaga), en la Urbanización Sierra Blanca, con teléfono denunciado por una víctima a la Guardia Civil de España. Debe reiterarse con precisión que, durante su estancia previa en Marbella a su detención en Haití, Ignacio Purcell Mena declaró a la Justicia española como domicilio en Puerto Banús, Marbella, el de Atalaya Rio Verde 4, emplazamiento del Palacio Mifadil, que fuera residencia propiedad del narcoterrorista sirio Monzer Al Kassar, quien como se ha dicho se encuentra cumpliendo condena de cárcel en Estados Unidos. Copia de la ficha policial española de IPM del 1 de junio de 2006, fotocopia del documento judicial en el archivo del autor. 

(8) El procedimiento penal en España que le valió una condena de prisión a Sanchez Gasque fue por “trafico de drogas”, bajo control del Juzgado Central de Instrucción número 2 de Madrid (copia en el archivo del autor). Sánchez Gasque e Ignacio Purcell Mena (IPM) comparten la titularidad de las sociedades británicas “America Energy & Mining Limited”, “Oil UK Ltd”, “Group Cayo Magno LLP” y “Cayo Magno LLP” , y  las españolas “Black Star Zone SL” y “Black Star Energy SL”. En el Reino Unido, Ignacio Purcell Mena (IPM) es dueño en solitario de “Nordic Consulting Team Ltd”, mientras que Sánchez Gasque  comparte “Dron Defense System (DDS) LTD”, con Jorge Serrano Gabaldon. El tándem Sánchez Gasque/IPM diversificaron antecedentes: el primero extendió en Mendoza un poder general de administración y representación en beneficio del segundo, el 9 de marzo de 2009, inscripto al día siguiente en la Sección Comercio y Mandatos de la Dirección de Registros Públicos de esa provincia argentina.

(9) Fotocopia carente de autentificación legal del “Bill of Sale”, atribuida sin pruebas a Ignacio Purcell Mena ante el notario panameño Jorge E. Gantes, con fecha no legalizada ante autoridad competente alguna del 4 de febrero de 2021. Copia del  Registro Internacional de Navios da Madeira, Portugal, 8 de agosto de 2020; noticia del diario español El País, Madrid, 25 de abril de 2021, y correos electrónicos de otra víctima española de IPM, tocantes a la denuncia en su contra en la Guardia Civil de España. 

 

* Juan Gasparini, desde Ginebra. Documentalista, Andres Ballesteros