viernes 03 de febrero de 2023
INTERNACIONAL situación crítica

El covid desborda hospitales de China y agota los medicamentos

El gobierno chino decidió intervenir decenas de firmas farmacéuticas chinas para “asegurar el suministro”, en particular de los test de diagnóstico, que se agotaron. Largas filas se forman ante las farmacias y las autoridades piden no acaparar remedios. Desde que se flexibilizó la política de “cero covid”, los casos estallaron, especialmente entre los ancianos y ante la baja incidencia de la vacunación. Los enfermos se agolpan en los pasillos de los hospitales.

24-12-2022 00:29

China confiscó la producción de suministros médicos de algunas farmacéuticas ante los problemas para obtener medicamentos básicos y test de diagnóstico tras el aumento de contagios de covid-19.

Las farmacias de grandes ciudades quedaron desabastecidas después de la repentina decisión del gobierno de acabar con casi tres años de confinamientos, cuarentenas y test masivos bajo la política “covid cero”.

Las autoridades también instaron a las personas con síntomas leves a quedarse en casa y tratarse ellas mismas, lo que ha llevado a la compra compulsiva de analgésicos como el ibuprofeno o de pruebas de antígenos.

Para solventar estos desabastecimientos, las autoridades intervinieron más de una docena de firmas farmacéuticas chinas para ayudar a “asegurar el suministro” de medicamentos, según medios locales.

Al menos 11 de los 42 fabricantes de test de diagnóstico cuyos productos están autorizados por los reguladores chinos han visto gran parte de su producción requisada por el gobierno o han recibido órdenes del Estado para entregarla, indicaron medios locales.

Wiz Biotech, un fabricante de test de antígenos en la ciudad meridional de Xiamen, confirmó el jueves que toda su producción fue decomisada por el gobierno local.

En Beijing, las autoridades mandaron mano de obra a seis fabricantes de estas pruebas de diagnóstico rápido para ayudarlos a “aumentar la producción”, dijo el gobierno municipal en su web.

“Toda mi familia está enferma”. Por toda China, millones de personas no consiguen suministros farmacéuticos básicos. “Toda mi familia está enferma y no puedo comprar medicina para la fiebre”, dijo Yanyan, una habitante de Chengdú. 

El jueves, una docena de farmacias en el país dijeron a la prensa que se están quedando sin fármacos para la fiebre. “No hemos tenido nada durante una semana o dos (...) Todavía nos quedan algunos analgésicos, pero muy pocos”, dijo un farmacéutico en la región de Ningxia, en el noroeste del país. 

Algunos gobiernos locales aplicaron racionamientos. En la ciudad de Zhuhai, en el sur, justo al lado de Macao, las autoridades dijeron el lunes que será necesario identificarse para adquirir fármacos para la fiebre en más de 500 farmacias y que se limitará la compra a seis comprimidos semanales.

Nankín, la capital de la provincia oriental de Jiangsu, consiguió hacerse con 2 millones de comprimidos, pero también limitó las compras a seis pastillas por semana.

La ciudad de Hangzhou, en el este, instó a sus ciudadanos a comprar medicinas “racionalmente” basándose en sus necesidades. “No hagan acopio de medicinas. Dejen para la gente que realmente las necesita”, decía un anuncio municipal. Un experto dijo que el embotellamiento era más un problema logístico que de producción. “La industria y las autoridades están tomando medidas para asegurar la producción, pero la logística está lejos de ser fluida, especialmente en los canales tradicionales de hospitales y farmacias”, dijo Zhou Zhicheng, director de la Federación China de Logística y Compras.

El aumento de casos también se refleja en los hospitales, repletos de ancianos con covid. En Shanghái, los corredores de la sala de emergencias de un hospital atestados de camillas con pacientes conectados a botellas de oxígeno. Algunos enfermos, con valijas junto a sus camillas, desbordaban la sala de emergencias y llegaban hasta la recepción del hospital.

Fiebre compradora en Hong Kong. El auge del covid en China continental repercute en la ciudad semiautónoma de Hong Kong, donde se ha extendido la fiebre compradora en las farmacias, que llevan casi dos semanas con estantes semivacíos. “La semana pasada había gente que compraba una docena o dos docenas de cajas de antigripales para enviar a China continental”, dijo un farmacéutico.

La principal cadena farmacéutica de la ciudad, Mannings, limitó las compras de medicinas para la fiebre, el resfriado, la gripe y la tos por el “súbito aumento de la demanda”.

El responsable de la Cámara General de Farmacia de Hong Kong dijo que la mayoría de fármacos probablemente se dirigían al resto de China. Las autoridades de Taiwán también notaron un aumento en las compras de estos medicamentos y señalaron que si la situación empeora, se plantearán empezar a racionarlos.

 


 

La crisis dio protagonismo a los estudiantes

Agencias

Los estudiantes en China, habitualmente descriptos como una generación apolítica y amoldada a la educación patriótica de Beijing, rompieron con este estereotipo y asumieron un papel importante en las recientes manifestaciones en el país.

A finales de noviembre, lo que empezaron como vigilias por las víctimas de un incendio mortal en un edificio derivaron en protestas en ciudades y universidades chinas para reclamar el fin de las medidas anticovid y obtener más libertades políticas.

“Libertad de expresión, democracia, Estado de derecho”, gritaron los alumnos de la prestigiosa Universidad Tsinghua de la capital, mientras en la Universidad de Beijing las paredes se llenaban de consignas antigubernamentales.

En otros campus, numerosos estudiantes sostuvieron hojas de papel en blanco que simbolizaban su rechazo a la censura imperante en el país.

“Creo que la participación estudiantil es un símbolo de paz porque sugiere que (...) los jóvenes todavía tienen una conciencia social y un potencial político, y quieren y son capaces de cambiar las circunstancias actuales”, dijo un manifestante de Tsinghua.

Patriotas, pero con deseos. Algunos de los cambios sociales del siglo XX en China ya estuvieron encabezados por estudiantes. En 1919 iniciaron el movimiento antiimperialista del 4 de Mayo que supuso el despertar político de muchos futuros líderes comunistas. Y en 1989 fueron los principales impulsores de las protestas prodemocracia que terminaron con la sangrienta intervención del ejército en la plaza Tiananmen de Pekín.

Pero la hornada actual no guarda recuerdos de esa represión y desde su nacimiento recibió una educación patriótica, lo que llevó a definirla como menos política que las anteriores.

“Creo que los estudiantes chinos de ahora son mucho más conocedores del mundo que los rodea de lo que a veces se reconoce”, apuntó Wen-Ti Sung, analista político en la Universidad Nacional Australiana. “Pueden ser ‘nacionalistas liberales’, patriotas, sí, pero también exhiben los deseos típicos de la clase media por las libertades civiles”, añadió.

Después de las protestas, el gobierno abandonó repentinamente su política de covid cero, en una aparente concesión al malestar público. 

Las preocupaciones económicas y el hecho de que el virus se propagaba rápidamente a pesar de las restricciones también tuvieron un peso importante en la decisión. Las autoridades sofocaron rápidamente las protestas con intimidación y detenciones, pero algunos creen que las semillas de una mayor conciencia política están plantadas. 

Aunque el presidente Xi Jinping trató desde 2012 de sofocar el activismo en las universidades, estudiantes marxistas ayudaron en 2018 a organizar huelgas en fábricas en el sur de China, que terminaron reprimidas. Y este año, las imágenes y eslóganes usados en muchas de las manifestaciones habían nacido en escuelas de arte y se expandieron por las universidades de élite del país.

En esta Nota