domingo 27 de noviembre de 2022
INTERNACIONAL ELECCIONES EN BRASIL

Lula da Silva, tras la reñida elección: "Ganar en primera vuelta no siempre es posible"

El candidato del Partido de los Trabajadores habló desde su búnker en San Pablo tras el resultado de las elecciones que mandan al balotaje a Lula y Bolsonaro.

02-10-2022 20:07

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, rompió el silencio en su búnker en San Pablo luego de varias horas de incertidumbre por el resultado de las elecciones. Con casi el cien porciento de las mesas escrutadas, Lula se impuso por cinco puntos porcentuales, pero no le alcanzó para evitar el balotaje entre el líder petista y el presidente Jair Bolsonaro, el eterno aspirante a la segunda vuelta durante la campaña y gran ganador de esta noche.

“Ayer les dije que todas las elecciones que disputo quiero ganar en primera vuelta pero no siempre es posible”, exclamó Lula da Silva este domingo en el búnker montado en un hotel de la ciudad de San Pablo. Acompañado por su esposa Rosangela y su candidato a vicepresidente Geraldo Alckmin, entre otras figuras, el co-fundador del Partido de los Trabajadores (PT) se mostró satisfecho con el resultado de la elección.

¿A quién apoyarán Ciro Gomes y Tebet? Los votos que pueden resolver el balotaje en Brasil

Lula: "Tengo treinta días más para hacer campaña"

"Tengo treinta días más para hacer campaña, algo que me encanta hacer. Hablar con la gente y discutir con la sociedad brasileña", dijo el calamar, en un intento de bajarle el tono al sabor agridulce de la elección. En esa línea, Lula destacó que en su historia como candidato a presidente (que consta de seis oportunidades), se hizo fuerte en las segundas vueltas.

En alusión a su rival, el presidente Jair Bolsonaro, quien arrasó con todos los pronósticos reduciendo la brecha a tan solo cinco puntos, Lula celebró que tendrán la posibilidad de enfrentarse en un primer debate "cara a cara", sin la presencia de personalidades "raras" (en referencia al Padre Kelman), en donde buscará desenmascarar al mandatario de ultraderecha. "Así se sabrá si Bolsonaro seguirá contando mentiras o le dirá una vez la verdad al pueblo brasileño", consignó.

 20221002_lula_cedoc_g
Lula da Silva.

"Vamos a ganar estas elecciones", concluyó, acompañado por varias figuras del PT como Fernando Haddad, candidato a gobernador de San Pablo que quedó en segundo lugar frente al bolsonarista Tarcísio Gomes, o la expresidenta de Brasil Dilma Rousseff.

El detalle de color lo dieron el presidente del PSOI Juliano Medeiros, quien lució en el escenario su remera con la imagen de la militante feminista asesinada Marielle Franco. También "Janja" da Silva, la flamante esposa del mandatario, su vínculo con las minorías y la juventud, considerada como su "amuleto". "Vamos a tener que suspender la luna de miel", le dijo, en broma. 

 

Elecciones en Brasil: sin votos suficientes, Bolsonaro y Lula da Silva irán a segunda vuelta

Un discurso de Lula con gusto a derrota

El expresidente de Brasil (2003-2011) arribó al Hotel Novotel de San Pablo cerca de las 19 horas, donde lo esperaba una congregación que incluía un gran número de invitados y prensa internacional. Lo hizo evitando las cámaras, en medio de un clima enrarecido por el resultado provisorio del escrutinio que rompió con todas las previsiones y mostró al presidente Bolsonaro como el más votado durante la primera hora del conteo.

A pesar de que las segundas vueltas electorales son moneda corriente en la política brasileña, el discurso de Lula sabe a derrota. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, esta vez no cuestionó las urnas electrónicas. Si bien se acomodó en el segundo lugar, sumó cerca de siete puntos más que la cifra prevista por los sondeos previos al comicio.

En tanto, el resultado de la elección se interpreta como un triunfo del mandatario de ultraderecha frente a Lula da Silva, líder indiscutido de las encuestas. Porque el triunfo para el líder del PT, quien se presentó en la campaña como “uno de los mejores presidentes de la historia”, era la hazaña de ganar en primera vuelta.

Lo único que se confirmó este domingo es la fuerte polarización que reina en Brasil, y que saltó de las calles a las urnas. Probablemente se acentuará hacia el 30 de octubre, el día en el que está pautado el balotaje entre las figuras que representan dos modelos de sociedad prácticamente opuestos. El que gane deberá gobernar en medio de un clima de fuerte hartazgo social y una escalada de violencia inédita.

CD / ED