Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 10 de diciembre de 2019 | Suscribite
INTERNACIONAL / entrevista a daniel chasquetti
sábado 16 noviembre, 2019

"En Bolivia hubo un Golpe de Estado en cámara lenta"

El politólogo uruguayo consideró que en América Latina “fallan los consensos” en torno a las reglas del juego democrático.

por Leandro Dario

Caida. El líder del MAS gobernaba desde 2006 y buscaba su cuarto mandato consecutivo. Foto: ap

Daniel Chasquetti, profesor de Ciencia Política de la Universidad de la República, elude, en diálogo con PERFIL, el maniqueísmo a la hora de definir como un “Golpe en cámara lenta” la salida de Evo Morales del poder.

—¿Cómo califica lo que pasó en Bolivia?

—Evo Morales podría haberse ido como el presidente más exitoso de la historia de Bolivia. Pero hay una serie de decisiones que son difíciles de explicar. No aceptar el resultado del referéndum constitucional y volver a insistir; esta idea de una Corte de Justicia que termina de una manera muy insólita argumentando que su candidatura es un derecho humano; y tercero, lo más grave de todo, el fraude. El informe de la OEA es muy contundente, los técnicos que participaron son personas intachables. También del otro lado hay cosas terribles: una reacción que viene de Santa Cruz, pero que también está influida por las iglesias evangélicas, una apelación a Dios, una suerte de cruzada medieval. Esto es un Golpe en cámara lenta porque en realidad hay un deterioro institucional muy fuerte, promovido por las dos partes, pero hay un momento decisivo, que me lleva a pensar en un Golpe, cuando las Fuerzas Armadas le sugieren que renuncie. Si Morales no renunciaba, probablemente se hubiese generado un alzamiento y eso se hubiese convertido en un golpe tradicional.

—¿Qué compromiso de Morales y el MAS ayudaría a una salida a la crisis?

—Un buen gesto sería no presentar a Evo. Volver atrás y aceptar el resultado del referéndum. Hoy es difícil pensar que lo hagan. No es lo mismo una elección contra Carlos Mesa, que es un político de centro y consiguió reunir todos los apoyos de la oposición, que una contra un candidato extremista, como Luis Fernando Camacho.

—¿Corre Mesa y la derecha democrática un riesgo al no desmarcarse a extremistas?

—Sí, no han entendido lo que ha pasado en Brasil. Una coalición de centroderecha derribó a Dilma Rousseff en un impeachment tirado de los pelos, tomó las riendas del poder y le fue mal. Cuando llegó la elección, Bolsonaro tenía el campo abierto y los votantes de centroderecha no tenían a quién elegir. El socio natural de la izquierda a la hora de preservar la democracia es la derecha democrática. Ambas no entienden el costo que puede significar el fracaso de ella.

"Si Evo Morales no renunciaba probablemente se hubiese generado un alzamiento"

—¿Qué rasgo en común hay en América Latina para que tantos conflictos políticos entre bloques antagónicos sean dirimidos por las FF.AA?

—Están fallando los consensos. Todas las democracias están apoyadas en un consenso en torno a las reglas de juego. Tenemos actores que las desafían: Maduro al Congreso, en Perú el Congreso al presidente, en Bolivia Evo Morales desafía la Constitución. Los actores no entienden que la democracia es competencia, pero también juegos cooperativos y que perder hoy puede suponer que el día de mañana puedas ganar. El kirchnerismo perdió hace cuatro años y ahora está volviendo.

—¿Por qué en Uruguay el Frente Amplio llega a la segunda vuelta abajo en las encuestas?

—Hay un desgaste en el gobierno. En segundo lugar, surgieron algunos casos de corrupción que erosionaron esa imagen que tenía de partido impoluto. La desaceleración económica generó problemas: aumentó el desempleo, la inflación está por debajo de los 10 puntos, pero hay una pulsión a aumentar, tenemos un déficit fiscal alto. El próximo gobierno tendrá que hacer un ajuste. El último factor es el de la seguridad. El candidato de la oposición ha hecho campaña diciendo que acá hay un problema de cómo se ejerce la autoridad. Esta es una de las razones fuertes para que Uruguay cambie.

—Daniel Martínez es un relevo generacional en el Frente. ¿Cómo lo evalúa como candidato?

—Es como cuando se retiró Maradona de la selección: le tiraron la 10 al Burrito Ortega y le quedaba grandísima. Después de Tabaré Vázquez y Pepe Mujica, que siguen siendo los dos políticos más populares de Uruguay, la 10 le queda grande a cualquiera y Martínez no está dando la talla. Es un candidato que no arrastra al partido, sino que el partido tiene que arrastrar al candidato. En una segunda vuelta, donde tenés que conseguir el voto de otros sectores, eso se siente. El Frente Amplio necesitaba un candidato distinto.

—¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de Lacalle Pou?

—Es una máquina de aprender. Debe ser el político que más ha evolucionado en los últimos cinco años. Ha madurado, armado una campaña electoral muy profesional y seria, con objetivos muy claros. Hay que ver cómo es gobernando, con una coalición tan dispar, con cinco partidos, algo que exigirá mucha paciencia en la negociación. No lo quiero señalar como una debilidad, sino como un interrogante.

 

Al menos cinco muertos en Cochabamba

Desde México, Evo Morales denunció ayer a última hora que varias personas -al menos cinco, según fuentes extraoficales- fueron asesinadas por las Fuerzas Armadas y la Policía en Cochabamba, en el centro de Bolivia. “Condeno y denuncio ante el mundo que el régimen golpista que tomó el poder por asalto en mi querida Bolivia reprime con balas de las FF.AA. y la Policía al pueblo que reclama pacificación y reposición del Estado de Derecho. Ahora asesinan a nuestros hermanos en Sacaba, Cochabamba”, aseveró el ex presidente en su cuenta de Twitter.  

Productores de coca afines a Morales, quien renunció el pasado domingo a la Presidencia, intentaron movilizarse por la ciudad de Cochabamba, fueron reprimidos en una protesta. “Pedimos a las FFAA y a la Policía Boliviana que paren la masacre. El uniforme de las instituciones de la Patria no puede mancharse con la sangre de nuestro pueblo”, reclamó Morales.

El representante en Cochabamba de la Defensoría del Pueblo de Bolivia, Nelson Cox, confirmó que hubo víctimas fatales en Sacaba. “Ppenosamente tenemos cinco muertos”, aseguró.

Horas antes, la presidenta de facto Jeanine Áñez había afirmado que en Bolivia había “grupos subersivos armados extranjeros”.

 

Analista

  • Daniel Chasquetti es profesor de Ciencia Política e investigador de la Universidad de la República en Uruguay.
  • El miércoles participó en Buenos Aires de una capacitación a diputados electos organizada por la Cámara Baja, con el apoyo de Cippec.
  • “La única solución que tiene Bolivia es ir a elecciones con un tribunal electoral que sea imparcial y que la crisis institucional se resuelve con más democracia”.
  • Alertó sobre el avance de la extrema derecha en la región: “Como uruguayo quiero que Guido Manini Ríos, líder de Cabildo Abierto, sea socio de Lacalle Pou y no su adversario, porque eso significaría que tiene un plan para ser presidente”.

Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4839

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.