lunes 03 de octubre de 2022
INTERNACIONAL Archivos desclasificados

Los estadounidenses siguen creyendo que se conspiró para asesinar a John Kennedy

Se desclasificaron 1.500 documentos del FBI y la CIA que arrojan luz sobre el magnicidio del 22 de noviembre de 1963. Confirman que el asesino actuó solo, pero los estadounidenses siguen creyendo que hubo una mano negra detrás: ¿URSS, Fidel Castro, Cuba o los adversarios de JFK?

17-12-2021 01:30

El 15 de diciembre, la CIA y el FBI desclasificaron 1.500 informes y memorandos vinculados a la investigación del asesinato de John Fitzgerald Kennedy, en Dallas, el 22 de noviembre de 1963.

Se sabe que Lee Harvey Oswald, el asesino, disparó solo contra el presidente demócrata, que estaba acompañado por su carismática esposa, Jacqueline Kennedy, y que preparó el magnicidio con cabeza fría y a solas.

Kennedy Asesinato Custodia
Conmoción en Dallas: un francotirador disparó contra el presidente Kennedy.

Sin embargo, el shock popular, el hecho de que hubiera sido el cuarto presidente estadounidense que moría asesinado (los otros fueron Abraham Lincoln, James Garfield y William McKinley) y el octavo que fallece mientras ejerce su función, fue siempre conmocionante y hace que el caso nunca termine de considerarse cerrado. Al menos, en la imaginación popular.

Los 1.500 archivos desclasificados se publicaron en los Archivos Nacionales de Estados Unidos, informa AFP.

La conclusión oficial de la Comisión Warren fue que los disparos que recibió John Fitzgerald Kennedy mientras el coche presidencial circulaba por la Plaza Dealey, a las 12:30 hora local fueron un magnicidio en solitario.

Kennedy Asesinato Custodia
Minutos antes del magnicidio nadie podía imaginar lo que sucedería.

Sin embargo, son unos cuantos los que siguen conspirando que fue manipulado por la URSS, que Cuba estaba detrás, o que mandaron a apretar el gatillo los opositores cubanos con la el apoyo del servicio secreto estadounidense, o que fue la víctima de internas dentro de su propio partido o incluso entre los republicanos.


Asesinato de John Fitzgerald Kennedy

Esta iniciativa de desclasificar los documentos ya había sido iniciada por el presidente anterior de Estados Unidos, Donald Trump quien había dado la orden, en 2017, de desclasificar 53.000 documentos secretos. Una ley del año 1992 así lo disponía y daba un plazo máximo de 25 años para cumplir con ese objetivo.

Sin embargo, la administración Trump no hizo pública la cuestión por motivos de seguridad nacional.

John Fitzgerald Kennedy.
Algunas de sus medidas despertaron enemigos dentro y fuera del partido demócrata.

Luego de asumir, el presidente Joe Biden prometió cumplir la ley en esa dirección. Sin embargo, cuando en octubre pospuso liberar más archivos "para proteger contra daños identificables a la defensa militar, las operaciones de inteligencia, la aplicación de la ley o la conducción de las relaciones exteriores", fue muy criticado.

A decir verdad, los informes desclasificados el 15 de diciembre no aportan nada nuevo, excepto revelar qué pistas siguieron los investigadores del asesinato. Y nadie parece haberse haber escapado de ese ojo de desconfianza que escudriñó los servicios de inteligencia soviéticos, el comunismo africano, la mafia italiana y desde luego Fidel Castro, con quien Lee Harvey Oswald había tenido algún contacto.

 

Desclasificar y conspirar

Philip Shenon, experto en el expediente del asesinato de Kennedy, escribió un texto en el que él considera que, por cuestiones de seguridad de estado, nunca serán publicados todos los documentos.

"Mientras el gobierno continúe manteniendo algunos documentos ocultos, solo promoverá más la idea de que las siniestras conspiraciones sobre la muerte de Kennedy tienen asidero en hechos", advirtió. "Hoy, QAnon, que el FBI considera una amenaza de terrorismo nacional, ha abrazado las teorías de conspiración de JFK", agregó Shenon y dio a conocer la agencia AFP, refiriéndose al movimiento de conspiración que en los últimos años fue ganado popularidad y credibilidad.

QAnon (abreviatura de Q –anónimo) es un grupo de activistas de extrema derecha que postula la existencia una serie de teorías conspirativas contra Donald Trump y los republicanos. La “Q” se refiere a la clave de acceso al sistema secreto estadounidense. Shenon calculó que 15.000 documentos relacionados con asesinatos permanecen clasificados, la mayoría de ellos de la CIA y el FBI.

 

MM / ED