Soleado
Temperatura:
20º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 16 de noviembre de 2018 | Suscribite
INTERNACIONAL / ¿Amenaza a la libertad de expresión?
miércoles 4 julio, 2018

Contenidos en la red: crucial votación este jueves en el Parlamento Europeo

La Ley de Copyright digital obligará a respetar derechos de autor, lo que enfrenta a los productores de contenidos con Google y otros gigantes. La controversia.

La portada de Wikipedia en la previa del debate de la Ley de Copyright en Europa. Foto: Wikipedia

Se trata de la pelea de fondo: el Parlamento Europeo vota este jueves el proyecto de "Ley de Copyright", norma que si se aprueba obligará a respetar (y pagar) por derechos de autor de muchísimos contenidos que hoy millones de usuarios replican en Internet sin costos. Se trata de una puja de alcance global, con editores, músicos y otros productores de contenidos en un lado, mientras que quienes se oponen a las regulaciones hablan de "censura" y reclaman que la red siga siendo libre.

Entre los millones de usuarios que defienden esa "Internet libre", se encuentran Google y otros gigantes, que como vías del tráfico concentran nada menos que el 80% de la torta publicitaria mundial en Internet. En un comunicado publicado en su sitio web y en el de Wikimedia Foundation, una organización sin fines de lucro que apoya a Wikipedia, se asegura que esta nueva ley "amenazaría la libertad en línea e impondría nuevos filtros, barreras y restricciones para acceder a la Web".

Los artículos más controversiales del proyecto que se vota este jueves son dos, el número 11 y el número 13. El primero de ellos propone que, para vincular un artículo de prensa como fuente, habría que pedir permiso a todos y cada uno de los editores de prensa en cada caso particular. También conocido como ‘Tasa Google’ o ‘Canon AEDE’ a nivel europeo, el artículo 11 podría terminar con los enlazadores de noticias, lo que supondría el cierre de Google News y otros servicios en toda Europa.

Por su parte, el artículo 13 se encuentra en el centro de la polémica, ya que establece que "los proveedores de servicios que permitan a los usuarios subir contenido tendrán que tomar medidas para asegurar el cumplimiento de los derechos de autor del contenido que se sube".  El impacto de esa pulseada europesa es enorme y la gratuita Wikipedia cerró hasta el mediodía de este jueves, el momento de la votación, llamando a escribir a los eurodiputados para que se opongan a la norma, ya que "dañaría gravemente la Internet abierta que hoy conocemos".

El pasado 20 de junio fueron aprobados en la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento el artículo 13 (con mayoría de 15 votos y 10 en contra) y el 11 (13 votos contra 12). En la votación del 5 de julio, el Parlamento votará la ley  y se epera que sea aprobada, ya que es poco probable que los parlamentarios necesarios para impedir que esto ocurra cambien de opinión.

El asunto tardará en llegar a los usuarios, porque si se aprueba irá a la mesa del Consejo Europeo, integrado por los presidentes de la Unión Europea, y si sortea también esa instancia, luego cada país del Viejo Continente tendrá que definir en su propia legislación cómo aplica esa protección al derecho de autor. Además se descuenta que los recursos judiciales contra la norma inundarán los tribunales.

Si el Parlamento Europeo en cambio rechazara el tema, como piden los gigantes de Internet, el proyecto volverá a la Comisión de Asuntos Jurídicos que debería consensuar un nuevo texto. Los eurodiputados que están a favor de la norma le quitan implicancias de "censura" al tema, señalando que "solo afectaría a las páginas web que usan contenidos ajenos con propósito comercial". Entre los que están en contra se encuentra la eurodiputada alemana Julia Reda, citada por el diario El País, "si  una plataforma como Wikipedia cierra, algo que no hace a menudo, por no decir nunca, significa que algo importante está en riesgo".

Los impulsores de la norma han señalado que Google habría invertido decenas de millones de dólares en lobby, a través de numerosas organizaciones que le responden, intentando presionar a los eurodiputados para que rechacen el proyecto. Las voces a cada lado del proyecto fueron múltiples, y este miércoles Paul McCartney pidió a los eurodiputados que respalden la ley "para protejer el trabajo de miles de músicos".

Los analistas hablan de "resultado muy peleado", así que la expectativa se mantendrá hasta el momento mismo de la votación. Otros que se opusieron a la propuesta europea fueron el creador de la World Wide Web, Tim Berners-Lee, el propio fundador de Wikipedia, Jimmy Wales, o el pionero de Internet, Vinton Cerf, junto a decenas de académicos, de organizaciones de derechos humanos y grupos de ciencia y tecnología. "[La ley propuesta] da un paso sin precedentes hacia la transformación de Internet desde una plataforma abierta para compartir e innovar, en una herramienta para la vigilancia y control automatizados de sus usuarios", escribieron Berners-Lee, Wales y otros críticos en un carta al presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani.

Los ponentes de la nueva directiva europea de Derechos de autor afirmaron que plataformas como Wikipedia no se verán afectadas por la nueva normativa, a pesar de que esta enciclopedia digital inició en casi todo el mundo una campaña en su contra y un "apagón" digital. Los eurodiputados, liderados por el cristianodemócrata alemán Axel Boss, señalan una "campaña de noticias falsas" que aseguran están llevando a cabo los grandes portales de Internet como Google.

"Nos enfrentamos a una campaña muy malintencionada y cargada de argumentos falsos, como que la futura normativa puede afectar a Wikipedia, una plataforma que se excluye expresamente", señaló Voss, que explicó junto a otros ponentes en la sombra de distintos grupos políticos que la normativa pretende que "los autores en internet reciban un pago justo por sus contribuciones". Voss, responsable de la legislación, dijo que "los editores de noticias y artistas, especialmente los más pequeños, no reciben remuneración debido a las prácticas de poderosas plataformas de intercambio de contenido en línea y agregadores de noticias", dijo e indicó que con los cambios pretenden modificar esa realidad, citado por CNN.

Voss y otros eurodiputados como Helga Trüpel o Virginie Rozière denunciaron haber recibido incluso "amenazas de muerte" y haber sabido de supuestas prácticas de lobby en los medios de comunicación sobre Google enviando su argumentario en contra de la nueva normativa a los principales diarios franceses, de los que es anunciante. "Simplemente queremos que quienes crean contenido reciban su parte, queremos proteger a los autores en el mundo virtual como ya sucede en el mundo real. Pero las grandes tecnológicas no parecen dispuestas a dejar de hacerse multimillonarias", señaló Rozière citada por El Mundo.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4450

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard