sábado 18 de septiembre de 2021
INTERNACIONAL Receta antipandemia
28-03-2020 01:30

Los "detectives" que lograron frenar la expansión del coronavirus en Singapur

La isla-estado creó una "fuerza de tareas" que, a partir de una persona contagiada, rastrea a quienes contactó. Así pudo controlar la propagación de la enfermedad.

28-03-2020 01:30

Singapur implementó un plan poco ortodoxo para combatir la pandemia, pero que resultó muy efectivo. Un equipo de detectives, conformado por policías, militares y funcionarios del Ministerio de Salud, rastrean la cadena de contagios del Covid-19, contactan a los primeros infectados, los interrogan y, luego, salen a la caza de las personas que estuvieron en contacto con ellos. La task force logró frenar y ralentizar la propagación del brote en Singapur, donde por el momento se reportaron 558 casos confirmados y solo dos muertes.

A diferencia de América Latina, Singapur sintió el embate de la pandemia mucho antes. El 23 de enero se reportó el primer contagio. Desde ese momento, las autoridades optaron por correr junto al virus o delante de él, para intentar romper la cadena de propagación, aislando a los infectados y a sus contactos cercanos. Sin ordenar la cuarentena total de la población ni el cierre del país, implementar una enorme tarea detectivesca. 

Más de 6 mil personas fueron rastreadas y contactadas mediante el reconocimiento facial a través de cámaras de seguridad y el análisis de metadatos (consumos de tarjetas de crédito, geolocalización de celulares, apps). La investigación policial se inicia con una simple llamada telefónica a una persona sospechada de estar en contacto con un infectado, a la que se somete a un exhaustivo interrogatorio, no solo para confirmar si estuvo en riesgo, sino también para saber con qué personas interactuó luego y rastrear el eslabón de posibles contagios.

El plan de Singapur es exitoso por dos motivos principales: su férrea y extendida cibervigilancia; y la obediencia de la población, que acata las instrucciones y accede a colaborar con las autoridades. En diálogo con la BBC, uno de los “detectives antipandemia”, Conceicao Edwin Philip, reveló algunas claves del rastreo de personas expuestas al virus: “Una vez recibimos los resultados de laboratorio de un caso positivo, tenemos que cancelar todo y trabajar hasta las tres de la mañana. Al día siguiente, retomar todo de nuevo”. Cuando dibujan la ruta del contagio, le entregan la información a personal del Ministerio de Salud que continúa con el proceso. “Sin esta primera pieza, no se puede conectar nada. Es como un rompecabezas, hay que armarlo por completo”, asegura.

Cien agentes de la policía toman la posta. Observan imágenes de cámaras de seguridad, analizan datos e interrogan personas para rastrear contactos cuyas identidades no se conocen, entre ellas los pasajeros de un taxi que pagaron en efectivo y no lo contrataron a través de una app. 

Pero el esfuerzo detectivesco no termina en las autoridades, sino que también involucra a los vecinos. El gobierno lanzó el viernes pasado una aplicación móvil, llamada TraceTogether, que, una vez bajada al celular, permite a la ciudadanía a “ayudar proactivamente” en la búsqueda de casos sospechosos. La app funciona emitiendo señales de Bluetooth entre teléfonos inteligentes, para detectar a otros usuarios que estén próximos (entre dos y cinco metros de distancia). Esas señales son almacenadas en los teléfonos y compartidas con las autoridades solo si el Ministerio de Salud lo requiere. Si los usuarios se niegan a cooperar, pueden ser imputados y recibir una multa de 9.600 dólares o penas de hasta seis meses de prisión.

Casos importados en China

La ciudad de Wuhan, epicentro del brote de Covid-19 en China, redujo el viernes 27 de marzo su categoría de riesgo por la enfermedad de alto a medio, mientras que el gigante asiático reportaba 55 nuevos casos confirmados, de los cuales 54 eran importados. El total de infectados en la parte continental de China alcanzaba los 81.340, en tanto que un total de 3.292 personas habían perdido la vida a causa de la enfermedad.

En los distritos de Xinzhou, Huangpi, Jiangxia, Caidian y Dongxihu, la evaluación del riesgo debido al brote se redujo aún más y se colocó en bajo, detalló Liu Dongru, subdirector de la Comisión Provincial de Salud. El funcionario señaló que la transmisión de la epidemia en Wuhan, la ciudad más afectada por el virus, ha sido prácticamente bloqueada. Desde el 18 de marzo pasado, la capital de la provincia central de Hubei solo registró un nuevo caso confirmado de coronavirus. Durante 22 días consecutivos tampoco se registraron casos confirmados en Hubei.