domingo 01 de agosto de 2021
INTERNACIONAL Estados Unidos
05-10-2020 02:04

Los incendios de California arrasaron más de 1,6 millones de hectáreas en 2020

Se produjeron más de 8.100 incendios desde el comienzo de la temporada. En las últimas semanas, miles fueron evacuados y las llamas destruyeron varias bodegas del famoso Valle de Napa.

05-10-2020 02:04

El estado de California (EEUU) alcanzó en 2020 el trágico récord del 1,6 millones de hectáreas arrasadas por unos incendios forestales que están lejos de terminar.

“La marca de cuatro millones de acres es indescifrable. Es deslumbrante y nos deja sin palabras”, comentó Scott McLean, un portavoz del Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California. “Y ese número aumentará”, lamentó.

La impactante cifra es más del doble del récord de 675.00 hectáreas (1,67 millones de acres) impuesto en 2018 en California, informó la agencia estadounidense AP. Y las cifras podrían ser incluso peores después de que la semana pasada se intensificaran los incendios y los bomberos estimaran que se necesitarían varias semanas para controlar las llamas.

En California se produjeron más de 8.100 incendios desde el comienzo de la temporada.

Las llamas destruyeron "Restaurant at Meadowood", calificado con tres estrellas por la guía Michelin, destruyeron o dañaron varias bodegas del famoso Valle de Napa, situado a menos de 100 km de San Francisco, como Chateau Boswell Winery o el viñedo Newton Vineyard, ambos en Santa Helena, y más de 35.000 habitantes de la zona recibieron orden de evacuar y otros miles se preparan para salir de inmediato.

Para el jefe de bomberos de Santa Rosa, la ciudad más grande del condado de Sonoma cuyos alrededores están ahora amenazados por el "Fuego de Cristal", llevará semanas superar las llamas. "Va a llevar tiempo y será doloroso", advirtió el jefe Tony Gossner.

En esta región aún está fresco el trauma de los devastadores incendios forestales de 2017, en los que 44 personas murieron y miles de edificios fueron reducidos a cenizas.

Las evacuaciones se volvieron una rutina casi estacional. Aún se desconoce la causa de ambos incendios, alimentados por los fuertes y muy secos vientos que soplaron en la región el fin de semana, pero científicos señalan el papel del cambio climático, que agrava una sequía crónica y provoca condiciones climáticas extremas en el oeste estadounidense.

DS