1st de March de 2021
INTERNACIONAL ESTADOS UNIDOS
05-09-2019 07:14

Un par de medias, la clave para resolver un crimen después de 28 años

Una mujer fue hallada sin vida en su casa en 1991 y ahora se pudo saber la verdad de lo que le ocurrió, gracias a la tecnología. ¿Quién la asesinó?

05-09-2019 07:14

El crimen de una mujer de 27 años ocurrido en 1991 en el estado de Pensilvania, Estados Unidos, se resolvió gracias al uso de nuevas tecnologías. Un par de medias fue la clave para hallar ADN del asesino, quien logró ser detenido.

Hace 28 años, el cuerpo de Denise Sharon Kulb fue encontrado en un callejón sin salida de el condado de Delaware. La mujer había estado desaparecida durante tres semanas por lo que el cadáver tenía un importante estado de descomposición. Además, estaba cubierto sólo con un sweater y el resto de su ropa desparramada alrededor.  Si bien en ese momento no se pudo dar con el autor del hecho, la investigación siempre se mantuvo abierta y en 2015 se reactivó con más fuerza. Gracias al aporte de la tecnología y un par de medias, se logró detener al asesino, según consignó el medio CNN

El detenido resultó ser el novio de la víctima. Se trata de un hombre llamado Theodore Dill Donahue, quien en la actualidad tiene 52 años, y que fue arrestado luego de que los agentes reunieran una serie de pruebas y nuevos testimonios. Ahora está acusado de asesinato, abuso de un cadáver, manipulación de evidencia, obstrucción de la justicia y de dar informes falsos a la Policía. La aprehensión fue confirmada por el fiscal de distrito de Filadelfia, Larry Krasner.

Lapo Almada: la caída en desgracia de un hábil jinete vinculado a un crimen mafioso

El método que utilizaron ahora consiste en tecnología de mejora fotográfica que relacionó una media amarilla hallada en la escena del crimen con otra similar encontrada en el departamento de Donahue en 1991, luego de una serie de allanamientos. Después de este análisis, los investigadores determinaron que ambas prendas pertenecían al mismo par. Así lo explicó el supervisor de la Unidad de Homicidios de la Oficina del Fiscal de Distrito, Anthony Voci.

“Hace veintiocho años, Denise Sharon Kulb fue encontrada muerta en un área remota en los suburbios, abandonada. Ella era madre, hija, hermana, amiga. Ella merecía algo mejor que ser asesinada y abandonada en un lugar desconocido para aquellos que la lloraban. Estamos decididos a ayudar a dar un cierre y algo de tranquilidad a aquellos que han esperado una resolución de esta investigación criminal durante casi 30 años”, precisó el fiscal Krasner. 

Por su parte, el acusado se presentó ante la justicia el miércoles 4 de septiembre para presenciar la lectura de los cargos en su contra y se declaró inocente. Permanece detenido sin derecho a fianza. 

Una casona de un millón de dólares sería el móvil del crimen en el country

Repaso del caso. Quienes estuvieron al frente de la investigación por este crimen en ese entonces, recordaron ahora que cuando entrevistaron por primera vez a Donahue por la desaparición de su pareja, él había dicho que había visto a la mujer "durante un incidente relacionado con drogas". En ese sentido contó que habían comprado e ingerido crack y que luego fueron víctimas de un violento asalto en donde ella quedó herida y el huyó del lugar para pedir ayuda y nunca más la volvió a ver.

En 2015, cuando volvieron a interrogarlo, dio otra versión. En esa ocasión reconoció que se había juntado con su pareja en un bar y admitió que había mentido en su primera declaración. La hermana de Kulb por su parte, relató que el día de la desaparición de su familiar -más precisamente el 19 de octubre de 1991- la había visto pelear con Donahue.

En los últimos cuatro años, la Policía estatal de Pensilvania encaró una serie de entrevistas además testigos potenciales que sugirieron que el hombre podría haber participado en el asesinato. En un comunicado, las autoridades detallaron que en esos relatos, las personas "recreaban el recuento de Donahue, de cómo su antigua novia fue encontrada boca abajo en el bosque, estrangulada hasta la muerte, revelando detalles que nadie más que un testigo ocular de la escena del crimen o el autor debería haber sabido”.

F.D.S./EA