martes 07 de febrero de 2023
MODO FONTEVECCHIA PROYECTO EDUCATIVO

Adriana Puiggrós: "La educación superior debe ser una meta de todos"

La ex viceministra de Educación hizo un análisis de la relevancia que cobra el surgimiento de nuevas instituciones de educación superior en la época contemporánea. "Hay demandas de la población, del empresariado y de instituciones sociales que deben ser satisfechas", afirmó.

02-12-2022 10:47

Adriana Puiggrós, ex funcionaria de Educación, destacó que “el fenómeno de las universidades de proximidad es mundial”. Además, agregó en Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9), que su surgimiento responde a la necesidad de “ponerse a tono con una época en que el conocimiento se produce de otra manera”.

Me gustaría tener alguna visión macro de lo que significan las universidades de proximidad. ¿A partir de qué momento deben ser aprobadas nuevas universidades?

El fenómeno de las universidades de proximidad es mundial, es un cambio del sentido de las universidades. Esto es importante decirlo para no centrarnos en la idea general que tenemos, con el modelo de la UBA o de las grandes universidades del mundo.

La UNESCO está convocando a extender la cantidad de instituciones de educación superior, un espacio que se está poniendo muy complejo, con centros de investigación e institutos universitarios. La tendencia es aumentar el número de instituciones de educación superior. Es importante que entendamos cuál es el sentido de que haya más universidades. Y el otro criterio es la continuidad de la educación. 

Educación superior en crisis: "Herramientas para completar la universidad en una sociedad desigual"

Una gran cantidad de la educación termina la educación media y, probablemente siga estudiando en la universidad. Si a esto le sumamos el avance de la importancia del conocimiento en el mundo, el alcance de la educación superior tiene que ser una meta importante para el desarrollo de todos los países. La educación superior debe ser una meta de todos.

Por supuesto que hay instituciones mejores que otras, públicas, privadas, buenas, regulares y hasta malas. Por eso la normativa que existe en la Argentina para aprobar las universidades públicas, que establece la Ley de Educación Superior, es correcta.

Exige un informe muy detallado sobre las condiciones que hay. El informe pasa por el Consejo Interuniversitario Nacional, que opina y debe ser tratado y aprobado por el Congreso de la Nación. El caso de las universidades privadas es distinto, porque dependen de una resolución del ministerio de Educación de manera directa.

Diputados debatió la creación de cinco universidades nacionales

Se dice que la juventud es un invento del siglo XX, porque en el siglo XIX se iba a trabajar a los 12 años, y que el invento del siglo XXI es la cuarta, quinta y hasta sexta edad con el aumento de la longevidad. En ese planteo, hasta los años ‘70, la educación primaria era la obligatoria, en los ‘80 se incorporó la secundaria, y probablemente estemos enfrentando que pase a ser, no sé si obligatoria, pero habitual, la formación superior, para lo cual, como ocurre con los colegios, pasa a ser más necesario que estas instituciones estén cerca de la gente, para que se pueda asistir a ellas no como algo excepcional, sino como algo natural. ¿Es correcta esta interpretación?

Completamente. Hay demandas de la población, del empresariado y de instituciones sociales que deben ser satisfechas. De alguna manera hay que responder a esas demandas. A eso le agregaría la enorme cantidad de orden político educativo, pedagógico, didáctico y tecnológico que esto conlleva. Es un cambio enorme.

Tenemos una herencia de dos mil años de educación universitaria que sigue presente en muchos sentidos. Hay que, no solamente superar la modernidad, los restos de aquella herencia, sino que hay que ponerse a tono con una época en que el conocimiento se produce de otra manera.

FM JL