viernes 27 de enero de 2023
MODO FONTEVECCHIA LITERATURA

La Feria del Libro podría suspenderse por la crisis del papel

La escasez de insumos por los altos costos complica a la industria editorial haciendo peligrar la 47º edición del evento anual en La Rural. El papel ilustración tuvo un incremento de casi el 300%.

23-01-2023 07:29

La Cámara Argentina del Libro advirtió sobre “aumentos muy por sobre la inflación en torno al 150%”, lo que hace temer con gran preocupación sobre la posibilidad de frustrarse la realización del masivo evento que se realiza todos los años en el predio de La Rural. Lo cierto es que los elevados costos son un obstáculo para el abastecimiento del papel, tanto nacional como importado que se utiliza en la producción de libros en la Argentina.

En este contexto, la entidad que agrupa a las editoriales pequeñas y medianas, publicó un comunicado en su sitio web, donde también informó que el papel ilustración para tapas e interiores de libros infantiles tuvo un incremento de casi el 300 %. La publicación es elocuente y directa, ya desde el título mismo: “Preocupación por los costos del papel: peligra la producción editorial”.

También señala el anuncio que “Ya a comienzos de noviembre, en el marco del Primer Congreso de Libreras-os y Editoras-es, alertamos acerca de esta problemática con una comunicación. Setenta y cinco días después, nada de eso ha cambiado, sino que continúa y se agrava”. Lo cierto es que alertan sobre la gravedad del problema: la industria se torna cada vez más empobrecida con recortes de los planes editoriales, suspensión de reimpresiones y tiradas limitadas.

Los libros más leídos en la primera quincena del verano

Otros problemas que agravan la crisis

Cabe destacar que uno de los temas que profundizan la problemática está dado por la imposibilidad de que los editores puedan trasladar los aumentos en forma completa al precio de venta al público. Por lo cual, la Cámara señala que el incremento en los costos del papel tienen una incidencia directa y creciente, provocando “una pérdida de rentabilidad de la industria editorial a manos de los grupos concentrados que producen papel en la Argentina”.

Señalan que representa una participación de más del 50% en el costo general de un libro, cuando históricamente, esa participación estaba entre el 30 y el 35%.

En concreto, “el esfuerzo de lo producido por todo un sector”, solo va a “engrosar los bolsillos de los que más tienen, que son los productores de la materia prima”. Además, confirman que el papel obra que se utiliza para la edición de libros, comenzó a estar en falta ya en octubre de 2021 y continuó agravándose la crisis. Está claro entonces, que no es un conflicto nuevo la escasez del insumo básico que afecta a la industria editorial argentina.

Los 10 libros inspiracionales para el comienzo del 2023

Como efecto colateral, el desabastecimiento y falta de papel, lleva a los editores a aceptar cualquier precio para producir.

Por último, el comunicado también destaca el estado de indefensión, ya que pese a las diversas reuniones gestionadas con organismos estatales afirman que no recibieron en la entidad “ninguna solución ni propuesta que ponga al Gobierno a arbitrar en una situación de abuso de posición dominante”.

La realidad es que en el sector existen serias dificultades para la impresión de libros, principalmente para las editoriales independientes y las imprentas, que según señalan desde la Cámara, son objeto de un trato desigual que las posiciona en desventaja respecto de las grandes multinacionales de la industria literaria.

JL