viernes 03 de febrero de 2023
MODO FONTEVECCHIA MEDIO AMBIENTE

La fusión nuclear potencia la esperanza de una energía limpia e ilimitada

El gobierno estadounidense anunció el logro de una reacción de ese tipo con ganancia neta de energía por primera vez en la historia. Claves y desafíos de un impacto global.

El Departamento de Energía de Estados Unidos anunció ayer un hito que se perseguía desde hacía siete décadas: la fusión nuclear controlada, que puede abrir la puerta a la provisión de energía limpia, barata e ilimitada. Es una carrera en la que Estados Unidos, Rusia y Europa llevan billones de dólares invertidos.

El logro se consiguió a la 1 AM del 5 de diciembre en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, de California, y había sido anticipado este domingo por el Financial Times. Los científicos usaron rayos láser para generar la fusión, el mismo proceso que provee de energía al sol y a las estrellas.

Se trata de una reacción que sucede cuando los núcleos de dos átomos son sometidos a una temperatura de al menos 100 millones de grados, lo que hace que se fusionen en un átomo más grande, liberando enormes cantidades de energía. Como también la consume en grandes cantidades, el desafío era volverla auto-sostenible -es decir con más ganancia que pérdida- en forma continua y no durante lapsos breves.

Estados Unidos logró un "importante avance científico" en la energía de fusión nuclear

Los físicos del laboratorio Livermore, una instalación que se enfoca en la seguridad estadounidense y el testeo de armas nucleares, dispararon 192 láseres a altísima velocidad sobre una pequeña esfera que contenía átomos de hidrógeno (el elemento más abundante del universo) cuya fusión produce átomos de helio. Si se lograran producir estos choques en forma masiva, la energía liberada podría transformarse en electricidad, sin liberar gases de efecto invernadero ni desechos radiactivos.

El cambio climático, un objetivo cercano

Las previsiones indican que falta al menos una década para que esta tecnología se extienda. Aún resta encontrar la forma de generar una reacción 100 veces más potente que la creada en el laboratorio, contenerla de forma adecuada (no existen materiales que resistan esas temperaturas) y transformarla en electricidad de consumo masivo a un costo accesible. Uno de los grandes interrogantes es si podrá ser perfeccionada a tiempo para cambiar el rumbo del cambio climático

AO JL