jueves 07 de julio de 2022
MODO FONTEVECCHIA Industria argentina

La otra revolución: la ciencia en los días de Mayo

Además de dar origen al Estado argentino, los movimientos de 1810 propiciaron cambios en el conocimiento. Principales hitos, dentro y fuera del país.

25-05-2022 07:39

La Revolución de Mayo no sólo fue política y social. Dentro y fuera de nuestro territorio, aquellos años marcaron nuevas formas de conocer y transformar el mundo. “Se afianzó el empleo del método experimental en la investigación, se avanzó en la sustitución de la capacidad muscular humana por otras fuentes de energía y se profundizó la mecanización”, resumió hace unos años el sitio Educ.ar.

En Europa las fábricas empezaban a ser el centro de la industria. A medida que se facilitaba la recolección de materia prima y la distribución de productos, se fomentó la especialización del conocimiento. Así llegaron los grandes viajes exploratorios, los estudios sobre las corrientes eléctricas, los avances en astronomía, e inventos tan fundamentales como el hormigón, la locomotora y los primeros planeadores.

Industria argentina

Aun en escala reducida, nuestros próceres se esforzaron por desarrollar una industria nacional. En septiembre de 1810 la Primera Junta creó la Escuela de Matemática, con un plan de estudios que contemplaba varios establecimientos de enseñanza superior, pero debió restringirse por razones económicas. Manuel Belgrano materializó parte de ese sueño en la Escuela de Náutica, que impartía clases de matemática, arquitectura civil y naval. Las prioridades, todavía, pasaban por cimentar la independencia. Mientras los cirujanos egresaban del Instituto Médico Militar, los talleres se centraban en la fundición de armas y la fabricación de pólvora.

Día de la Patria: ¿por qué se celebra cada 25 de mayo?

El padre de la bandera también fomentó los experimentos agrícolas para la introducción de cáñamo y la producción de linaza, la semilla del lino usada para infusiones y la dilución de pintura de telas. Mariano Moreno creó una Biblioteca Pública que puso un gran cantidad de libros científicos en circulación. La semilla terminó de germinar en 1821 con la fundación de la Universidad de Buenos Aires, que se propuso formar jóvenes capaces de orientar el desarrollo de las ciencias exactas y naturales para su aplicación a la economía, y el de las ciencias sociales para difundir las ideas de aquellos revolucionarios.

JL PAR