03 dic 2020
OPINIóN |Internacional
miércoles 28 octubre, 2020

Chile: síntoma de un tiempo de quiebre

Deberemos prestar atención a lo que suceda y esperar que nuestro país vecino consiga ese difícil equilibrio en el que tanto la “Libertad” y la “Igualdad” sean promovidos.

Agustín Ulanovsky*

Queda por ver si las protestas populares se encauzarán institucionalmente. Foto: DPA
miércoles 28 octubre, 2020

En unos años, vislumbraremos estos tiempos como un quiebre en la historia de Occidente. Nuestra otrora avasallante moral sucumbió ante un modelo económico global que relevó sus fisuras, a las incertidumbres que nos genera no saber cómo será el futuro, al avance de las nuevas tecnologías, a la creciente influencia china y, en este año tan especial, a la pandemia.

El viejo lema de que nuestros hijos estarían mejor que nosotros ya no parece tal, lo que nos ha dejado desnudos, temerosos de soñar y expuestos a la tentación de confiar en quienes nos prometen recetas mágicas y revivir nuestro “glorioso pasado”. Trump y el Brexit no son entonces el problema, son sus síntomas.

Referéndum chileno: una polarización sin sentido

El debate de fondo quizás es aquel de la filosofía del Derecho sobre el valor último que nuestras sociedades occidentales deben defender. Para lograr más bienestar general, un sector postula a la “Libertad”; para ellos, el mayor margen de acción a favor de los individuos son la receta y las intervenciones del Estado son meras distorsiones que entorpecen los avances. En contraposición, otros tantos se embanderan detrás de la “Igualdad” y demandan un rol activo del Estado, que no sea neutral para redistribuir y construir sociedades más equitativas.

El solo hecho de ser la región más inequitativa del mundo evidencia los problemas que América Latina ha tenido para lograr sociedades justas y equitativas, que garanticen un piso mínimo de oportunidades para todos. Sin embargo, nuestra historia tan asociada a dictaduras y caudillos que coartaban libertades como el fracaso rotundo de ciertos regímenes que se enfundan detrás de proclamas igualitarias nos impone no desdeñar del valor de la “Libertad”.

Repudio internacional por una marcha nazi en Chile

Precisamente, hasta este domingo, Chile venía siendo el máximo exponente regional del modelo construido en torno a la “Libertad”. Un Estado que en las últimas décadas había logrado, sin dudas, importantes avances en materia económica y cierta estabilidad institucional que la hacían parecer inmune a la desazón de una porción de la sociedad, cuyo acceso a tales ventajas parecía una quimera.

Obviando ciertos detalles de un proceso sin duda movilizante, esos sectores desaventajados pudieron construir una agenda que, dentro de los canales democráticos, e imponerse contundentemente en un Plebiscito, que renueva la ilusión que podemos transformar algo de nuestras acogedoras realidades. Chile, entonces, no es sólo un problema, es también un síntoma.

Chile: el triunfo de la democracia

No obstante, este proceso que se inicia en Chile no es la línea de llegada, es tan sólo el primer paso. Desde ahora, deberemos prestar atención a lo que suceda y esperar que nuestro país vecino consiga ese difícil equilibrio en el que tanto la “Libertad” y la “Igualdad” sean promovidos. Aunque dejemos la razón por un ratito y, en tiempos de vacas flacas, celebremos ese cosquilleo que nos genera sentir que tenemos aún sociedades que pueden y se animan a seguir siendo artífices de su propio destino.

 

Abogado, magíster en Relaciones Internacionales y maestrando en Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Autor de “Los Kirchner y la Causa AMIA”.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5198

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.