lunes 26 de septiembre de 2022
OPINIóN opinión

Degeneración, depravación y la nueva derecha

27-08-2022 23:55

Una crisis reciente en el norte de Kosovo vino y se fue rápidamente, porque nadie quería una escalada. Pero volverá, porque Rusia maniobra en las sombras balcánicas para avivar las tensiones que le dieron origen. El origen mundano de la crisis muestra cuán fácilmente una chispa puede convertirse en una conflagración.

El gobierno de Kosovo había anunciado una medida que obligaba a los serbios que vivían en el norte de Kosovo a solicitar patentes locales para sus vehículos, reemplazando sus patentes serbias. Pero los serbios organizaron protestas (con informes de disparos) y bloqueos de carreteras en dos cruces fronterizos, lo que obligó a las autoridades de Kosovo a retrasar la medida durante un mes mientras discuten los próximos pasos.

Serbia ha tenido durante mucho tiempo una regla similar para los titulares de patentes de Kosovo en su territorio, y Kosovo simplemente estaba tratando de aplicar el mismo estándar. El problema, por supuesto, es que Serbia no reconoce a Kosovo como un Estado independiente, a pesar de que Estados Unidos y otros 100 países sí lo hacen.

Esta sería una historia puramente local si no estuviera implicada en la dinámica geopolítica desencadenada por la guerra de agresión de Rusia en Ucrania. Pero, como recientemente reflexionó Vladimir Đukanovi, un parlamentario del gobernante Partido Progresista Serbio, canalizando la justificación de Rusia para invadir Ucrania, “Serbia podría verse obligada a participar en la ‘desnazificación’ de los Balcanes”. Incluso la expresión “obligados a participar” se hace eco de la farsa del Kremlin acerca de ser provocado por la agresión de la OTAN para invadir Ucrania.

Además, la referencia de Đukanovi a “los Balcanes” sigue la misma lógica que la línea rusa, lo que implica que toda Europa, atrapada en el vórtice de la degeneración autodestructiva (LGBTQ+, matrimonio entre personas del mismo sexo, sin distinciones claras de género, etc.), en última instancia, tendrá que ser “desnazificado”. Como explica Aleksandr Dugin, filósofo de la corte del presidente ruso Vladimir Putin: “Estamos luchando contra el mal absoluto, encarnado en la civilización occidental, su hegemonía liberal-totalitaria, en el nazismo ucraniano…”.

Según este nuevo conservadurismo, el nazismo, el comunismo y el hedonismo “wokde” son todos lo mismo. Pero este acorralamiento de opuestos es realmente demasiado incluso para un hegeliano de línea dura. Revela la flagrante inconsistencia no solo de los propagandistas del Kremlin, sino también de la extrema derecha prorrusa de EE.UU. y Europa, que afirman encarnar los valores cristianos tradicionales, incluso cuando sus palabras y acciones fomentan el genocidio y glorifican la violencia sexual.

Como actor principal en esta guerra cultural, el Kremlin ha estado interviniendo a través de sus representantes no solo en Kosovo, sino también en Bosnia, a la que ha advertido contra la membresía en la OTAN.

Desafortunadamente, los izquierdistas y pacifistas occidentales han optado simplemente por ignorar la dimensión geopolítica del proyecto de “desnazificación” de Putin. Como Jeremy Corbyn, exlíder del Partido Laborista británico, se quejó recientemente: “Llevar armas [a Ucrania] no traerá una solución, solo prolongará y exagerará esta guerra. Podríamos estar dentro de años y años de una guerra en Ucrania”.

Implícito en esta posición está que los gobiernos occidentales deberían simplemente dejar que Rusia ocupe Ucrania. Sin embargo, es un extraño “pacifismo” que ejerce presión sobre la víctima (que no debe defenderse demasiado enérgicamente) y sus partidarios (que no deben ayudar demasiado al objetivo del agresor), en lugar de sobre el atacante.

Putin es el exponente de un peligroso proyecto geopolítico e ideológico

Los “pacifistas” occidentales insisten en que “des-demonicemos” a Putin. Tendrá que haber algún tipo de negociación tarde o temprano, por lo que deberíamos tratarlo como un futuro socio. De hecho, deberíamos hacer exactamente lo contrario: el ataque a Ucrania nos obliga a volver a demonizar a Putin, no personalmente sino como exponente de un peligroso proyecto geopolítico e ideológico.

Cada vez hay más pruebas de que Rusia se está convirtiendo en algo radicalmente extraño para los habitantes de las democracias occidentales de hoy, pero demasiado familiar para los estudiantes de historia europea. Consideren la propuesta reciente del Partido Liberal Democrático Ruso de reemplazar el término “presidente” con “pravitel” (“gobernante”). El primero, según el partido, “siempre nos ha avergonzado”, porque se usó por primera vez en los EE.UU. y se extendió al resto del mundo solo “mucho después”.

Si bien el principal objetivo ideológico de la nueva derecha es la “degeneración” occidental, su fascinación por el gobierno del hombre fuerte está impregnada de obscenidad. En una aparición reciente en la campaña, Kari Lake, la candidata republicana a gobernador en Arizona, dijo que sus compañeros republicanos Donald Trump y el gobernador de Florida Ron DeSantis tienen “gran energía de pene”.

Esta es una característica necesaria, más que contingente, de la defensa del cristianismo por parte de la nueva derecha. Para atraer suficientes seguidores, sus líderes deben proporcionar el disfrute excedente (“el excedente puro de disfrute sobre las satisfacciones estándar”) de lo obsceno. Una ideología que permite a sus adherentes actuar según sus peores impulsos puede movilizar a millones.

Para tomar otro ejemplo, ¿no es la “intervención militar pacificadora” de Rusia en Ucrania como la “violación legítima” que el representante estadounidense Todd Akin, entonces candidato republicano al Senado por Missouri, definió en 2012? Según Akin, el aborto debería prohibirse por completo, porque si una mujer sufre una “violación legítima”, su cuerpo de alguna manera sabrá que no debe quedar embarazada.

Frente a la indignación por el comentario, Akin afirmó que se había “expresado mal”. Lo que quiso decir es que hay “casos legítimos de violación” a los que la policía se refiere “cuando están haciendo una investigación o lo que sea”. Pero su mensaje básico se mantuvo: si una mujer queda embarazada por una violación, debe haberlo deseado en secreto, porque de lo contrario la respuesta de “estrés” de su cuerpo lo habría impedido.

Es revelador que Putin se haya referido a Ucrania de la misma manera. En una conferencia de prensa el 7 de febrero, se burló de las objeciones del gobierno de Ucrania a los acuerdos de Minsk y agregó: “Te guste o no, es tu deber, mi belleza”. Las connotaciones sexuales de esa línea son bien conocidas por rusos y ucranianos: están en la canción “La bella durmiente en un ataúd”, del grupo de punk rock de la era soviética Red Mould: “La bella durmiente en un ataúd, me arrastré y la follé. Me guste o no me guste, duerme mi bella.”

La implicación es que la violación de un país a veces está justificada. La víctima lo estaba pidiendo. Al igual que con la violación, lo que motiva a la nueva derecha no es el amor, sino la dominación.

 

*Profesor de Filosofía en la Escuela Europea de Graduados, director internacional del Instituto Birkbeck de Humanidades de la Universidad de Londres. Copyright Project-Syndicate.