domingo 05 de diciembre de 2021
OPINIóN Columna de la USAL
03-11-2021 07:00
03-11-2021 07:00

Las criptomonedas y su influencia en la crisis climática

Hay quienes sostienen que las criptomonedas, Bitcoin y Ethereum en particular, son muy dañinas para el medio ambiente, tanto que revertirían cualquier mitigación lograda a través de la transición a vehículos eléctricos, o por el menor uso de combustibles fósiles.

03-11-2021 07:00

Las criptomonedas se están convirtiendo en un elemento importante en los mercados financieros modernos.

Los bancos centrales están buscando evaluar el impacto potencial de estas monedas digitales en la estabilidad financiera. En este escenario, nos debemos preguntar si el bitcoin y otras criptomonedas puedan representar un peligro para el planeta, dado que sus cadenas de bloques requieren que las computadoras que resuelven ecuaciones complejas para verificar estas transacciones utilicen cantidades importantes de energía.

Criptomonedas: ¿Con qué técnicas de inversión combinar los distintos tipos de activos?

Una de las principales características de esta actividad es la concentración de recursos, puesto que no solo se debe contar con un potente equipamiento de minería informática, sino que se debe garantizar una red de energía eléctrica estable. Es importante destacar que las comparaciones con industrias de uso intensivo de energía, cualitativamente similares, son muy limitadas, y los diagnósticos realizados al respecto son insuficientes.

Hay quienes sostienen que las criptomonedas, Bitcoin y Ethereum en particular, son muy dañinas para el medio ambiente, tanto que revertirían cualquier mitigación lograda a través de la transición a vehículos eléctricos, o por el menor uso de combustibles fósiles.

La regulación, que podría controlar el problema, es totalmente opuesta a la idea misma de las criptomonedas descentralizadas. Sin embargo, es preciso considerar que los peligros ambientales que aparentemente producen podrían impulsar cambios en el corto plazo. Según el Índice de Consumo de Electricidad de Bitcoin de Cambridge, esta moneda ya consume más energía que incluso todas las actividades de algunos países. Dado que casi dos tercios de la electricidad total del mundo es producida por plantas que usan combustibles fósiles, es fácil imaginar cómo algunas criptomonedas podrían contribuir a acelerar el cambio climático.

Criptoactivos: ¿Hacia una regulación latinoamericana?

Por un lado, las políticas públicas deberían enfocarse en detener el crecimiento contraproducente de esta industria, aunque existan muchos intereses encontrados que se nieguen a modificar su funcionamiento. Si se considera la opinión del Panel Intergubernamental sobre cambio climático, la amenaza que representa el calentamiento global es gravísima, si las actividades relacionadas con las criptomonedas no se abordan desde una perspectiva de responsabilidad hacia el ambiente, éstas se transformarán en un factor adicional que impida avanzar hacia los objetivos de desarrollo sustentable a 2030, en lo referido específicamente al cambio climático.

Por otro lado, es importante destacar que otra corriente de pensamiento sostiene que las fuentes de energía alternativas, como la solar y la eólica, ya producen suficiente energía para alimentar varias veces toda la red bitcoin. En esta línea, empresas e individuos involucrados en criptomonedas, finanzas, energía y organizaciones no gubernamentales prominentes han formado el Crypto Climate Accord (CCA), que tiene como objetivo hacer que el consumo de energía de la industria de las criptomonedas sea 100% renovable para 2025.

Crearon el “Maradólar”, la “criptomoneda popular” de Argentina en honor a Diego Maradona

También se debe considerar que la tecnología subyacente a las criptomonedas también puede ir evolucionando para mejor. Resulta imposible negar que estamos ante un mundo en continuo cambio, cuya prospectiva es incierta. Lo importante es mantener una actitud receptiva e innovadora que permita abordar con entusiasmo los nuevos desafíos. El mundo de los negocios no puede quedar ajeno a esta realidad. Impulsar las criptomonedas de forma sustentable debería implicar el uso de energías limpias. En consecuencia, la falta de regulación hace que la actitud del inversor sea decisiva para lograr un mercado responsable alineado con la mitigación del cambio climático.

 

* Dra. Graciela Scavone. Directora Carrera Contador Público, Universidad del Salvador.