26 sep 2020
OPINIóN |Compañera de fórmula EE.UU
miércoles 12 agosto, 2020

Biden aplicó la misma estrategia que Perotti en Argentina

Quién es Kamala Harris la mujer que camina hoy junto a Biden rumbo a la Casa Blanca.

Joe Biden y Omar Perotti Foto: Cedoc Perfil
miércoles 12 agosto, 2020

El candidato del Partido Demócrata, Joe Biden hizo un movimiento clave en el tablero de ajedrez electoral de Estados Unidos, que fue celebrado por el expresidente Barack Obama y también por la excandidata a la presidencia Hillary Clinton. Anunció a Kamala Harris, una exrival en las primarias del partido, como su compañera de fórmula para vencer a Donald Trump en las elecciones presidenciales que tendrán lugar este año.

El partido demócrata busca ampliar su activo de votos, y se lanzó a la conquista de nuevos segmentos sociales que, de no surgir imprevistos, se verán representados en la figura de Harris, la primera candidata negra a la vicepresidencia del país de la estatua de la Libertad.  

Tras desistir de la carrera a la Casa Blanca en diciembre, Harris enfocó su atención en el Senado y se sumó a las marchas en contra del racismo y el abuso policial. Estas olas de protestas se globalizaron cuando los medios de comunicación y las redes sociales mostraron a George Floyd muriendo en la calle, en manos de la policía.

Donald Trump usó las redes para criticar a la fórmula de Joe Biden y Kamala Harris

Los encuestadores estiman que Harris podría captar más votos de las personas negras, y del segmento femenino, contribuyendo a incrementar el caudal de Biden. Los últimos sondeos publicados expresan, en promedio, una diferencia de 8 puntos de los demócratas sobre Trump. No obstante, es atinado ser cautelosos en el análisis de estos números, y recordar que el sistema electoral de este país del norte de América, tiene particularidades que dificultan las mediciones de la intención de voto. Estos factores son: a) el sufragio no es obligatorio, b) no existe un sistema proporcional (la fuerza política que gana, se lleva todos los espacios en juego), c) la elección es indirecta (se eligen electores que luego elegirán al presidente y vice).

Es sabido que, en materia de marketing político, la seducción (acciones dirigidas a los sentidos) y la persuasión (acciones dirigidas al intelecto) juegan un rol central. Kamala Harris es dueña de una magnética sonrisa y de una oratoria exquisita y firme, y su historia personal resulta cautivante para quienes buscan un faro inspirador en materia de lucha y constancia. La mujer que camina hoy junto a Biden rumbo a la Casa Blanca, tiene ese plus: tiene ascendencia asiática –lo que genera empatía en sectores de inmigrantes–, es hija de madre india y padre jamaiquino (ambos vinculados a la ciencia, con amplias trayectorias en el mundo del conocimiento). Kamala estudió en la Universidad Howard, una institución académica afroestadounidense de estudios superiores. Tiene 55 años, y ya se especula con que podría convertirse en la líder del Partido Demócrata en 4 u 8 años, ya que Biden tiene 77 años. La mujer que hoy está en boca de todos, también tiene una trayectoria laboral frondosa, que revela su costado intelectual. Fue fiscal de distrito de San Francisco en el año 2003, y fiscal general de California. Vale decir que algunos la perciben como protectora de los más vulnerables; otros, en cambio, la definen, con gestos peyorativos, con esta frase: “ella es la policía”.

Durán Barba sobre las elecciones en EE.UU: "Trump va a perder"

Kamala Harris es dueña de una magnética sonrisa y de una oratoria exquisita y firme, y su historia personal resulta cautivante para quienes buscan un faro inspirador en materia de lucha y constancia

Con los actuales conflictos raciales, con una administración caótica de la pandemia y con una severa crisis económica que hace tambalear a Trump, la figura de Harris se presenta como una ventana de aire fresco que podría inclinar la balanza para los demócratas y hacer añicos el sueño reeleccionista de los republicanos.

En materia de ingeniería electoral, hay un dato que merece ser señalado, porque en tiempos de covid-19, es evidente que las estrategias electorales también se viralizan en el continente. Esta vez pareciera que los vientos soplaron desde la porción austral hacia el norte. En 2019, en la Argentina, Omar Perotti hizo un movimiento similar al que efectuó Joe Biden.

Tras vencer en las primarias (junto con su compañera de fórmula Alejandra Rodenas) a María Eugenia Bielsa –su competidora en las PASO del Partido Justicialista–la sumó (o Bielsa le brindó su apoyo), en el tramo final de la campaña, para ganar la gobernación en la provincia de Santa Fe. El resultado de esta unión en el sur del Cono Sur, fue positivo en las urnas. Es cierto que existe una diferencia jurídica clave: en el paísdel norte, la ley permite sumar al perdedor de las primarias a la fórmula presidencial. Esto no ocurre en la Argentina (tampoco en Santa Fe). No obstante, salvando esta diferencia, en breve sabremos si en Estados Unidos, los efectos de unamaniobrapolítica similar, produce efectos análogos.

 


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5130

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.