martes 26 de octubre de 2021
OPINIóN Columna de la USAL
29-09-2021 07:00
29-09-2021 07:00

Evitemos la revictimización digital

La copia forense del teléfono y su inmediata devolución es fundamental para evitar que la víctima desista de avanzar en la denuncia y para iniciar en forma inmediata la investigación criminal.

29-09-2021 07:00

Nuestros celulares modernos pueden parecer muchas cosas, pero a lo que menos se asemejan hoy en día, es a un teléfono tal como lo concebíamos hace pocos años atrás.

Es que la capacidad que tienen nuestros dispositivos para navegar Internet, sus Aplicaciones, Redes Sociales, Servicios de Mensajería, Cámaras y los diversos tipos de aplicaciones de entretenimiento tales como música, películas y series, sumado al manejo de medios de pagos electrónicos y el home banking, lo hacen un valioso compañero inseparable.

Los chicos ya acceden a las redes desde los 7 años

Lo llamativo es que estamos hablando de un dispositivo tecnológico, transversal a todas las capas sociales ya que, desde el mega empresario hasta el humilde cartonero, todos emplean un Smartphone en su día. 

Su eficacia quedó probada durante la pandemia. Ha sido una herramienta fundamental para vincularnos con nuestros afectos, para trabajar y estudiar, hacer compras y operaciones bancarias, e incluso para ordenar el control de la circulación, hisopados y turnos de vacunación.

Cómo resguardar la seguridad de los más chicos en internet

Pero no son todas maravillas, la cercanía de un celular a una persona hace que sea la puerta de acceso a su vida e intimidad. Mucho de lo que llega al celular, llega a esa persona sin filtros ni inhibiciones. Esto en el caso de un adulto puede ser riesgoso, pero para un menor es muy grave. Muchos cibercriminales se aprovechan de esta situación para vincularse con menores y tratar de seducirlos llevándolos hacia su perverso juego.

Un grave problema se plantea, cuando al tratar de investigar un hecho denunciado, se les pide a estos menores y sus familiares directos, que deben dejar el dispositivo por semanas o meses, para hacer el respectivo análisis forense; muchos prefieren irse desestimando la denuncia, porque el perjuicio que le ocasiona estar sin su teléfono es muy grave. Ya que se ha convertido en una herramienta personal muy necesaria y no tienen forma de reponerlo.

Qué hacen los chicos en Internet

Por ese motivo, recomiendo desarrollar un protocolo a fin de evitar la revictimización de los menores damnificados por la violencia sexual cibernética, mediante la implementación de un tratamiento prioritario, que permita la copia forense del teléfono y su inmediata devolución. Ponerlo en marcha no resulta mucho más costoso ni engorroso, que el procedimiento actual. Simplemente requeriría que en cada Distrito Judicial, se disponga de un trámite prioritario para la extracción de datos de los teléfonos de las víctimas menores, ya sea disponiendo de un Dispositivo Universal de Extracción Forense (UFED) destinado a ese solo efecto o mediante la priorización en el uso de los dispositivos ya existentes. Simultáneamente se podría dar contención y orientación a la víctima, cumpliendo la visita el doble objetivo.

Desde el punto de vista forense, estaríamos hablando de una gestión que no debería llevar más de mediodía de trabajo. Permitiendo además iniciar en forma inmediata la investigación criminal, requisito fundamental, dado que estos son delitos muy dinámicos, que hace falta resolver en forma urgente, porque la evidencia informática es muy efímera y en cuanto se deja pasar el tiempo, el agresor borra todos los indicios probatorios que podrían incriminarlo. Y el que las hace (y solo el que las hace) y no la víctima es quien debe pagar por el crimen.

 

 

* Marcelo Torok. Ingeniero en Informática. Perito Informático Forense. Especialista en Cibercrimen y Seguridad de la Información. Docente Formador de Peritos, Oficiales de las Fuerzas de Seguridad y Postulantes al Servicio de Justicia. Profesor Facultad Ingeniería Universidad del Salvador.