viernes 30 de julio de 2021
OPINIóN Análisis
17-06-2021 19:05

Ventajas y placeres del odio

Algunas de las características y beneficios de las personas que prefieren odiar.

17-06-2021 19:05

Odiar es un placer al que pocos renuncian. Pero se habla poco de sus ventajas. Veamos cuáles son.

  • Odiar es una fuente de amigos. Siempre hay mucha gente dispuesta a juntarse para odiar, cualquier cosa que uno odie. Es fácil formar una comunidad en torno a una causa negativa. Uno nunca se va a sentir solo cuando saque su odio a pasear. Ese contacto con grupos de afinidades de repudio es mutualmente estimulante. A toda hora, alguien consigue nuevos y mejores argumentos para dejar encendida la brasa del odio.
  • Odiar rejuvenece. Observe los argumentos de los odiadores. Generalmente comienzan bien, ya que parten cognitivamente de un nivel de quinto o sexto grado de primaria, pero pueden alcanzar edades aún menores. En el calor del embate, llegan a un odio puro, prácticamente sin lógica ni significados lingüísticos. Como el odio de los bebés frente un mundo que los incomodan y que no entienden.

El discurso del odio nació en 1810

¿Está aburrido, deprimido o bajoneado? ¿No sabe qué hacer de su vida? Vaya a odiar en internet. Eso anima. Se va a sentir vivo y palpitante otra vez gracias a la fuerza del pensamiento destructivo. El odio atrapa, llena el alma. Inclusive por las noches, el insomnio deja de ser aleatorio y vago y gana un blanco definido.

¿El mundo le parece confuso, complicado, demasiado lleno de matices? El odio facilita, simplifica, convierte todo en apenas dos campos. Abrace el odio y él será el faro de su vida. La ira es imperialista, organiza todo y apunta al culpable de su dolor. Odie y el universo se abrirá a sentidos que le demuestran que tiene razón. Cuanto más odia uno, mejor es. Odiar lo purificará y lo elevará por encima de los otros. Al final, cuanto menos valen los otros, más valor uno tiene.

  • Además, el odio es totalmente gratis. Bueno, sé que los cardiólogos, los psiquiatras y esa troupe que patrulla nuestra vida no están de acuerdo. Dicen que el odio mata, estresa el organismo sin sentido, produce taquicardia y bla, bla, bla. Recuerde que fueron ellos los que ya nos sacaron el cigarrillo, persiguen al alcohol, condenaron al huevo, demonizaron al azúcar y ahora nos quieren sacar hasta las delicias del odio. ¿La meta sería llevar una vida de empatía, avena y brócolis? ¡Al diablo con ellos!

Alberto Fernández: "No es tiempo de disputas, es tiempo de construir el país que nos debemos”

Por último, si uno es más sofisticado, posee un estilo individualista, no gusta se mezclarse, puede optar por odiar a los odiadores. Así, uno se destaca de la masa ignorante y encima aprovecha todas las ventajas del rencor. Abra su corazón al odio y dejará de sentir el sentido de la existencia.

PS: Años atrás, yo podría terminar acá. Hoy, gracias al odio estupidizando nuestra mente, corroyendo el sentido común, es necesario avisar que esta columna incluye rasgos de ironía y sátira. Si es alérgico, ya es tarde.

*Psicoanalista y escritor brasileño. Publicado originalmente por el diario Zeta Hora de Porto Alegre.